Argentina.Enfoques cooperativos; Hoy: El compañerismo organizacional, el compañerismo social y cooperativo

Publicidad

Por José Yorg, el cooperario.

 

 

“El compañerismo y la confianza surgen de forma natural cuando se respetan la disciplina y los buenos valores”. Tao Zhu Gong

 

 

En verdad existen muchos conceptos e incluso varias acepciones, en fin, como fuere, encaramos esta temática por segunda vez en razón a que en la generalidad se observa en las parcialidades políticas que otrora promovían fuertemente el compañerismo, hoy aparece como muy debilitado.

Mostramos afecto por aquella definición derivada del latín (“cum panis”),   que significa “compartir el pan” y toda la connotación que ello implica entre personas que comparten el pan y que nos lleva, sin más, a la solidaridad efectiva, a la fraternidad, a la cooperación.

Nosotros nos referimos a la relación “compañerismo” en el ámbito organizacional y dentro de esta amplia cobertura, a la organización cooperativa que deviene una relación política de compañerismo. Entendemos a aquella relación que proviene de una decisión política libre  y voluntaria que implica-entre otros- ajustar el comportamiento a las normas y reglas organizacionales que rigen la vida institucional y que favorecen el trato entre pares como compañero.

El elemento que amalgama esa voluntad libre y voluntaria provienen de la persuasión que se alcanza en razón de discernir y compartir una concepción que lleva a la unidad de acción.

Sin temor a equívocos o exageración, podríamos bien decir que el compañerismo, como relación política, como proceso constructivo humano, es un estadio superior de conciencia, los inmaduros, los ancianos prematuros, los indignos, no podrían comprenderlo, y los oportunistas menos aún.

Entonces, el compañerismo está basado en gran medida también en el afecto que se despierta y se desarrolla, en el hecho de que se identifica en el otro y con el otro, comparten normas y reglas establecidas, comprenden y practican la disciplina organizacional, se alejan y repugnan el individualismo, la mezquindad, la competencia del más fuerte.

Desde   http://www.ijeditores.com.ar  nos aclaran jurídicamente que  “Empero, la affectio societatis no debe ser confundida con las meras relaciones cordiales y amistosas entre los integrantes de una sociedad, ya que este tipo de relación bien puede faltar sin que por ello desaparezca la affectio, relación de naturaleza diferente, vinculada a la existencia de una voluntad común de los socios para la consecución del fin social y constituida más bien por la disposición anímica activa de colaboración en todo lo que haga al objeto de la sociedad”. Agregamos, no estamos hablando de un club de amigos, sino de una relación ideo-política.

El compañerismo, como elemento ideológico que deviene en acción política cooperativa, genera el sentimiento de compartir el pan de la sabiduría, de la doctrina, de valores y principios que nos llevan a ser mejores, nos llevan a entrever otra forma de organización socio-económica del mundo donde sea posible el compañerismo organizacional, social y cooperativo,  de tal modo, poder encausar toda energía hacia esos objetivos imprescindibles para preservar la vida y la naturaleza.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More