Argentina. Enfoques cooperativos; Hoy: Historiografía de la educación cooperativa escolar. Implicancia de su “Declaración de Interés Cooperativo” por el INAES

TECNICOOP, integrante del movimiento pedagógico cooperativo escolar y universitario. 

Por José Yorg, el cooperario.

 

“La educación es el fundamental instrumento de transformación social en cualquier proceso que exige cambios profundos y permanentes, en cualquier época y sean cuales fueren las circunstancias y regímenes que tengan  que operar en tal sentido.” Jesualdo Sosa.

 

“Como presencia en la historia y en el mundo, lucho esperanzadamente por los sueños, por la utopía, por la esperanza, con miras a una pedagogía crítica. Y mi lucha no es en vano.” Paulo Freire.

 

Para avanzar hacia otra forma organizativa civilizatoria, superadora de la actual, opinan, de manera más o menos similar, los pensadores, quienes interpretan que es menester prefigurar en la conciencias al mismo tiempo en que se va construyendo esa nueva sociedad. Los Probos Pioneros de Rochdale en el año de 1844 iniciaron ese camino.

En el análisis de coyuntura de aquellos Pioneros, el mundo se presentaba ante ellos, incongruente para un buen vivir, la Revolución industrial inglesa, devoraba a la clase trabajadora, los consumía, literalmente hablando, la extenuación de las largas y penosas horas laborales a las que debían someterse. En ese contexto surgió la idea de la organización cooperativa alumbrando un largo pero efectivo camino hacia otro mejor mundo.

En pleno siglo XXI  las cosas-vía neoliberalismo financiero-no han cambiado demasiado, el trabajador regresa luego de su jornada laboral exhausto pero tiene la televisión que lo distrae y lo transporta a un mundo de ensueños.

En Argentina el cooperativismo floreció prontamente casi desde su constitución como nación. El propio Domingo Faustino Sarmiento- 1811-1888-impulsó la cooperación en la primera ley de educación (1420) y luego vendrían importante leyes. Se constituyó-al decir del observador-un Estado con una doctrina promocional del cooperativismo. Sin embargo, no todo es color de rosas.

Se logró incluir en la legislación nacional de educación (26206)  en su artículo N° 90 la educación cooperativa escolar, que prácticamente no se cumple, con las excepciones destacables. Así  existe una brecha entre la ley y su efectiva ejecución.

Las formidables experiencias educativas cooperativas escolares y universitarias que se despliegan honrosamente son productos de la acción de proactivos docentes.

Es, precisamente, en ese punto central de la tensión entre la ley y los decisores políticos donde se ubica el accionar de TECNICOOP, un sujeto organizacional educativo, gremial y   político que impulsa, con vigor necesario, la educación  cooperativa escolar y universitaria.

Esa acción orgánica se inició en el año de 1992 hasta la fecha y ha significado la construcción de un entramado educacional desde el nivel primario hasta el nivel universitario, sistematizando las diversas y variadas experiencias, aportando documentos pedagógicos y didácticos significativos. También auscultó antecedentes y logró reconstruir la trayectoria histórica educativa plasmándola en un texto denominado “Historiografía de la educación cooperativa escolar de Formosa, a través de documentos oficiales”.

Ese documento historiográfico, luego de traspasar  singulares  cercos burocráticos,  logró que el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social-INAES-, órgano-autoridad de aplicación del régimen legal cooperativo y mutual, tiene bajo su órbita facultades y atribuciones institucionales en todo el país, siendo su fin principal y superior una adecuada y oportuna promoción, desarrollo, fiscalización, y sanción de las mismas. Emitió la Resolución de “Declaración de Interés Cooperativo” (RESFC-2019-920-APN-DI#INAES).

La entrega oficial del documento lo realizó el Lic. Eduardo Fontenla, Director del INAES., y tuvo por escenario la apertura del “1° Seminario de soberanía alimentaria con base cooperativa” en el local del «Centro de Capacitación integral Juan Pablo II».

Hagamos mención sólo a un argumento expuesto en la parte del Considerando de la Resolución: “Que declarar de interés la “Historiografía de la Educación Cooperativa Escolar de Formosa”, contribuirá al cumplimiento de los objetivos propuestos en la mencionada Ley Nacional”.( Se refiere a la citada ley nacional de educación n° 26206 en su artículo N° 90.)

¡Qué formidable acción benéfica atribuyen a la Historiografía de la educación cooperativa escolar de Formosa!

La implicancia de dicha resolución sobre la Historiografía, no exenta de  esfuerzos y conjunción de alianzas en la gestión, nos obliga a enfocar la mirada sobre este hecho de manera más puntillosa, a la luz de la ciencia social, de sus leyes explicativas  y sus contrariedades.

El material escrito, fruto de una profunda investigación y estudio, que tiene como ejes del trabajo a documentaciones oficiales y que contiene aportes testimoniales valiosos de reconocidos docentes, quienes llevaron adelante distintas experiencias educativas en la Provincia de Formosa (Argentina), y en continuidad a esas experiencias relevantes se suma la de los mismos autores, Profesores Ana María Ramírez Zarza y José Yorg, enmarcado en cumplimientos desde el Ministerio de Cultura y Educación.

El cooperativismo navega a contracorriente de las imposiciones del neoliberalismo financiero, por tanto, cada paso adelante que pretenda dar en su avance cultural y educativo, como así también en su aspecto empresarial, tropezará con cercos no bien definidos y oscuros.

Cada instancia gubernamental, tanto nacional como provincial y municipal, muchas veces, demasiadas veces, se convierten en fortalezas infranqueables capaces de frenar a las iniciativas cooperativas.

¿Acaso tales escenarios y disputas  no requieren de un vigor físico y mental excepcional? Sí, claro que lo requieren y esa cualificación sólo es alcanzable a través de una conciencia cooperativa que otorga perseverancia en la disputa, al decir de Simón Bolívar “Dios concede la victoria a la constancia”.

Está claro, entonces, que  se requiere de una organización y de un movimiento de incidencia potente que pueda eventualmente hacer ceder  las rígidas estructuras ideológicas y mentales burocráticas para que florezca la educación cooperativa escolar en procura de una transformación educativa oficial mejor.

Recorrer los estamentos   legislativos,  ejecutivos y judiciales, así como  específicamente los encuentros con los equipos  técnicos del área oficial educativa, para sensibilizarlos requiere, sin dudas, de la potencia de TECNICOOP, como integrante del movimiento pedagógico cooperativo escolar y universitario en pos de una educación con potencia transformadora.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS