Argentina: Las mujeres wichi y guarani de Embarcacion Salta en defensa de la vida

En los días 27 al 29 del mes de Julio de 2009, las Mujeres de los Pueblos Wichi y Guaranide las comunidades de HONAT LE LES, HOTEK PELAJ (LAPACHO BLANCO), CHERENTA RE RETA, CRISTO, SAN JUAN, SANTA LUCIA Y MISION CHAQUEÑA de la localidad de EMBARCACION SALTA, reunidas en la comunidad de Honat Le Les determinaron que es urgente defender la vida de sus pueblos que están en peligro, por eso reclaman:

·NO AL DESMONTE

·POR LA ENTREGA Y DEVOLUCION DE NUESTRAS TIERRAS Y TERRITORIOS QUE ESTAN SIENDO DESBASTADOS POR LAS EMPRESAS AGRARIAS Y MADERERAS RESPALDADAS POR EL GOBIERNO PROVINCIAL.

·QUE LOS ENTREGUEN DE FORMA INMEDIATA LOS TERRITORIOS ADICIONALES QUE NOS CORRESPONDEN

·QUE SE REALICE LA ENTREGA DE LOS TITULOS A LAS COMUNIDADES PRESENTES QUE NOS LOS TIENEN, INCLUSO LAPACHO BLANCO Y CRISTO

·RECHAZAMOS EL ACCIONAR DEL EQUIPO TECNICO OPERATIVO QUE REALIZA EL RELEVAMIENTO TERRITORIAL DE LAS COMUNIDADES INDIGENAS DE LAPROVINCIA

·CREACION DE UNA COMISION DE RELEVAMIENTO TERRITORIAL INTEGRADA POR DELEGADOS Y REPRESENTANTES DE INSTITUCIONES ELEGIDAS POR LAS COMUNIDADES

·CREACION E IMPEMENTACION DE PROGRAMAS DE SALUD PRODUCTO DE UNA CONSULTA PARTICIPATIVA DE LAS COMUNIDADES INDIGENAS

·QUE EN LAS ESCUELAS A LAS QUE ASISTEN NUESTROS HIJOS, SE INTEGREN CONTENIDOS PROPUESTOS POR LAS COMUNIDADES INDIGENAS

·QUE FINALICE EL COBRO FRAUDULENTO DE COMISIONES PARA EL OTORGAMIENTO DE BECAS, PENSIONES Y SUBSIDIOS A LOS INTEGRANTES DE NUESTRAS COMUNIDADES

·QUE SE FACILITE EL OTORGAMIENTO DE PENSIONES POR DISCAPACIDAD, ANCIANIDAD, AMAS DE CASA Y MADRES DE 7 HIJOS

·CONSTRUCCION DE VIVIENDAS DIGNAS EN LAS COMUNIDADES CON PROYECTOS QUE INCLUYAN MATERIALES DE CONSTRUCCION Y EL EMPLEO DE MANO DE OBRA DE LOS MIEMBROS DE LAS MISMAS COMUNIDADES

·NO QUEREMOS SER EL GRANERO DEL MUNDO A COSTA DE LA VIDA DE NUESTROS PUEBLOS Y LA MUERTE DE NUESTROS MONTES

Estas 20 mujeres representan 9 comunidades donde viven 600 familias que recuerdan el bicentenario por la explotación y el despojo. Hoy viven en los márgenes de la ciudad de Embarcación, entre la Ruta 34 y las vías de la última estación de trenes de la zona. También las comunidades mas alejadas de la ciudad comparten los reclamos, al estar cercadas por grandes explotaciones agrícolas.

En plena ciudad de grandes madereras y extensas propiedades de cultivos de soja, poroto, hortalizas (pimentón, tomate, cebollas) que se exportan, ellas viven con algún plan las menos y con sus artesanías y changas la mayoría. En plena zona petrolera del norte ellas cuentan entre sus riquezas el monte que vienen a defender.

Para los geólogos quizá esos montes explican el petróleo subterráneo, para ellas la vida y su historia, las yungas y serranías de Embarcación están siendo borradas por las garras del egoísmo y el dinero a costa de todo.

Cansadas estas mujeres con sus familias de mudarse al «complejo» en el verano por las inundaciones, hoy temen que con los desmontes y la explotación maderera en los márgenes del Río Bermejo (donde ya no pueden pescar) la ciudad sea tapada por el barro.

Son testigos cotidianos de la distancia entre la palabra escrita y el accionar, porque con o sin leyes se siguió talando y desmontando y las respuestas son las amenazas y las mentiras.

A pesar de todo, tienen esperanza y confían que alguien reaccionará antes de un desastre. Entonces,levantan sus voces para reclamar sus territorios adicionales y también esos mínimos lotes donde resisten día a día con sus casas de barro, de plásticos negros, de techos de pajas y chapas. Como son de andar y no se cansan, también reclaman que les corresponde decidir sobre sus vidas, en la salud, en la educación, en el trabajo, en las políticas sociales.

Tienen sus carpetas con miles de notas que nunca fueron respondidas, por tantas oficinas que la lista es larguísima, año a año, los mismos problemas sin resolver.

Son sus propios hermanos, los que cayeron en las redes de un poder ínfimo, que los inmoviliza. Esas instancias de gobierno donde «tienen espacio los pueblos indígenas», se reparten entre unos pocos nombres de familias que pueden cumplir con lo que el verdadero poder quiere.

Por eso ellas vinieron a la Capital del país, que las niega, las invisibiliza a decir basta de tanta mentira y tanta muerte. Porque cuentan todos los años con cientos de muertos desnutridos que las cámaras no filman pero ellas si ven y acompañan y pelean para salvarlos.

Digamos presente!! Con ellas, ahora, la antropología ha escrito mucho sobre ellas, ahora es tiempo de pensar y actuar en presente.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS