Argentina: Privatización, negocios, degradación: radiografía de la gestión cultural Pro

7

Trascendió hace pocas horas.

Pero la festichola de los 65 años del empresario Andrés von Buch se realizó el 2 de Mayo.

Los invitados -entre los que figuraban «Ricardo López Murphy, Charly Blaquier, Pablo Roemmers, Cristiano Rattazzi, Martha Gancia, Luis Pagani, Octavio Caraballo, Santiago Soldati » ( Página 12, 13/05) debían arribar disfrazados «en el estilo Las Mil y una noches» (ibid).

Los mozos, claro, caracterizados como marroquíes.

Hasta aquí nada particular: una celebración privada de la burguesía.

Lo singular, sin embargo, fue el espacio utilizado: tres de las cuatro salas del Teatro Municipal Gral. San Martín de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
«Se tapó el frente del edificio con un friso» (ibid) para evitar la visibilidad exterior, tal una de las partes del acuerdo, por el que von Buch, administrador de propiedades agropecuarias, integrante de IDEA e impulsor de ArteBA; se comprometió a aportar 80.000 dólares.
«Tras el ágape, la asistencia se trasladó a la (sala Martín) Coronado para ver un estreno de danza dirigido por el responsable del Ballet Contemporáneo, Mauricio Wainrot. Esa había sido otra de las condiciones de Von Buch: un show exclusivo.»
(ibid )

La manifestación de la Asociación Argentina de Actores del viernes 14 denunció que se «levantaron dos obras teatrales y toda la programación de la sala Leopoldo Lugones» por la fiesta. (La Nación, 15/05) El Ministro Hernán Lombardi «no sabe, no contesta».

Ese dinero (los 80 mil), según Ana María Monti, jefa de prensa del Complejo Teatral Buenos Aires, » ya alcanzó para comprar dos Mac de veintisiete pulgadas, dos plasmas para el hall central, 40 PC, luces y 200 litros de pintura, entre otros elementos», al tiempo de justificar que «haber aceptado la propuesta tiene que ver con la durísima situación financiera que enfrentamos». (Página 12, ibid).

Eva Thesleff de Soldati, presidenta de la Asociación Amigos del T.M.G.S.M. – y mujer de Santiago Soldati -uno de los invitados-; habría sido la fac totum del acuerdo.

El Complejo Teatral Buenos Aires -integrado además por los teatros Regio, de la Ribera, Sarmiento, Presidente Alvear -, terminó el 2009 cancelando tres obras programadas para el último trimestre, «por razones presupuestarias».

El estado edilicio general del coliseo municipal es simplemente desastroso: basta sufrir la espera al ingreso de una función durante un día de lluvia, donde cataratas nada artificiales compiten con la destreza de los espectadores para evitar el no deseado chapuzón.
Los salarios para los actores decaen temporada tras temporada y deben apelar a medidas de fuerza para cobrarlos, como sucediera el año pasado con los integrantes del elenco de «Marat Sade». La no existencia de convenios colectivos con los teatros oficiales resulta incluso en que los salarios de los actores estén muy por debajo de los prescriptos en la paritaria del sector con los teatros comerciales.

La sospecha general apunta a que el gran agujero negro por donde se colarían los exiguos recursos destinados a las demás áreas de cultura , es la adecuación del Teatro Colón para el 25 de Mayo del Bicentenario ; (lo que incluso amerita la justificación del alquiler para la «fiestita» por parte de su sempriterno director, desde la dictadura militar a la fecha, Kive Staiff).

Señalamos en Julio de 2008 que «La ley de Autarquía para el Teatro Colón permitía al director autárquico plenos poderes para firmar convenios y disponer de ingresos provenientes de contratos de coproducciones, convenios de colaboración, arriendo de salas (negritas de reproducción para esta nota)» , al tiempo que alertábamos que el macrismo había presentado proyectos similares para «el Centro Cultural Recoleta y el Complejo Teatral de Buenos Aires» (LuchArte la revista Nº 2 07/08).

La oportunidad no se dejó pasar: el antecedente de la «fiestita» del San Martín, fue el alquiler del Teatro Colón a la firma Converse All Star para un desfile, por lo que la empresa «pagó» con «120 joggins para el Cuerpo Estable del Ballet» (Prensa Obrera
Nº 1128)

Esa autarquía para el Teatro Colón, base de toda la destrucción patrimonial y laboral ulterior, fue votada por TODA la oposición legislativa burguesa, en particular, por el Frente para la Victoria. Lo que expone en su oportunismo a los Alegre, Nenna y Lubertino «indignados» por el evento de marras.

El doloroso proceso de desguace del Teatro Colón, consentido por los partidos de la oposición patronal y la burocracia sindical municipal, es el espejo donde se mira el San Martín, el complejo teatral de Buenos Aires y el Centro Cultural Recoleta.

La desfinanciación, subejecución y reducciones presupuestaria para la cultura, tanto como el abortado alquiler de la Legislatura porteña de la semana pasada para desarrollar un desfile de modas, y el alquiler del San Martín para el «cumple», son las dos caras de la misma moneda. Aquella con la que el capital, a través del gobierno Pro y sus sostenedores kirchneristas, ibarristas y del conjunto de la oposición patronal, juegan a fondo por la apropiación de lo producido por las «industrias culturales» y más directamente por los bienes culturales de la ciudad.

Acompañar la movilización convocada por los trabajadores del Teatro Colón el próximo 24 de Mayo a las puertas del teatro donde se celebrará la gala del Bicentenario, constituye una acción fundamental para la delimitación política con los partidos de la privatización de la cultura, y una oportunidad en pos de nuclear a los artistas independientes, a la juventud y al pueblo trabajador que luchan por su derecho al acceso a la cultura.

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp Julio Cortés

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp LuchArte – Ojo Obrero