Argentina. Enfoques cooperativos; Hoy: La crítica cooperativa

Por José Yorg, el cooperario.

 

“Un hombre nulo es algo horrible. Pero hay otra cosa peor: un hombre anulado.”  Honoré de Balzac.

 

Ahora, nos animamos a preguntarnos,  según lo dicho por Honoré de Balzac, ¿Quién anula al hombre? Debatamos.

 

 

El cooperativismo se conformó de la crítica hacia el modelo productivo engendrado por la Revolución industrial, los Pioneros de Rochdale observaron tal y cual se les presentaba aquel modelo capitalista y concluyeron que era altamente dañino para la humanidad.

Es decir, y digámonos a viva voz: El cooperativismo es un movimiento contestatario al modelo capitalista. Su crítica es hacia ese modelo productivo irracional, pero también se dirige a los vicios que emergen en su interior.

Se podrá decir y de hecho lo hacen las dirigencias cooperativas de cualquier lugar y de cualquier estadio organizacional, que “es mejor adaptarse al mercado”. Son los fariseos.

La crisis y ruina de ciertas cooperativas  se reduce a la crisis de su dirección  y a la incapacidad de sus asociados de generar nuevas y vigorosas conducciones, esto es tan contundente que exime de mayor análisis, sin embargo, haremos algunas consideraciones necesarias.

Cuando una dirección cooperativa, sea de primer, de segundo o de tercer rango organizacional, está vaciada de los valores y principios cooperativos y ha adquirido, por fuerza de la imitación, miradas del modelo capitalista, está viciada y ha perdido su razón de ser.

En los tiempos de turbulencia financiera y dominio absoluto de los medios de comunicación, que más que informar, deforman y engañan, se hace necesaria la crítica cooperativa que llame a la rectificación personal e institucional. Sin embargo, sabemos por propia experiencia que ese proceso de enmienda no es  simple, requiere consenso y debate, decisión firme.

Una mirada interna podría darnos elementos de las negatividades que se viven cotidianamente en una cooperativa, encontramos asociados  negligentes en el trabajo y flojos en el estudio, actitudes mezquinas, como retacear esfuerzos necesarios, parasitismo y holgazanería.

Directivos que promueven el dictado de cursos de cooperativismo mediocres y aburridos, sin debates y críticas necesarias a lo que está mal. La pregunta es: ¿Lo hacen a propósito para desalentar?

Dirigencias eternizadas que fosilizan roles y funciones, convierten en mediocridades la vida institucional y desalientan innovaciones e iniciativas de progreso y adelantos colectivos y el surgimiento de nuevos cuadros dirigenciales.

Federaciones y confederaciones elitistas que no miran a las bases, y no prestan ninguna apoyatura institucional, actúan como islas.

La educación transformadora.

Hemos estudiado y definido los elementos característicos de la pedagogía cooperativa que se aparta de la pedagogía liberal que se enseña y aprende en los institutos oficiales y que luego lo asimilan en los programas o cursos cooperativos, con el daño consecuente de ello.

La educación y capacitación cooperativa es otra cosa, es aprender y des-aprender lo que es erróneo y falso conocimiento. Derrumba-la educación transformadora-toda desvirtuación de los hechos históricos que impiden que  la humanidad  construya un orden justo y equitativo.

Por ejemplo, la pedagogía y didáctica cooperativa en el ámbito escolar y universitario  facilita al docente establecer relaciones positivas y sanas  con y entre alumnos y de tal modo se construye una comunidad educativa organizada donde es posible llevar adelante aprendizajes teórico-prácticos con proyección social.

En el seno de las cooperativas es necesario revisar concienzudamente todo, todo lo administrativo, lo productivo, la distribución y las relaciones entre los asociados y entre la comunidad en la que está inserta.

Una profunda y fructífera reflexión cooperativa es imperativa. Un programa de educación cooperativa transformadora seria y dinámica ayudará. Recordar que, sencillamente cooperar es aprender y trabajar juntos para desarrollar  habilidades, destrezas y capacidades, así como también desplegar el espíritu altruista y el compañerismo social, valores a recuperar prontamente. La crítica cooperativa es la herramienta formidable y oportuna, para todo ese mejoramiento cooperativo.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS