Argentina. Recordando a las compañeras caídas

Por Eduardo "El Negro" Soares

ENCUENTRO NACIONAL DE MUJERES. “Mar del Plata fue en algún momento La Ciudad Felìz, pero ese momento fue bien distinto a los tiempos del relajo y descanso eterno de las Oligarquìas argentinas.Fue creada para satisfacer a los terratenientes que hicieron de Mar del Plata una Biarritz argentina, donde pasaban sus veranos prolongados dejando tras de […]

ENCUENTRO NACIONAL DE MUJERES.

“Mar del Plata fue en algún momento La Ciudad Felìz, pero ese momento fue bien distinto a los tiempos del relajo y descanso eterno de las Oligarquìas argentinas.Fue creada para satisfacer a los terratenientes que hicieron de Mar del Plata una Biarritz argentina, donde pasaban sus veranos prolongados dejando tras de sí el típico estilo normando e ingles de principios del siglo XX. Pero ni los fundadores de Mar del Plata, ni sus dueños se imaginaron jamás el aporte que esta pequeña ciudad costera de duros pescadores sicilianos y calabreses habría de ofrecer a la lucha por la Liberación Nacional y el Socialismo”. Así comienza ENS esta emotiva, intensa, evocación histórica de las compañeras revolucionarias caídas bajo el estado Terrorista en Mar del Plata, donde se realizará el próximo Encuentro Nacional de Mujeres.

Y como no podía ser de otra manera, Mar del Plata se incorporó casi de inmediato a la Argentina real, a la Argentina postergada, reprimida, a la que quería dejar de ser Europa para ser Latinoamérica.

La Ciudad, creación de la Oligarquía terminó siendo un Franquenstein para ella.-

A poco empezar a ser una ciudad para dejar de ser la Aldea, ya recibió a cientos de inmigrantes internos, a cientos de cabecitas negras de los montes, las selvas y los lugares mas postergados de la Argentina que llegaban a trabajar en las temporadas para poder llevarse unos pesos a sus lugares, los mismos golondrinas del algodón chaqueño o del azucar tucumano.- O los que llegaban en oleadas traidos por las clases mas poderosas a trabajar en servicios domèsticos como mi Vieja.-

Muchos no regresaron, se quedaron, trabajando en la industria del pescado o en el tejido u otras similares.
Recibió también la inmigración europea pobre y en muchos casos también la ideologías que la acompañaban (anarquistas, comunistas, socialistas etc).-

Recibió negros africanos que cruzaban el Atlàntico y se instalaron y trajeron también un alto nivel de conciencia producto de las luchas en sus regiones.-

Y todo eso se fundió, se amalgamó, se fue pariendo un nuevo habitante de Mar del Plata, podemos llamarlo el marplantense.

Ese marplatense armó una nueva Mar del Plata, al márgen de la del ocio oligárquico. Recuerdo a mi abuelo Don Juan creando el sindicato de Petroleros del Estado, a mi viejo siendo delegado de ATE, a cientos de vecinos llevando adelante estructuras de solidaridad como Sociedades de Fomento o Unidades Basicas.-

Ese marplatense vivió el Peronismo del 45, con sus inmensos Hospitales, sus centros de salud, sus hoteles para vacacionar,. sus faraonicas estructuras de vacaciones para los que jamàs se imaginaron que las tendrían como las Colonias de Chapadmalal.-

Ese marplatense fue bombardeado en el 55 por la Armada Argentina, recuerdo a los que habitàbamos el querido Puerto tener que evacuarlo corriendo, con lo puesto mientras el destructor “ARA Bahìa Tetis” cañoneaba los tanques de petroleo en mi barrio.-

Ya para entonces se habìa parido otra Mar del Plata, la de los marplatenses. Una ciudad de trabajadores con conciencia y con historia de lucha, con una clase media poderosa y creciente pero que al mismo tiempo no carecía de un alto nivel de conciencia y que aportaba lo mejor que tenìa: SUS HIJOS, a un imparable proceso de lucha y de Liberaciòn que se verificaba en toda la Argentina pero de la que Mar del Plata ya jamàs sería ajena.

Contaban los viejos miltantes de la Resistencia Peronista que un altìsimo porcentaje de los caños que se metieron en toda la Argentina provenìan de Mar del Plata porque la famosa piedra marplatense se extraìa con barrenos de dinamita que se choreaban e iban a parar a las manos de los resistentes.

Y asi, producto de ese avance de conciencia, de ese proceso de Liberación y sobre todo como consecuencia de una lucha interna en el Peronismo entre los sectores burqueses y pro-oligàrquicos y los que no admitìan otro objetivo que “La Patria Socialista” Mar del Plata dio a luz cientos de militantes para fortalecer ese proceso.

Asì como en los cincuenta y los sesenta las escuelas públicas nos encontrò en el mismo pupitre a los hijos de obreros con los hijos de los mèdicos, la dècada des setenta encontrò a esos mismos chicos, ahora casi veinteañeros en las mismas trincheras de lucha.

No tengo mas alternativa que hablar como MONTONERO porque fue la organizaciòn en la que militè, pero puedo permitirme pedirles autorizaciòn a otras organizaciones – con todo el cariño y respeto- para tambien hablar en nombre de ellos.-

Porque Mar del Plata produjo uno de los mas altos aportes a la lucha de la dècada del setenta.- Cientos de jovenes que se/nos incorporaron a casi todas las organizaciones polìticas, revolucionarias y armada existentes a nivel nacional.

Y por supuesto a MONTONEROS ya que fue la organizaciòn mas desarrollada a partir de ya entrados los años setenta en Mar del Plata.

Sin embargo hay algo que vengo a remarcar para que los y sobre todo LAS compañeras que ahora se reuniràn en Mar del Plata tengan en cuenta.

Ese fenòmeno incluyò por primera vez, en forma masiva, aluviònica, a las compañeras, a las mujeres, a las marplatenses.

No dudo que la participación de las mujeres se produjo en toda la Argentina, pero en Mar del Plata tuvo una masividad pocas veces vista. Y esto se demuestra con la lista de marplatenses caidas que acompaño acà abajo.
La mujer marplatense, la joven y adolecente marplatense irrumpiò sin pedir permiso, se incorporò a todas las organizaciones polìticas, desarrollò la misma tarea y responsabilidad que los compañeros y alcanzò el mayor compromiso sin el cual el desarrollo de muchas de nuestras organizaciones habrìa sido imposible.

Allí ocurrió que Mar del Plata fue verdaderamente una “ciudad felíz”

Lamentablemente tengo que ser injusto con muchas, lo siento, lo lamento, le pido perdòn a las caìdas y a sus familias.

Tengo que ser injusto por no mencionarlas a todas, por olvidarme seguramente de muchas, por no poder decir nada de otras. No porque no tenga nada que decir, sino porque se me parte el alma en los recuerdos de esas amigas, de esas compañeras de esas luchadoras, de esas jòvenes madres, en nuestro caso de esas MONTONERAS.

Ahì la tenemos a la Trici cuyo nombre real era Beatriz Meana, fundadora de Montoneros en la Ciudad, inclaudicable en la vida y en la muerte. Una mujer que participò como apoyo sanitario en cientos de operaciones militares en todo el Paìs. Los mas viejos las recordaran sorteando las balas en Ezeiza cargando su morral con medicamentos atendiendo a los heridos de urgencia.- Los mas jòvenes casi niños en los setenta la recordaràn limpiandoles los mocos o el culo, o enseñàndoles a leer. Trici fue echada a las profundidades del terror ya que fue detenida y desaparecida en uno de los peores campos de concentraciòn marplatenses como fue el GADA 601 donde fue literlamente martirizada.Trici amò al gènero humano y murio orgullosa de haber sido lo que fue una humilde militante montonera.-

Ahì la tenemos a Stella Dorado, Juanita para los que no la recuerden por su nombre real, amiga entrañable de Trici y cofundadora de Montoneros junto a ella. Juanita, amiga y vecina mìa de la infancia muriò en Campo de Mayo.

No dejó barrio por abrir, pared por pintar, tarea por llevar adelante.

Ahì la veo a María del Carmen Laudani, mi compañera de los cinco años de secundario, caìda en combate en Mendoza, ni figura siquiera en las listas o en los libros, ni la Historia jamàs la recordarà como lo que fue.

Repasando la lista la veo a la Chona Alejandra Bonti, o a Marianita Guagiroli, caìda una en los campos de detenciòn de la Pcia de Buenos Aires y otra en la “Contraofensiva” de 1978. Ambas casi adolecentes cuando ingresaron a la militancia montonera.

Veo a la Gorda De Pablo y a su inseparable amiga Marta, estudiantes ambas de Arquitectura.

En fin, las veo a todas, las recuerdo a todas.

Muchas veces vi los ojos de aquellas compañeras en los ojos de las presas paraguayas o peruanas cuando las he visitado, torturadas, reprimidas pero con una dignidad y fuerza que ya quisiera uno poder ser la mitad de lo que ellas son o fueron. Veo sus miradas tambièn en las nuestras, en las nuevas generaciones, en nuestras militantes actuales, sobre todo en mis compañeras de Convocatoria por la Liberaciòn Nacional y Social – Segunda Independencia.-

Mientras existan esos miradas en esas compañeras, mientras haya compañeras como estas marplatenses que recuerdo, el futuro estarà asegurado.

