Argentina. IEF y CTA-A impulsan Encuentros de Pensamiento Crítico

Por IET y CTA-A

Estamos viviendo tiempos de crisis, no solamente de crisis económica, sino de crisis social, ambiental, alimentaria, cultural, y de alternativa política. Se trata de una crisis civilizatoria, que requiere de respuestas y soluciones urgentes. A pesar de los importantes cambios políticos ocurridos en la región a comienzos del Siglo XXI, el cambio económico, social, cultural […]

Estamos viviendo tiempos de crisis, no solamente de crisis económica, sino de crisis social, ambiental, alimentaria, cultural, y de alternativa política. Se trata de una crisis civilizatoria, que requiere de respuestas y soluciones urgentes. A pesar de los importantes cambios políticos ocurridos en la región a comienzos del Siglo XXI, el cambio económico, social, cultural y ambiental continúa siendo una asignatura pendiente.

El modelo productivo y de desarrollo no se ha modificado de manera significativa en la mayoría de los países de Nuestramérica, la extranjerización y transnacionalización de nuestras economías prevalece y la característica de la dependencia se profundiza.

Claro que hay matices entre los distintos procesos en la región, pero el núcleo de la dominación transnacional mantiene su capacidad de orientar el rumbo.

Por ello, desde el Instituto de Estudios y Formación consideramos indispensable encontrarnos para pensar conjuntamente y de forma crítica las transformaciones de las relaciones de producción en la búsqueda de una lógica económica, social, ambiental y cultural contra y más allá del capital, porque la lucha cotidiana de trabajadoras/es y sectores empobrecidos demandan enfoques teóricos que potencien la crítica al capitalismo, al colonialismo, al imperialismo, al patriarcado y toda forma de discriminación y racismo. Se trata de aportar para hacer realidad la transformación y emancipación social.

Con la presente iniciativa, intentamos hacer un aporte a la lucha de ideas para compartir con las demás organizaciones del campo popular, en definitiva, un espacio nuestro pero no cerrado. Por otra parte, desde la Central asumimos la autocrítica de no haber podido aún construir la Central de masas que necesitamos en nuestro país, base social organizada para conformar una fuerza nacional, popular, antiimperialista, anticolonialista y anticapitalista que lleve adelante las transformaciones que necesitamos.

Basados en este fundamento y poniendo énfasis en la liberación nacional y social, el IEF impulsará “Encuentros de Pensamiento Crítico” en todo el territorio de la Argentina. Los ciclos se iniciarán en la sede nacional de la CTA A en Lima 609 (CABA). Desde allí se promoverá la organización de debates de carácter federal en todo el país que puedan sintetizar el pensamiento crítico desde la visión que construimos en la CTA A.

Más allá de generar un pensamiento crítico, se pretende sistematizar los aportes y generar publicaciones que sirven como herramienta de cambio. Los encuentros estarán orientados, sobre todo, a lxs compañerxs de la CTA Autónoma y militantes de las organizaciones vinculadas a la CTA A.

Los “Encuentros de Pensamiento Crítico” se sustentan por ahora en 4 ejes:

1) Ciclo “Pensando la Transición hacia otra sociedad”

Estamos ante una crisis civilizatoria cuya gravedad se profundiza todos los días y que se hace visible en todos los ámbitos de la vida: en la destrucción irreversible de ecosistemas, en el cambio climático y en la pérdida de soberanía alimentaria que se evidencia en que cada vez podemos elegir entre menos variedad de alimentos y consumimos comida impregnada con agro-tóxicos y transgénicos.

Sentimos la crisis todos los días en la creciente desigualdad que permite a una mínima parte de la población del mundo vivir de forma lujosa mientras que la otra no posee los recursos para satisfacer sus necesidades más básicas, no encuentra trabajo, sufre la violencia de la cotidianeidad contemporánea y muchos emigran de su lugar de origen. Se hace evidente el racismo y la discriminación.

La crisis civilizatoria se hace visible en el avance del capital contra los derechos de lxs trabajadorxs y en la falta de alternativas políticas y económicas frente a un modelo capitalista, que exacerba el carácter depredador, alimentado por la sociedad del hiperconsumismo. Es una crisis cuyas víctimas, como siempre, son los más vulnerables, los más pobres, los que menos tienen y son la mayoría de la sociedad.

