Argentina. Por tres días de multitudes en la calle

Publicidad

Entre el 6 y el 8 de marzo se realizarán movilizaciones y medidas de fuerza que expresan de diferentes maneras el hartazgo por las políticas del gobierno que traen el empeoramiento de las condiciones de vida y de trabajo de la mayoría del pueblo.

Se generaliza el repudio frente a la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, el cierre de empresas, las suspensiones y despidos, la “reducción del gasto público” mientras aumentan los sueldos de funcionarios y legisladores, el argumento de que “no hay plata” para el sueldo de los maestros mientras bajan los impuestos al gran capital y el estado costea las nuevas “oportunidades de negocios”, el diferimiento del cobro de planes sociales, el aumento de la precarización laboral, los intentos de reformas previsionales regresivas, el crecimiento acelerado de la deuda externa, el otorgamiento de privilegios al gran capital, con parientes y amigos del presidente a la cabeza, y un amplio “blanqueo” de capitales que perpetúa la impunidad fiscal de los “dueños” del país.

A todo eso se suma el enfoque represivo de la “inseguridad” en dirección a la criminalización de la protesta social, caso emblemático de Milagro Sala, el castigo a menores de edad como “solución” al incremento del delito, la instauración de una idea de “guerra al narcotráfico” que reproduce de modo servil las imposiciones de las agencias norteamericanas, la amenaza de prisión y deportación para los inmigrantes, el nombramiento de represores y negacionistas de los crímenes de la última dictadura en importantes cargos, algunos relacionados con los derechos humanos.

Las mujeres sufren todos estos problemas, exacerbados por la desigualdad salarial, la mayor dificultad para conseguir empleo o ascender en los que ya tienen, la “feminización de la pobreza” que es su forzoso correlato. Se suman otras discriminaciones de siempre: La negación del derecho a disponer de sus cuerpos, la violencia de género y los femicidios, el trato denigrante y despectivo hacia las mujeres por parte de instituciones policiales y judiciales, la estigmatización que rodea al trabajo sexual al mismo tiempo que “florece” la trata de personas.

El reclamo contra todas estas modalidades de explotación, alienación y negación de derechos que incrementan la desigualdad y la injusticia inseparables del sistema capitalista anima al paro y movilización de maestros y profesores, a la movilización convocada por las organizaciones obreras y los movimientos de trabajadores desocupados y excluidos, y al paro internacional de mujeres.

La realización de estas tres jornadas consecutivas de lucha, con concurrencia multitudinaria a cada una de ellas, marcarán un nuevo hito en la protesta social, en la respuesta de trabajadores y pueblo organizado, decididos a “parar la mano” de las políticas que tienen a la concentración del capital y el saqueo de las clases explotadas.

La Corriente Política de Izquierda convoca a las tres movilizaciones, a asambleas que proyecten las luchas sociales por el camino de la democracia directa, a que la movilización masiva tenga continuidad y ascenso a partir del encuentro popular en las calles en estos primeros días de marzo.

Por la reversión inmediata de las políticas antipopulares.

Por la defensa y ampliación de los derechos del pueblo.

Por el final definitivo de la opresión capitalista, que no puede “humanizarse” ni “reformarse.

Por un porvenir de poder popular, producción autogestionaria, defensa y conquista de los bienes comunes.

Contra el patriarcado que introduce la explotación, la alienación y la violencia en el seno mismo de los hogares.

Por la UNIDAD EN LA ACCION y un llamado a las 3 centrales para que convoquen en forma urgente a un paro nacional de 24 hs con movilización.

FACEBOOK: Corriente Política de Izquierda
Email: corrientepoliticadeizquierda@gmail.com

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More