Argentina. Enfoques cooperativos; Hoy: Es hora de impulsar el compañerismo social

Por José Yorg, el cooperario.

 

“Ningún individuo puede ganar un partido por sí mismo”. Pelé

“No importan los logros que conseguiste, alguien te ayudó”. Althea Gibson

 

 

 

Las políticas públicas neoliberales  minaron la industria nacional, empobreció a  la mayoría del pueblo, degradó las instituciones democráticas, pero lo más grave es que desguazó el sentimiento del compañerismo social, suplantándolo por un individualismo enajenante.

Nos gusta repetir que existen en verdad muchas acepciones de la palabra “compañero”, pero la que nos  deleita es la acepción que dice que son aquellas personas que comparten el  pan y de tal modo se tejen relaciones sociales amigables que neutralizan confrontaciones estimuladas desde los centros de poder con fines de “división para reinar”.

En tiempos en que pareciera asentarse en mentes y corazones el individualismo y la mezquindad, nosotros los cooperantes, nos acrecentamos con cantos de amistad y fraternidad  para generar compañerismo social necesario para construir una nación feliz.

Condicionantes al desarrollo social

Los datos  revelan la herencia de deuda externa explosiva que recibirá el próximo gobierno, que es muy posible que sea peronista, pero no se saldrá adelante sin un plan racional sustentado en el esfuerzo equitativo y justo para restablecer el desarrollo social.

La deuda pública nos hundió en el subdesarrollo y la dependencia económica, ahora, las soluciones al subdesarrollo y dependencia de Argentina deben basarse en el cooperativismo transformador  y no en las políticas neo-liberales.

Según la publicación que accedimos por internet de diputadosbsas.com.ar, “a la próxima administración le llegarán vencimientos por USD 20.376 millones en 2020, 31.608 millones en 2021, 49.923 millones en 2022 (el monto más alto entre 2020-2045) y 46.594 millones en 2023, destaca la UMET”.

Según el reconocido economista y Doctor en Ciencias Sociales argentino Julio Gambina “La deuda condiciona el futuro cercano” y “La situación social y económica es mala para la mayoría de la sociedad y así lo explicitan los indicadores oficiales en materia de inflación y recesión, pobreza y desempleo, pero no puede obviarse que se intenta disimular con la gigantesca asistencia del FMI, de lo contrario todo sería peor. Al mismo tiempo, esos fondos contribuyen a potenciar la salida de capitales y la apropiación de cuantiosas ganancias en muy pocos sectores de la especulación, con tasas de interés cercanas al 70%”.

Entonces, ratificamos que es muy posible que el próximo gobierno sea peronista. Ahora, la pregunta es ¿Qué tendencia peronista prevalecerá?

La pregunta en modo alguno es antojadiza a tenor de las muchas líneas que alberga el peronismo, incluidos los inclinados al neoliberalismo. Tal vez sea bueno re-leer  y aplicar lo que proclama la marcha peronista: “Combatiendo al capital…”, en fin, ya se sabrá.

Cooperativismo transformador

También se hace necesario que el cooperativismo como expresión de otra cultura económica, de otra política social, abandone el burocratismo, el acomodamiento de su accionar al capitalismo, debe dejar de jugar a ser un complemento marginal de la actividad económica mundial. Ello es imperativo, pues ese fue su misión fundacional y no otro.

El cooperativismo transformador tiene un rol importante en lo económico, en lo social, pero su fuerte está en el campo cultural y educativo donde la contienda es decisiva para generar las relaciones sociales humanas, necesarias para ese mundo mejor, y allí está la fuente de la condición humana del compañerismo social.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS