Argentina. Fallecieron tres militantes de derechos humanos: Una tragedia en Tucumán

Publicidad

En un accidente automovilístico, en la noche del sábado, murieron Natalia Ariñez, Alejandra Wurschmidt y Marianella Triunfetti, que volvían a la capital provincial tras participar de una jornada por la memoria en Famaillá.

Como consecuencia de un accidente automovilístico, tres mujeres murieron el sábado por la noche. Una de ellas era Natalia Ariñez, quien integraba la agrupación Hijos en Tucumán, y las otras víctimas eran Alejandra Wurschmidt y Marianella Triunfetti, también militantes de los organismos de derechos humanos en la provincia. El auto en el que viajaban chocó con otro de frente, ocasionando la muerte de Ariñez y Wurschmidt, mientras que Triunfetti murió en el hospital a donde había sido trasladada de urgencia. Otras dos mujeres que viajaban con ellas sufrieron heridas y fueron trasladadas al hospital: Silvia Sandoval, madre de Ariñez, y Julia Albarracín, abogada en causas de derechos humanos.

El vehículo las trasladaba hacia San Miguel de Tucumán, hacia donde regresaban tras haber participado en la Escuelita de Famaillá Diego de Rojas de una actividad denominada “Jornada por la memoria. Seguimos buscando a nuestros hermanos apropiados”. El encuentro se había desarrollado en Famaillá, primer centro clandestino del país, donde desde febrero de 1975 se cometieron delitos de lesa humanidad que se encuentran en pleno proceso oral y público en la megacausa Operativo Independencia.

Según informó la policía tucumana, en la noche del sábado se recibió un llamado al 911. Luego de ubicar el lugar, cercano al acceso a San Miguel de Tucumán, policías y ambulancias llegaron para socorrer a las víctimas. Oficiales de bomberos estuvieron trabajando arduamente en el lugar para sacar los cuerpos que quedaron atrapados en la parte frontal del vehículo por la violencia del impacto.

Según las primeras investigaciones, un Fiat Siena, cuyo conductor habría estado alcoholizado, subió a la autopista y por razones que se desconocen se salió de su carril, atravesó el amplio espacio que divide ambas manos, y embistió de frente al Renault Clío conducido por Ariñez.

En junio pasado, Ariñez declaró frente a los jueces tucumanos en el marco de la megacausa Operativo Independencia y reconstruyó la noche que secuestraron a su padre. “Mi abuela me contó que esa noche estaban durmiendo, y unas personas llegaron y se identificaron, como que estaban buscando ladrones… Mi papá tenía 17 años y no vivía con mi mamá, cada uno vivía con sus padres”, dijo. En esa oportunidad antes de terminar su testimonio, les pidió a los magistrados que quienes resulten culpables del juicio sean enviados a la cárcel, “que no vuelvan a sus casas, es lo mínimo”. Y para concluir leyó un poema de su padre: “Inoportuno hasta para la muerte, te llevaron cuando menos debías irte. Inoportuno vuelve hoy, cuarenta años después en mí, tu justicia”. La última frase la había agregado ella.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More