Argentina: La ley de medios audiovisuales, medias tintas y medio tramposa

Publicidad

El gobierno nos metió de prepo en una discusión sobre la Ley de Radiodifusión en medio de las elecciones más importantes de su gestión. Un decreto que lleva casi 30 añoshay que resolverlo en 60 días. ¿Por qué? ¿Para quien?

El miércoles 18 de marzo pasado la presidenta Cristina Kirchner presentó, como si fuera un acto de campaña en el Teatro Argentino de La Plata, el anteproyecto de ley llamada Servicios de Comunicación Audiovisual, que reglamenta y reordena la distribución y el negocio de los medios audiovisuales (TV y radios). De este proyecto quedan excluidoslos medios gráficos (diarios y revistas). El anteproyecto se debatirá durante 60 días y, supuestamente, de ahí será tratada en el Congreso para finalmente convertirse, o no, en ley.

La actual Ley de Radiodifusión Nº 22.285 firmada por Videla, Harguindeguy y José A. Martinez de Hoz, entre otros,es de 1980.
Vamos a enmarcar la situación en que quieren meter la ley.

El de las telecomunicaciones es un negocio que ronda los 25000 millones de pesos anuales y si a eso sumamos el Triple Play, habilitado desde el proyecto ley, da la friolera suma de 40000 millones de pesos anuales. Evidentemente no hablamos solamente de libertad de expresión y de leyes de la dictadura cuando hablamos de la Ley de Radiodifusión. Hay un negocio muy grande en “el medio”

En este marco hay que entender la pulseada que esta haciendo Telefónica, de España para comprar Telecom Argentina. El año pasado esta empresa facturó 10.608 millones de pesos y obtuvo 961 millones de ganancia neta. Además, posee alrededor de 1300 propiedades en todo el país, lo que representa un patrimonio inmobiliario cercano a los 500 millones de dólares y por su inserción es importantísima en la estrategia comercial de Telefónica con lo cual el grupo seria un enemigo tremendo, y muy difícil de vencer, para Clarín. Este último enemigo, y no tanto, intimo de los Kirchner. (¿El enemigo de mi enemigo será mi amigo?)


Los medios audiovisuales gratuitos, la radio y la televisión abierta, al vivir sólo de la publicidad, son empresas siempre pequeñas al ser comparadas con aquellas donde el consumidor final paga todo o una parte del servicio. Así, a grandes trazos, Telefónica y Telecom tienen ventas anuales de alrededor de 10 mil millones de pesos, y Cablevisión/Multicanal de la mitad: casi 5 mil millones.

Los canales de televisión de aire, Canal 13, Telefe, Canal 9 y América, con ventas anuales de entre 100 y 300 millones de pesos, son pequeños en términos económicos. Y peor aún las radios: Radio 10, Mitre, Continental y La Red tienen ventas anuales entre 10 y 30 millones de pesos, o sea la radio número uno del país es económicamente más pequeña que un supermercado chino o una concesionaria de autos de cierto tamaño, los canales de noticias son económicamente tan pequeños como las radios.

La contraparte de la poca importancia económica que tienen las radios y los canales abiertos de televisión al ser gratuitos, por esa misma causa, son las enormes audiencias sobre las que ejercen gran influencia. Mientras Telecom es más de 300 veces más grande que Radio 10, esta políticamente es más influyente, o sea consigue más votos.

Así que a las licencias de explotación les debemos sumar la tremenda influencia política de losmedios de comunicación.

¿Por qué justo ahora la nueva Ley?

Hay dos planos para analizar. Por un lado la cuestión política que enmarca el proyecto de ley y la cuestión técnica de dicha ley. Sin duda existe la necesidad de actualizar la 22.285 que es ineficaz, desactualizada pero también es cierto que ha sufrido varios parches y modificaciones por parte de todos los gobiernos durante el período democrático por ejemplo permitiendo la elevación de 4 a 24 la cantidad de licencias por persona o grupo sin ningún mea culpa.

Ni los medios, ni el negocio de las telecomunicaciones, ni los empresarios, ni los grupos económicos son los mismos que hace 25 años. En 1980 no existía Internet, ni el cable privado, ni el fútbol codificado, por ejemplo. Mucho menos los celulares o la banda ancha. Ni la digitalización.

Más dudas que certezas, en el aspecto político
“Aquellos aportes que coinciden con el espíritu del Ejecutivo serán incorporados” Gabriel Mariotto, interventor del COMFER,&nbsp durante el reciente foro realizado en la ciudad de Córdoba.

Para empezar es erróneo analizar un proyecto de ley sin caracterizar a quien lo promueve, con que intenciones, si lo piensa llevar hasta el final, y sin caracterizar también al Congreso que supuestamente la votara.