Por ello, desde el Instituto impulsamos no solamente un análisis crítico de la situación actual, sino también la elaboración de estrategias para generar otro modelo productivo y de organización de la sociedad desde la perspectiva de lxs trabajadorxs.

Eso significa una mirada de quienes trabajan todos los días generando riqueza; riqueza que no está puesta en función de las necesidades de la población y una mejora de las condiciones de nuestro pueblo, sino que sirve a la reproducción del capital y por ende del sistema capitalista y sus nefastas consecuencias socio ambientales.

Nos proponemos invitar a personas que nos ayuden a pensar la crítica de nuestro tiempo y las concepciones que ello estimula, al mismo tiempo que abordar la perspectiva de una sociedad diferente. Pretendemos aportar en el camino y la búsqueda hacia una sociedad en la cual se le da más importancia al colectivo social y menos al consumismo, con fuertes lazos de solidaridad, en la cual se respetan los derechos de la naturaleza y no se explote a lxs trabajadorxs; en fin, una sociedad anticapitalista, antiimperialista, anticolonial, contra el patriarcado, el racismo y la discriminación.

2) Ciclo “Los movimientos populares y la dinámica sociopolítica de Nuestramérica”

Desde principio del siglo XXI se han dado importantes cambios en la región, con gobiernos que surgieron desde las luchas del movimiento popular en rechazo a las políticas neoliberales. Algunos procesos se pronunciaron ir más allá en la crítica al neoliberalismo y se propusieron desde una concepción anticapitalista la construcción de una sociedad socialista.

La coyuntura de precios internacionales en alza y los saldos fiscales positivos favorecieron una política de distribución del ingreso, aun cuando no hubo cambios estructurales en la mayoría de los procesos que identifican el cambio político en la región.

En los últimos años cambió la situación de precios favorables y se achican las posibilidades de sostener políticas sociales masivas. Ello se asocia a una avanzada de las clases dominantes para retrotraer la situación a la lógica de política económica hegemónica en los 80 y 90 del siglo pasado.

Esa ofensiva del capital se evidencia en estos días con la suscripción del tratado de libre comercio transpacífico (TPP por sus siglas en inglés). La presión es por el ajuste y la liberalización de la economía. Se pretende frenar el proceso de cambio político y obstaculizar cualquier pretensión de avanzar en cambios estructurales a favor de lxs trabajadorxs.

Existen preocupantes señales en la región, con acciones de represión a la movilización popular y el avance de la legislación antiterrorista en los países que aún no cuentan con dicho instrumento privilegiado por las clases dominantes en el ámbito mundial.

Un dato esencial es el nuevo papel de la Iglesia y del Papa Francisco, con denuncias muy concretas contra el sistema depredador capitalista. El discurso y su presencia en reuniones del movimiento popular nos exigen profundizar sobre nuestros posicionamientos y alcance de la lucha popular, para disputar el ideario y la práctica de la transformación necesaria. Es algo que recogió recientemente la reunión de los pueblos sobre la cuestión de la tierra y el cambio climático realizada en Bolivia.

Se trata de discutir como la dinámica del movimiento popular en lucha retoma el papel jugado en la creación de condiciones para el cambio político y superar la subordinación a cualquier lógica del Estado capitalista.

El objetivo de los debates pretende avanzar en definir una estrategia política que le permita a nuestra organización y al campo popular sentar las bases de un proyecto político que implique una salida a la crisis de alternativas políticas en el país.

3) Ciclo “Los desafíos del movimiento obrero en la actualidad”

La ofensiva del capital sobre el trabajo creció en los últimos años. En Argentina ya se habla del ajuste que se viene luego del cambio de gobierno. Las marchas de trabajadorxs en la región, defendiendo sus derechos y peleando por un aumento de su salario o intentando mantener los niveles actuales, son cada vez más frecuentes, mientras que al nivel mundial se está poniendo en debate el derecho a huelga.

El poder adquisitivo de lxs trabajadorxs está bajando constantemente, mientras que la desigualdad no deja de crecer. Sin embargo, muchxs trabajadorxs se encuentran atrapadxs en la lógica consumista del sistema capitalista, endeudándose para poder comprar los últimos inventos tecnológicos, ropa cara u otros productos de lujo, lo que significa la entrada a un círculo vicioso que demanda más trabajo para poder pagar las crecientes deudas.

Los desafíos con los cuales se ve enfrentado el movimiento obrero son gigantescos y las soluciones se pueden encontrar únicamente de forma colectiva, construyendo una sociedad basada en las necesidades de lxs trabajadorxs, respetando la integridad de la naturaleza.

Nuestra organización, la CTA A tiene que ser parte activa de la solución de los desafíos del movimiento obrero, encontrando un camino de representación de lxs trabjadorxs no burocrático, eficiente, combativo y convincente.

Ello incluye una estrategia de comunicación que da voz a las inquietudes de lxs trabajadorxs y lxs hace sentir parte de un movimiento unido con posibilidad de cambiar su situación de vida y con ello, a la sociedad.

Por ello, desde el IEF proponemos discutir los desafíos del movimiento obrero, analizar la situación de lxs trabajadorxs en el país e invitar a diferentes dirigentes sindicales y territoriales que han llevado a cabo luchas en defensa de su espacio laboral, recuperando la dignidad de lxs trabajadorxs y creando espacios en los cuales ya se está construyendo lo que anhelamos: una nueva forma de trabajo autogestionado que anticipe una nueva sociedad.

4) Ciclo “El modelo productivo y las alternativas”

El extractivismo, o sea la explotación masiva de los recursos naturales que en su mayoría están destinados a la exportación, no es nada nuevo en Nuestramérica y su desarrollo capitalista. Desde que se colonizó el continente el saqueo de la riqueza de nuestras tierras para desarrollar sus industrias es una constante.

Hace más de 500 años que la región se encuentra atrapada en el papel de proveedor de materia prima al capital concentrado.

En Argentina, uno de los productos que más se exporta es la soja, en su mayoría transgénica, que ocupa casi 70% del área cultivable, no es comestible y se basa en un paquete tecnológico vendido por empresas transnacionales como Monsanto y Syngenta. Es soja cuya fumigación agrede a la vida y la salud de las poblaciones en cercanía de los campos de plantación; y en la medida en la cual se viene expandiendo el cinturón de la soja, se pierden bosques autóctonos y biodiversidad. En Córdoba, movimientos sociales declararon a la provincia en estado de emergencia ambiental, ya que de los bosques originales hoy en día quedan menos del 10%. Otro dato que ilustra la gravedad de la situación es que entre 2000 y 2010 fueron desplazados 300.000 campesinxs de sus tierras donde cultivaban plantas que aseguraron la diversidad y soberanía alimentaria. En el mismo tiempo aumentó la cantidad de personas viviendo en villas un 50%. Mientras tanto, en la cordillera argentina estalló el boom de la mega-minería. El número de los proyectos mineros, que en su gran mayoría están planificados y ejercidos por empresas extranjeras, aumentó de 18 en 2002 a 614 en 2012. Más allá de que aportan menos o nada a la riqueza del país, ya que casi todo lo que se explota está llevado al extranjero sin que las empresas tengan que pagar impuestos, se trata de una actividad extremadamente peligrosa y contaminante, como se ha podido observar recientemente en San Juan con el derrame de cianuro en una mina de oro de la Barrick Gold.

A pesar de las graves consecuencias del modelo productivo extractivista, el mismo se viene profundizando en todos los países de la región.

Conociendo las graves consecuencias del capitalismo, del extractivismo para exportación y dominio de las transnacionales, y reconociendo el carácter no renovable de los recursos naturales fósiles y los suelos fértiles, urge el debate sobre otro modelo productivo y de organización de la economía para recuperar nuestra soberanía alimentaria, energética y económica, en defensa de los bienes comunes y la satisfacción de las amplias necesidades sociales.

Por ello, el IEF impulsa el ciclo de debate sobre la situación actual del orden capitalista y el modelo productivo extractivista y posibles alternativas de organización socio económica que articule necesidades humanas y del metabolismo de la Naturaleza.

En todo el país existen experiencias interesantes y valiosas que merecen nuestra atención y que nos puedan ayudar a trazar un camino hacia otro modelo productivo y de desarrollo, para la transformación, la emancipación y la liberación.

-->
COLABORA CON KAOS