Argentina. Jornada nacional de lucha de los Movimientos Populares. Resistir el ajuste

Por David Pike, RL

Esta vez no hubo una gran marcha, sino una demostración de fuerza con el método histórico de los movimientos populares.

Los movimientos populares protestaron en todo el país cortando calles, rutas y autopistas, realizando ollas populares y asambleas, contra la política económica del gobierno de Macri. Denuncian que la situación en los barrios humildes es insostenible; “nos están matando por goteo, es un genocidio social”, dijo en la previa el Gringo Castro, secretario general de la CTEP y llamó a “resistir el ajuste”.

La jornada nacional de lucha arrancó bien temprano en Callao y Corrientes para luego replicarse en el Puente Pueyrredón, la Autopista Buenos Aires La Plata, la Autopista Richieri y en distintos puntos de los barrios populares del conurbano y de todo el país. La CTEP, CCC, Barrios de Pie, FOL, Frente Popular Darío Santillán, Polo Obrero y otros movimientos sociales, llevaron adelante la protesta en una gran demostración de unidad. También acompañó Ate Capital con distintos cortes en la Ciudad de Buenos Aires.

Mientras el FMI continúa exigiendo más ajuste, los precios de los alimentos más elementales se disparan y sumado al aumento tarifario de transporte y de los útiles escolares con el inicio de las clases, vuelve desesperante la economía familiar. En clave electoral, el gobierno pretende no discutir la situación económica y llevar el debate a sus consecuencias, la inseguridad. Días atrás, la CORREPI mostró cómo el gobierno macrista llevó los índices represivos a un muerto cada 21 horas víctima de las fuerzas de “seguridad”. El mayor desafío pare el campo popular es lograr no disociar el debate; hambre, inseguridad y represión forman parte del combo explosivo que trae el ajuste del gobierno de los empresarios.

Las y los trabajadores de la economía popular continúan reclamando el alta de los 60 mil monotributos sociales dados de baja una semana atrás y exigen el tratamiento de los proyectos de ley presentados para el sector como la Emergencia Alimentaria, Agricultura familiar, Infraestructura social y Emergencia en adicciones. A la vez, exigen la designación del presupuesto para la ley de Urbanización de Barrios Populares, ya aprobada pero aún no implementada. Y también, como lo hicieron público este 8M, piden poner en agenda legislativa la Ley de Independencia Económica y Habitacional para víctimas de violencia de género.

Esta vez no hubo una gran marcha, sino una demostración de fuerza con el método histórico de los movimientos populares. Poner el cuerpo y que no circule la mercancía, caotizar el sistema… golpeando ahí donde le duele.

 

COLABORA CON KAOS