Argentina. Puerto Vilelas: silos contaminan y provocan graves daños a la salud humana

Chaco-  Los vecinos testimoniaron que enferman por los residuos y partículas contaminadas con agrotóxicos que colonizan los espacios públicos y las viviendas producto de la descarga y ensilaje de soja, maíz  y otros productos agrícolas transgénicos desde los camiones a los silos de A.C.A. y, fundamentalmente,  cuando a través de la manga de transporte de carga  se trasborda los productos ensilados a las barcazas que operan en el muelle de la empresa, ubicado en el Riacho Barranqueras.

Los pobladores refirieron que funciona mal el sistema de ensilaje y de carga a las barcazas. Resaltaron que esto ocurre desde que se instaló la empresa. Destacaron que la cinta transportadora  de carga no ha contado con filtros de aspiración, que son esenciales para evitar la dispersión de desechos y partículas. Atribuyen la contaminación al funcionamiento de la planta de A.C.A.

Contaminación ambiental

Es alarmante el nivel de contaminación a pesar de que los ambientes libre de polución, en materia de patologías respiratorias, son teóricamente prioritarias en la política sanitaria, al igual que las enfermedades crónicas no transmisibles más frecuentes. Esto supone la extraordinaria importancia en la tarea de prevención  de focos o fuentes contaminantes, lo que evidentemente no sucede en Puerto Vilelas, ciudad que viene siendo gobernada por el intendente Marcelo “Colo” González. A pesar del largo tiempo  que se desempeña como la máxima figura institucional y política, no ha resuelto este grave problema social, ambiental y sanitario, salvo la clausura preventiva del Establecimiento, aparentemente consensuada, que ordenó poco antes del acto electoral que se llevó a cabo  el domingo 23 de julio, decisión que sería eminentemente oportunista y demagógica  para conseguir votos. Poco después del acto electoral el intendente dejó sin efecto la clausura de los silos. La gran empresa, vestida de cooperativa, se habría  comprometido en mejorar el sistema operativo de los silos.

 “Irrespirable por el polvillo”

V.T. señaló que el mal funcionamiento operativo y técnico  de las instalaciones del Establecimiento provoca “enfermedades respiratorias, dermatológicas y oftalmológicas a los vecinos del barrio 60 Viviendas, El Pescador. Los más damnificados son niños y adultos mayores. Hace dos años  una vecina perdió la vida a consecuencia de un cáncer de pulmón. Tenemos niños y adultos que han estado en terapia intensiva. Desde hace cuatro años que venimos reclamando a través de notas al municipio local y ministerio de ambiente de la provincia para que investigue. Ya no se lleva una vida al aire libre. Hay días que es irrespirable por el polvillo”. Agregó la entrevistada “a la fecha no hemos recibido respuestas favorables por parte del Estado, por lo que el 4 de julio los vecinos nos convocamos e iniciamos acciones legales contra la fábrica A.C.A. El 13 de julio, a las 17 horas, marchamos por el barrio 60 Viviendas, El Pescador de Puerto Vilelas para pedir por el cese de la contaminación, que está matando a más de 500 personas.”

Se prendieron las alarmas, seguidas de inacción estatal

Bebés, niños, adolescentes y adultos  que viven en el barrio 60 Viviendas El Pescador refirieron padecer patologías respiratorias, dermatológicas y oftalmológicas. Hace mucho tiempo que se ha prendido la luz de alarma desde el punto de vista socio-sanitario. Por aplicaciones de las reglas de atención primarias de la salud, de las normas epidemiológicas elementales y del principio ambiental de precaución, debieron intervenir los ministerios de Salud Pública y de Ambiente del gobierno del  Chaco, que recién hace pocas semanas parece que tomó nota de los reclamos de los vecinos, aunque hasta ahora es poco lo que ha hecho.

Durante la visita realizada por el Centro Mandela se analizaron resultados de insuficientes estudios complementarios que se realizaron a los enfermos, lo que evidencia  las fallas de atención del sistema de Salud Pública y Ambiente. Los análisis que mostraron los vecinos  (determinación en sangre de inmunoglobulina) son solo un elemento más y muy inespecífico tomándose en cuenta  los signos y síntomas que refirieron los vecinos en las entrevistas clínicas. Tales análisis no hacen a la determinación específica de la etiología de las enfermedades predominantes, al igual que las radiografías que mostraron, que son complementarios lejanos, aunque  se sabe perfectamente que para confirmar los diagnósticos de los enfermos se necesita muy buenas historias clínicas, exámenes físicos, historias familiares, convivientes, factores causales y precipitantes. También se conoció, por los testimonios recibidos,  el consumo de medicamentos y diagnósticos presuntivos de las personas aparentemente afectadas por los residuos y partículas tóxicas que pululan en el ambiente.