COMPAÑERAS CAÍDAS: ¡PRESENTES!
SILVIA NOEMI GIMENEZ
PATRICIA MARTA PEDROCHE
LAURA SUSANA MARTINELLI
CRISTINA ELISA COUSSEMENT
GRACIELA AIDA MELENDEZ
ROSA ANA FRIGERIO
OLGA NOEMI CASADO
MARIA DE LAS MERCEDES SAN VICENTE
ANA ROSA RODRIGUEZ
LUISA ELENA CAMELLA
LIDIA ELENA RENZI
NORA INES VACCA
DELIA ELENA GARAGUZO
HAYDEE SUSANA VALOR
LILIANA MARIA IORIO
LILIANA BEATRIZ RETEGUI
PATRICIA MARIA LAZZERI
AGNES ACEVEDO
MARIA ERCILIA BAEZ
MARIA DOLORES MUNIZ
MERCEDES LONH
ANA LIA MAGLIARO
MARIANA GUANGIROLI
GRADIS NOEMI GARCIA
NORA ROMAN
LILIANA GRACIELA PACHANO
ADRIANA CLARA BONTI
ESTELA BEATRIZ LOMBARDI
MARTA ALICIA DI PAOLO
ESTHER LILIANA LAVALLE
SIRENA ACUÑA
MELITA RUTH MARTIN
CRISTINA MARGARITA FERNANDEZ
MARIA ESTER IGLESIAS
SUSANA ROSA JACUE
MARIA DE LAS MERCEDEZ ARGAÑARAZ
MARIA ESTER VASQUEZ
CECILIA MARINA VIÑAS
STELLA MARIS DORADO
MARIA CRISTINA MURA
MONICA SUSANA GONZALEZ
ESTELLA MARIS MARAZZATO
EMILCE MAGDALENA TRUCCO
ALICIA ISABEL RODRIGUEZ
SILVIA ELVIRA IBAÑEZ
CLELIA ISABEL IBARRA
EDIRMA NELIDA VIEYTES
ADIRANA MARTIN
SUSANA BEATRIZ PEGORARO
MARIA DEL CARMEN SERRANO
STELLA MARIS GIOURGAS
ADRIANA MIRTA BIGUERET
LILIANA BEATRIZ MARCOS
MARIA HEBE TRAFICANTE
MARIA GLORIA ALONSO
LAURA GODOY
SUSANA AURORA COLLINET
ALICIA BEATRIZ RAMIREZ
DELBONIS NORMA INEZ
GRACIELA SUSANA VITALE
MARIA DEL CARMEN LAUDANI
ADRIANA LEONOR TASCA
MARIA CAROLINA JACUE
ERCILIA ANGELA KOOISTRA
CRISTINA DIEZ
MARTA SUSANA BLANCO
MARIA JOSEFINA MUJICA
VIRGINIA BEATRIZ TEMPONE
PATRICIA HUCHANSKY
MABEL MARIA CONDE
ELBA ZULEMA ARTETA
MARIA CRITINA DERDOY
ZULEMA IGLESIAS
LILIANA CARMEN PEREYRA
GLORIA NELLY MACEDO
MIRIAM VIVIANA GARCIA
FLORENCIA CECILIA ARZENO
ADELA ESTER FONROUGE
MARIA CRISTINA VISTEUR
ELIZABETH PATRICIA MARCUSSO
MARIA DE LAS MERCEDES GONZALEZ
CECILIA EGUIA
SILVIA LAURA CASTILLA
MARIA ADRIANA CASAJUS
NOEMI CRISTINA MACEDO
HAYDEE CRISTINA MONIER
DELIA AIDA GARCIA
SILVIA GRACIELA MUÑOZ
SUSANA MIRTHA BATTELLI
MARIA LUISA LATORRE
LILIANA ESTER BARBIERI
ALCIRA ANGELA GIACOMOZZI
OLGA SILVIA SOUTO
PATRICIA MABEL GAITA
NORA ELBA BARGAS
MIRTA JIMENEZ
ELENA ALICIA REREIRO
VIVIANA NOEMI SUJOLUZKY
ANA LIA MURGIONDO
NORMA SUSANA HUDER
OLGA MARGARITA BENZONE
LIDIA BEATRIZ ALVAREZ
ALICIA NORA PERALTA
COCA MAGGI
SILVIA FILLER

Eduardo Negro Soares: elnegrosoares@yahoo.com.ar

http://www.agenciaparalalibertad.org/article/recordando-a-las-companeras-caidas/

-->
COLABORA CON KAOS