Argentina. Gatillo fácil como política de Estado

Por David Pike, Resumen Latinoamericano

El gobierno nacional habilitó la Doctrina Chocobar. 

En el boletín oficial de hoy, el gobierno publicó el nuevo protocolo que establece la resolución 956/2018, firmada el 27 de noviembre por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. La misma habilita el uso de armas de fuego frente al “peligro inminente”. La policía Federal, la gendarmería, la prefectura y la policía aeroportuaria podrán disparar frente a un hecho delictivo en defensa propia, para impedir la comisión de un delito, para proceder a la detención o para impedir la fuga.

La resolución había sido formulada desde el gobierno dentro del marco del G20. Sin embargo, al ser publicada ya finalizada la cumbre de los principales líderes del mundo en el boletín oficial, desnuda la intención del gobierno de Macri de establecer la misma como una política de Estado. “Es lisa y llanamente, legitimar el gatillo fácil”, afirma la Correpi.

La agudización de la represión, al estilo Bolsonaro, se da a inicios del mes de diciembre en un contexto de fuerte crisis social producto del ajuste y la política económica del gobierno. El asesinato de Orellana en La Matanza y de Marcos Soria en Córdoba a manos de la policía son el antecedente más inmediato de esta política.

Las principales fuerzas opositoras ya han establecido sus objetivos en miras de las próximas elecciones. El gobierno nacional acordó un bono para las y los trabajadores registrados y se espera uno similar para aquellas/os de la economía informal. A pesar de ello, el gobierno piensa que no alcanza, que la posibilidad de que se produzcan saqueos o levantamientos populares trascienden los objetivos políticos de la oposición y las medidas económicas paliativas. Asimismo, sabe que la crisis va más allá de diciembre.

El “éxito” del G20 le dio las fuerzas necesarias al gobierno para definir que el ajuste cerrará a fuerza de bala de plomo, y que, como siempre, la sangre la pondrán las y los humildes de la patria.

.

Argentina. Gatillo fácil como política de Estado

 

COLABORA CON KAOS