Publicado en: 27 febrero, 2018

Argentina. Enfoques cooperativos, Hoy: Nuestros aprendizajes, nuestras reflexiones, en medio de las disputas inter-poderes.

Por tecnicoop

Creemos que es este el meollo de la cuestión: La relación entre las políticas neoliberales y el cooperativismo. Correlación de factores y circunstancias. Veamos:

 

“Los marcos son estructuras mentales que conforman nuestro modo de ver el mundo. Como consecuencia de ello, conforman las metas que nos proponemos… En política nuestros marcos conforman nuestras políticas sociales y las instituciones que creamos para llevar a cabo dichas políticas. Cambiar nuestros marcos es cambiar todo esto. El cambio de marco es cambio social”. George Lakoff

 

Con bastante frecuencia se alude a que el cooperativismo,-por su cantidad de miembros-en el mundo debería tener mayor peso político en las decisiones de los Estados, en los gobiernos. A esa ecuación de acción política se la denomina “incidencia en políticas públicas”.

E incluso, desde la Aci-Américas- Cooperativas de las Américas. Región de la Alianza Cooperativa Internacional, se diseñó una “Guía para elaborar planes estratégicos de incidencia”. Se realizan actividades académicas para implementarlos.

En resumen, esta guía es una valiosa ayuda para que las cooperativas desarrollen su capacidad de incidir estratégicamente en los procesos políticos, sociales y económicos de sus comunidades y países”, se afirma desde esa organización representativa cooperativa.

Estos temas y otros han merecido nuestro análisis en el “Seminario de perfeccionamiento técnico y conducción política cooperativa” en que, en estos primeros meses del año 2018, nos tiene atareados.

Deducimos que, a la altura que ha llegado el desarrollo del capitalismo, un capitalismo globalizado y financiero, le permite, sin más, promover gobiernos neoliberales y se sabe por propia experiencia de los pueblos lo que ello implica a sus derechos.

Creemos que es este el meollo de la cuestión: La relación entre las políticas neoliberales y el cooperativismo. Correlación de factores  y circunstancias. Veamos:

El cooperativismo, movimiento socio-económico con valores y principios, doctrina de armonía, visionario de otra economía basada sobre una organización empresarial que aniquila la plusvalía puesto que  practica el retorno proporcional de los beneficios, extendiendo a la comunidad su acción educativa de mejoramiento humano, se encuentra en un dilema.

Tener  “Planes estratégicos de incidencia  en políticas públicas” es un enorme dilema, porque el accionar economicista, de gran parte de las cooperativas, las hacen vulnerables, toda vez que replican culturas ajenas a su esencia y razón de ser, mal podrían entonces, tener poder de incidencia política. Sus cuadros dirigenciales administrativos evidencian poca formación política (ciencias políticas) por ello es notoria la ausencia de estrategos cooperativo. Se incide y se disputa desde una relación de poder y no desde la voluntariedad.

Las cooperativas viven y se  desenvuelven en sociedades capitalistas que generan desigualdades, ello implica, en la cotidianidad, conflictos sociales, implica sobre todo vivir a contracorrientes culturales capitalista que estimulan el individualismo, mezquindades y egoísmos, vicios que se anidan en la personalidad humana y que atentan contra la formación cooperativa. Por ello, es necesaria una formación política que nos permita reflexionar,  analizar y comprender la trama de los factores de poder.

Pero es que los conflictos sociales, políticos y económicos se dan también intra-poder, lo vemos y sufrimos a diario, la competencia por el poder real o por representarlo es intensa.

De tal modo pues, la cooperación encuentra trabas a su noble desarrollo, en medio de esa circunstancia se dan nuestros aprendizajes, nuestras reflexiones, en medio de las disputas inter-poderes que implican estar inmersos en potenciales conflictos sociales que se reproducen y agravan en forma geométrica.

Según ha difundido la organización cooperativa internacional “A nivel mundial las cooperativas cuentan con casi 1.000 millones de socios y generan 100 millones de empleos, un 20 % más que las firmas multinacionales (2012).- Las ventas de las 300 empresas cooperativas más grandes del mundo suman 1.1 trillones de dólares, importe comparable al PIB de algunas de las economías nacionales más importantes (2012).

Esa enormidad de miembros cooperativos y acción económica en el mundo no se traduce en construcción de  poder, poder  de representatividad, de negociación. Pero es que hoy, en esta etapa capitalista financiera,  el cooperativismo debe insistir en que se deben construir nuevas relaciones sociales, relaciones amigables, en todas las esferas de la vida, y compatibles con la naturaleza y que esa incidencia política, convertida en poder, sea concreta y real.

Cabe preguntarse entonces: ¿Cómo llevar adelante planes estratégicos de incidencia  en políticas públicas?

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

 

Por José Yorg, el cooperario.

-->
COLABORA CON KAOS