Argentina. Enfoques cooperativos; Hoy: TECNICOOP se apresta a redoblar su función social.

Publicidad

Por  José Yorg, el cooperario.

 

 

“Más que el brillo de la victoria, nos conmueve la entereza ante la adversidad”. Octavio Paz

“La libertad, para realizarse, debe bajar a la tierra y encarnar entre los hombres. No le hacen falta alas sino raíces”. Octavio Paz

 

 

 

Estamos en el último mes del año de 2016, víspera de las bodas de plata de nuestra entidad cooperativa TECNICOOP a cumplirse el 1° de abril del 2017 y ello, para nosotros, miembros, es una circunstancia de enorme gravitación, de enorme significación personal, profesional y militante.

Somos la consecuencia del vacío dirigencial cooperativo, del vacío integracionista, del vacío doctrinal, del vacío educativo, del vacío de presencia cooperativa en una provincia Argentina llamada Formosa. Somos la reacción cooperativa a esa dolorosa realidad. Tomamos la palabra e irrumpimos.

Desde aquel mes de abril de 1992 nuestros esfuerzos, nuestros fracasos y nuestros adelantos no han cesado, seguimos disputando espacios para lo cooperativo, para lo social, para la mejoría humana.

Hoy, TECNICOOP referencia, junto a otras entidades y personalidades, la construcción del cooperativismo Latinoamericano del siglo XXI, asumió esa formidable responsabilidad y contribuye día con día a ese cooperativismo transformador que interpela moralmente a ese cooperativismo burocrático, economicista  y anquilosado que impide que los pueblos identifiquen a la cooperación como modo de emancipación.

El contexto mundial se presenta contrario a la vida, se imponen políticas retrógradas que sostienen a claques política-partidarias más corrupta y decadente de todos los tiempos, aquí es imperativo evidenciar un camino, enviar una señal promisoria de que es posible otro mundo bajo la lógica de la cooperación.

Haber transitado estos veinticincos años de militancia cooperativa en TECNICOOP han sido de aprendizajes, de cúmulos de amistad, de lucha y de solidaridad sin par. Hemos demostrado, sin ambages, que personas simples, de pueblo, trabajadores, pueden dar ruptura a destinos predestinados y erguirse, estudiar y obtener títulos universitarios merced a la fuerza cooperativa. Seguramente que es esto nuestro máximo legado.

Los desafíos que vienen

Esa ola neoconservadora y proteccionista que aludíamos más arriba nos empujará a que nos afirmemos en nuestros valores y principios cooperativos en su fortaleza transformadora, no tan sólo como defensa sino de avance, de asumir con iniciativas innovadoras los desafíos que vienen. Nos aprestamos a redoblar nuestra función social.

Los detractores de la vida, de lo humano, de la cooperación, los afectos al capital y la ganancia a cualquier costo saben qué hacer, ya tienen claro su hoja de ruta de restauración, por tanto, nos corresponde a los amantes de la cooperación situarnos con precisión en un examen riguroso interno, es decir, mirarnos cómo administramos, cómo nos comportamos en la sociedad, cómo nos concientizamos cooperativamente, cómo tomamos distancia de los vicios de la sociedad capitalista, del individualismo, del sectarismo y de tal modo, afianzar la conciencia transformadora cooperativa, para la acción.

Porque en efecto, de eso se trata la cooperación, de transformar y no de adecuarnos a las leyes capitalistas, tema que demasiados dirigentes soslayan y se vuelven burócratas.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More