Los Kirchner están en política gubernamental desde 1983. La señora Cristina en 20 años se presento en 10 cargos diferentes, en intendencias, concejalias, gobernaciones, diputaciones, senadurías, presidencias, y recién “ahora” parecería que se enteran de estaley puesta por los milicos.

Defienden el proyecto diciendo que la 22.285 es de la dictadura, lo cual es indiscutible pero el decreto 524/05 por el cual se prorroga la explotación de los medios de comunicación por diez años (si 10) sin ningún condicionamiento, entre otros a Clarín lo firmo Kirchner en 2005. ¿Cuál era la diferencia estre hacerla ahora y haberla hecho en ese entonces? ¿Por que eran enemigos y ahora están despechados con la Señora Ernestina?

¿Será casualidad que sea largada con bombos y platillos tan cerca de elecciones que serán una bisagra para KK y con la cual supuestamente ataca al “gran enemigo” y aliado de casi cualquiera que se le opone, el grupo Clarín?

Segundo. Los debates previos se hacen controlados por los organizadores, y son consultivos y no resolutivos. Este método de debate por 60 días por los tiempos electorales, y que se vote en el Congreso, lleva a la desmovilización en época de elecciones, a la confianza en los diputados y senadores, y a no dejar salida por la positiva a los que participan casi acriticamente de las discusiones si no se vota, si se vota otra cosa, si se implementa algo distinto o si se veta.

En el mejor de los casos se votara en las comisiones de cada cámara y si pasan se votara en cada recinto y, si llega, veremos que es lo que llega y que se vota. ¿Cuantas leyes a favor del pueblo voto esta gente? ¿Esta bien dejarles esta decisión a ellos? En el peor de los casos, para sus intereses, esta el veto presidencial como el que aplico la señora presidente, tan ecológicamente, vetando la ley de protección de glaciares y del agua de estos, en beneficio de la explotación minera hace cosa de dos meses.

Tercero. La supuesta pelea con el grupo Clarín. El gobierno le prorrogo al grupo, junto a La Nación, el monopolio y explotación de Papel Prensa, “una industria para un país informado”, que supo ser del Estado. Este grupo pone el precio del papel que se le canta y limita a quienes quieren hacer otro periodismo. Permitió la adquisición por parte de Multicanal de Cablevisión,
aprobada por la Comisión Nacional de Comunicaciones, que representa casi el 50 por ciento de la facturación del Grupo (de $5700 millones en 2008 contra los $12.000 millones de Telefónica) y es clave para el futuro negocio del Triple Play.

Cuarto. El proyecto de ley no habla de la distribución de la pauta oficial que los KK seguirán entregando a sus genuflexos y lamebotas.

¿
Cuáles son los puntos más importantes del proyecto?
Uno de los apartados más trascendentes es la regulación del llamado Triple Play (un paquete que incluye Telefonía, Internet y TV, todo en un mismo servicio), un negocio estimado en 15 mil millones de pesos al año. Se preparan para competir acá tres grandes grupos empresarios: Telecom, Telefónica y Clarín.

Las dos telefónicas no podrían ofrecer el servicio porque la actual Ley, (22.285) prohíbe que empresas de servicios públicos (los teléfonos lo son) ofrezcan servicios de radiodifusión. La nueva ley elimina esta prohibición. Así que preparémonos, todos sabemos como funcionan los teléfonos.

Ambas compañías telefónicas están técnicamente preparadas para salir a ofrecer el Triple Play apenas se modifique el marco regulatorio. En ese sentido, acaban de lanzar combos de telefonía ilimitada más banda ancha (Arnet y Speedy 2.0) a 70 pesos mensuales aproximadamente.

Técnica y legalmente, el Grupo Clarín ya puede salir a ofrecer el servicio pero aparentemente por cuestiones políticas (enfrentamiento con el gobierno en un año electoral, favores por Papel Prensa y Cablevisión) todavía no lo haría. Al menos hasta el 2010. También esta desembarcando el grupo Telmex del mexicano Slim ofreciendo un servicio mas limitado pero inalámbrico y mas caro, a 150 $ aproximadamente pero que esta posesionándose desde hace tiempo pelear el Triple Play.

La Ley también plantea regular la adjudicación de licencias de señales. Impide, por ejemplo, que una empresa tenga licencia de cable y a la vez canales de aire. Es decir, limita el poder de los multimedios, como Clarín. Por ejemplo, el Grupo debería desprenderse de Canal 13 si quiere seguir operando Cablevisión y Multicanal, o sus varios canales del interior.

O sea, o Clarín se queda con la facturación que le da el cable o con la influencia periodística de canal 13. Buen argumento para largar esta ley que domesticaría al monopolio Clarín o lo quitaría del medio por otro mas apto.

También la ley limita la cantidad de abonados que no podría superar el 35% del total (actualmente Cablevisión y&nbsp Multicanal tienen el 80% de los abonados a nivel nacional).

El proyecto de ley del gobierno destinará el 33% del espacio audiovisual a las “minorías”: organizaciones sin fines de lucro como Iglesias, universidades, o­nGs y sindicatos. Pero no dice quien decidirá a que grupo, colectivo o persona y con que criterio se adjudicara ese porcentaje e iguala a esos organismos con medios alternativos.

No queda claro cual es el techo para ser considerada una radio de baja potencia, en cuanto a los requisitos para las licencias, ni si como aparenta el 33% de la propiedad de cada medio para organizaciones alternativas es solo para los medios comunitarios.

Además, se crea una autoridad regulatoria para revisar cada dos años las condiciones en que se entregan las licencias. O sea que para la ampliación, no esta claro si trata sobre algún tipo de renovación de licencias, los gobiernos de turno podrían ejercer un control editorial sobre los contenidos de los medios.

El proyecto también prevé que los partidos de fútbol relevantes puedan verse gratis por TV abierta. Este tema es muy complejo de lograr ya que los derechos del fútbol están en manos de la Tele Red Imagen S.A. (TRISA), empresa formada por el Grupo Clarín y Torneos y Competencias, en partes iguales. Otra de las empresas del Grupo es Televisión Satelital Codificada (TSC), quien comercializa el fútbol codificado a través de TyC Max.

TRISA tiene un contrato con la AFA hasta 2014 y la ruptura o incumplimiento de ese contrato implicaría la probable desafiliación de la AFA en la FIFA. En ese caso, el equipo argentino no podría participar en los mundiales, por ejemplo. De todas maneras, aún sabiendo que la “estatización” del fútbol es casi una utopía, el gobierno intenta desgastar el poder de Clarín también en este terreno. El fútbol ¿cuantos votos puede aportar la supuesta televisación de River, Boca, la selección, por TV abierta?

También prevé crear la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, organismo que reemplazará al actual CONFER y dependerá de la Secretaría de Medios de la Nación que reportara directamente a la Jefatura de Gabinete, ¡mama mía!

No existe un apartado que obligue al gobierno a permitir el acceso a la información pública

Para ir cerrando

Tratando de dejar prejuicios sobre los KK, que dicen una cosa y hacen otra (DDHH y Luciano Arruga, Julio López, presos políticos, 4000 procesados. Antiimperialismo y firmar el G 20, pagar la deuda…) intento un análisis sobre el Proyecto de Ley de Servicios Audiovisuales pero no puedo dejar de observar que no creo en los ladrones que habitan el Congreso, que votan según sus intereses. Solo la movilización popular puede traernos algo bueno para los que estamos abajo.

No confío en diputados y senadores. Solo confío en los trabajadores organizados que hasta que no tomen en sus manos los medios de comunicación, y los de producción, todo seguirá, en el mejor de los casos, igual.

Debemos hacer una ley los periodistas y los medios alternativos en todos los formatos, los delegados y comisiones internas de los medios de comunicación, las carreras terciarias sobre medios,los usuarios, y todo interesado en asambleas amplias y convocadas con antelación por barrio o región, sin control del Estado o las corporaciones e imponer esta ley por la movilización popular. No podemos esperar desde arriba lo que no podemos crear y garantizar desde abajo.

En Grecia antigua, una sola palabra, timé, se usaba para definir dos conceptos: fama y dinero. Quien tenía lo uno, tenía lo otro. Recién en Roma los conceptos se separaron en dos palabras y había quienes tenían fama pero no dinero, y viceversa. Clarín es el único que tiene ambos atributos. Fama o prestigio y dinero. Los Kirchner lo supieron tener pero lo despilfarran a manos llenas. El prestigio, de la mano de los desgobiernos anteriores, lo están perdiendo al mostrar sus verdaderas intencionesy el dinero por la baja de los precios internacionales de las materias primas (soja, trigo, maíz, petróleo,…), de la crisis económica mundial, de sus negociados.

Clarín no precisa tanto del gobierno, ya le sobrevivió a muchos, pero los Kirchner necesitan de Clarín, o quien lo sustituya, para tapar la perdida acelerada de timé.

Como dijo Rodolfo Walsh, periodista, escritor, dramaturgo, traductor y por sobre todo militante revolucionario asesinado y desaparecido por la dictadura militar“
La realidad no sólo es apasionante, es casi incontable”.

En este link esta el proyecto del gobierno

http://www.comfer.gov.ar/legislacion.php

&nbsp

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More