Residuos y desechos tóxicos transgénicos

Quedó claro que los aparatos respiratorios de los vecinos prendieron las luces de alarma porque es vía de entrada directa de los derivados de los productos contaminantes que se generan en los silos de A.C.A. cuando operan y manipulan los productos transgénicos. Como no se interpretó o se quiso desconocer las alarmas o se priorizó el funcionamiento de la empresa, es posible que el daño sea sistémico con el transcurso del tiempo. Este filtro maravilloso que nos brindó la naturaleza, que es el sistema respiratorio,  nos defiende por cierto tiempo hasta que se agota su función protectora.

Es innegable que cuando los vecinos respiran ingresa a sus organismos desechos  contaminados por agrotóxicos y, por consiguiente, contaminantes y provocadores de enfermedades. Lo que los vecinos consideran “alergias”,  patología que ha sido  repetidamente testimoniada, en realidad es mucho más grave que dicha referencia. Es la agresión inicial y manifiesta contra el aparato respiratorio como consecuencia del ambiente contaminado por partículas impregnadas de tóxicos.  De persistir la fuente generadora de contaminación, el pronóstico para este tipo de patologías vinculadas con la contaminación ambiental contempla que los daños en la salud humana sean irreversibles y afectan órganos vitales del organismo.

La casuística indica que estos procesos sanitarios negativos comienzan con rinitis, seguido de broncoespasmo. Si continúa la agresión, la patología habitualmente evoluciona. Es frecuente que las personas enfermen de asma bronquial, que es una patología grave y de muy difícil tratamiento, que condiciona al paciente a una vida llena de limitaciones físicas, psicológicas y de discriminación social por el generalizado desconocimiento que se tiene sobre esta enfermedad. Con seguridad, estos vecinos que viven en ese ambiente contaminado, estarán condenados a ser enfermos respiratorios crónicos.

Lo que se debe hacer y no se hizo en años

El Centro Sanitario de Vilelas debiera tener un registro completo sobre prevalencia de patologías respiratorias agudas y crónicas de los vecinos de los barrios 60 Viviendas El Pescador y Coop, y compararlo  con los resultado que se registran en otros barrios (Vilelas Centro, barrios Güemes, San José y otros) ubicados lejos del Establecimiento de A.C.A.

Se debería investigar, con criterio epidemiológico, la cantidad de pacientes diagnosticados con asma bronquial, rinitis alérgica, bronquitis a repetición, trastornos respiratorios inespecíficos y otras patologías vinculadas con fallas en el sistema respiratorio, como también cuántos fueron internados en los dos últimos años  por estos tipos de afecciones. En igual tiempo se debería determinar  la cantidad de pacientes que retiraron medicación para patologías respiratorias y uso de aerosoles preventivos, que en realidad no previenen nada en los enfermos de asma. Solo prolongan períodos entre crisis de broncoespasmo. Se debería recurrir al control de uso de salbutamol, que es un broncodilatador en gotas para nebulizaciones o jarabe y corticoesteroides   para hacer comparaciones con otros vecinos que sean asistidos en otros centros de salud, como ser los que habitan en el barrio 500 Viviendas.

A.C.A. acopia transgénicos y contaminan

Hace diez años A.C.A. instaló silos a orillas del Riacho Barranqueras, en intersección con calle Avellaneda. El Establecimiento linda con el Parque Industria fantasma de Puerto Vilelas. Acopia granos y cereales transgénicos, fundamentalmente soja y maíz. Contamina no solamente  los barrios 60 Viviendas El Pescador y Coop, sino toda el área circundante a sus instalaciones, cuyo perímetro es amplio. La polución que provoca es de mayor intensidad en la zona cuyo eje es la calle Avellaneda, que arranca en la estatua de El Pescador y el terraplén de la defensa contra inundaciones. La colonización ambiental no solo es aérea, sino que en el suelo se depositan los desechos y residuos  tóxicos derivados del ensilaje desde los camiones de carga  y el trasbordo a las  barcazas. Los días de mayor contaminación se producen cuando sopla del viento norte. Esos días los vecinos no pueden respirar. Las aberturas de las viviendas, especialmente las ventanas, son selladas con trapos  y cualquier otra cobertura, fundamentalmente en aquellas casas habitadas por bebés y niños. A pesar de que los vecinos adoptan estas precauciones, el interior de  cada vivienda permanece contaminada porque son insuficientes o ineficaces los elementos que usan para intentar el cierre hermético.

(Por  – CENM) Chaco-  Los vecinos testimoniaron que enferman por los residuos y partículas contaminadas con agrotóxicos que colonizan los espacios públicos y las viviendas producto de la descarga y ensilaje de soja, maíz  y otros productos agrícolas transgénicos desde los camiones a los silos de A.C.A. y, fundamentalmente,  cuando a través de la manga de transporte de carga  se trasborda los productos ensilados a las barcazas que operan en el muelle de la empresa, ubicado en el Riacho Barranqueras.

Los pobladores refirieron que funciona mal el sistema de ensilaje y de carga a las barcazas. Resaltaron que esto ocurre desde que se instaló la empresa. Destacaron que la cinta transportadora  de carga no ha contado con filtros de aspiración, que son esenciales para evitar la dispersión de desechos y partículas. Atribuyen la contaminación al funcionamiento de la planta de A.C.A.

Contaminación ambiental

Es alarmante el nivel de contaminación a pesar de que los ambientes libre de polución, en materia de patologías respiratorias, son teóricamente prioritarias en la política sanitaria, al igual que las enfermedades crónicas no transmisibles más frecuentes. Esto supone la extraordinaria importancia en la tarea de prevención  de focos o fuentes contaminantes, lo que evidentemente no sucede en Puerto Vilelas, ciudad que viene siendo gobernada por el intendente Marcelo “Colo” González. A pesar del largo tiempo  que se desempeña como la máxima figura institucional y política, no ha resuelto este grave problema social, ambiental y sanitario, salvo la clausura preventiva del Establecimiento, aparentemente consensuada, que ordenó poco antes del acto electoral que se llevó a cabo  el domingo 23 de julio, decisión que sería eminentemente oportunista y demagógica  para conseguir votos. Poco después del acto electoral el intendente dejó sin efecto la clausura de los silos. La gran empresa, vestida de cooperativa, se habría  comprometido en mejorar el sistema operativo de los silos.

 “Irrespirable por el polvillo”

V.T. señaló que el mal funcionamiento operativo y técnico  de las instalaciones del Establecimiento provoca “enfermedades respiratorias, dermatológicas y oftalmológicas a los vecinos del barrio 60 Viviendas, El Pescador. Los más damnificados son niños y adultos mayores. Hace dos años  una vecina perdió la vida a consecuencia de un cáncer de pulmón. Tenemos niños y adultos que han estado en terapia intensiva. Desde hace cuatro años que venimos reclamando a través de notas al municipio local y ministerio de ambiente de la provincia para que investigue. Ya no se lleva una vida al aire libre. Hay días que es irrespirable por el polvillo”. Agregó la entrevistada “a la fecha no hemos recibido respuestas favorables por parte del Estado, por lo que el 4 de julio los vecinos nos convocamos e iniciamos acciones legales contra la fábrica A.C.A. El 13 de julio, a las 17 horas, marchamos por el barrio 60 Viviendas, El Pescador de Puerto Vilelas para pedir por el cese de la contaminación, que está matando a más de 500 personas.”

Se prendieron las alarmas, seguidas de inacción estatal

Bebés, niños, adolescentes y adultos  que viven en el barrio 60 Viviendas El Pescador refirieron padecer patologías respiratorias, dermatológicas y oftalmológicas. Hace mucho tiempo que se ha prendido la luz de alarma desde el punto de vista socio-sanitario. Por aplicaciones de las reglas de atención primarias de la salud, de las normas epidemiológicas elementales y del principio ambiental de precaución, debieron intervenir los ministerios de Salud Pública y de Ambiente del gobierno del  Chaco, que recién hace pocas semanas parece que tomó nota de los reclamos de los vecinos, aunque hasta ahora es poco lo que ha hecho.

Durante la visita realizada por el Centro Mandela se analizaron resultados de insuficientes estudios complementarios que se realizaron a los enfermos, lo que evidencia  las fallas de atención del sistema de Salud Pública y Ambiente. Los análisis que mostraron los vecinos  (determinación en sangre de inmunoglobulina) son solo un elemento más y muy inespecífico tomándose en cuenta  los signos y síntomas que refirieron los vecinos en las entrevistas clínicas. Tales análisis no hacen a la determinación específica de la etiología de las enfermedades predominantes, al igual que las radiografías que mostraron, que son complementarios lejanos, aunque  se sabe perfectamente que para confirmar los diagnósticos de los enfermos se necesita muy buenas historias clínicas, exámenes físicos, historias familiares, convivientes, factores causales y precipitantes. También se conoció, por los testimonios recibidos,  el consumo de medicamentos y diagnósticos presuntivos de las personas aparentemente afectadas por los residuos y partículas tóxicas que pululan en el ambiente.

Residuos y desechos tóxicos transgénicos

Quedó claro que los aparatos respiratorios de los vecinos prendieron las luces de alarma porque es vía de entrada directa de los derivados de los productos contaminantes que se generan en los silos de A.C.A. cuando operan y manipulan los productos transgénicos. Como no se interpretó o se quiso desconocer las alarmas o se priorizó el funcionamiento de la empresa, es posible que el daño sea sistémico con el transcurso del tiempo. Este filtro maravilloso que nos brindó la naturaleza, que es el sistema respiratorio,  nos defiende por cierto tiempo hasta que se agota su función protectora.

Es innegable que cuando los vecinos respiran ingresa a sus organismos desechos  contaminados por agrotóxicos y, por consiguiente, contaminantes y provocadores de enfermedades. Lo que los vecinos consideran “alergias”,  patología que ha sido  repetidamente testimoniada, en realidad es mucho más grave que dicha referencia. Es la agresión inicial y manifiesta contra el aparato respiratorio como consecuencia del ambiente contaminado por partículas impregnadas de tóxicos.  De persistir la fuente generadora de contaminación, el pronóstico para este tipo de patologías vinculadas con la contaminación ambiental contempla que los daños en la salud humana sean irreversibles y afectan órganos vitales del organismo.

La casuística indica que estos procesos sanitarios negativos comienzan con rinitis, seguido de broncoespasmo. Si continúa la agresión, la patología habitualmente evoluciona. Es frecuente que las personas enfermen de asma bronquial, que es una patología grave y de muy difícil tratamiento, que condiciona al paciente a una vida llena de limitaciones físicas, psicológicas y de discriminación social por el generalizado desconocimiento que se tiene sobre esta enfermedad. Con seguridad, estos vecinos que viven en ese ambiente contaminado, estarán condenados a ser enfermos respiratorios crónicos.

Lo que se debe hacer y no se hizo en años

El Centro Sanitario de Vilelas debiera tener un registro completo sobre prevalencia de patologías respiratorias agudas y crónicas de los vecinos de los barrios 60 Viviendas El Pescador y Coop, y compararlo  con los resultado que se registran en otros barrios (Vilelas Centro, barrios Güemes, San José y otros) ubicados lejos del Establecimiento de A.C.A.

Se debería investigar, con criterio epidemiológico, la cantidad de pacientes diagnosticados con asma bronquial, rinitis alérgica, bronquitis a repetición, trastornos respiratorios inespecíficos y otras patologías vinculadas con fallas en el sistema respiratorio, como también cuántos fueron internados en los dos últimos años  por estos tipos de afecciones. En igual tiempo se debería determinar  la cantidad de pacientes que retiraron medicación para patologías respiratorias y uso de aerosoles preventivos, que en realidad no previenen nada en los enfermos de asma. Solo prolongan períodos entre crisis de broncoespasmo. Se debería recurrir al control de uso de salbutamol, que es un broncodilatador en gotas para nebulizaciones o jarabe y corticoesteroides   para hacer comparaciones con otros vecinos que sean asistidos en otros centros de salud, como ser los que habitan en el barrio 500 Viviendas.

A.C.A. acopia transgénicos y contaminan

Hace diez años A.C.A. instaló silos a orillas del Riacho Barranqueras, en intersección con calle Avellaneda. El Establecimiento linda con el Parque Industria fantasma de Puerto Vilelas. Acopia granos y cereales transgénicos, fundamentalmente soja y maíz. Contamina no solamente  los barrios 60 Viviendas El Pescador y Coop, sino toda el área circundante a sus instalaciones, cuyo perímetro es amplio. La polución que provoca es de mayor intensidad en la zona cuyo eje es la calle Avellaneda, que arranca en la estatua de El Pescador y el terraplén de la defensa contra inundaciones. La colonización ambiental no solo es aérea, sino que en el suelo se depositan los desechos y residuos  tóxicos derivados del ensilaje desde los camiones de carga  y el trasbordo a las  barcazas. Los días de mayor contaminación se producen cuando sopla del viento norte. Esos días los vecinos no pueden respirar. Las aberturas de las viviendas, especialmente las ventanas, son selladas con trapos  y cualquier otra cobertura, fundamentalmente en aquellas casas habitadas por bebés y niños. A pesar de que los vecinos adoptan estas precauciones, el interior de  cada vivienda permanece contaminada porque son insuficientes o ineficaces los elementos que usan para intentar el cierre hermético.

Por Centro Mandela DD.HH. – CENM

.

http://www.redeco.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=22037:puerto-vilelas-silos-contaminan-y-provocan-graves-danos-a-la-salud-humana&catid=16:ambiente&Itemid=507

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS