Argentina. ¡El gran capital contra la protección de la salud! ¡No hay que ceder!

Publicidad

Pretenden el levantamiento de la “cuarentena” poniendo sus ganancias por delante de la vida, la salud y las condiciones de vida y trabajo del pueblo. La política del aislacionismo social decidida por el gobierno nacional ha dado hasta hora buenos resultados, ralentizando la curva de crecimiento de la pandemia del coronavirus. Hay que mantenerla todo lo que los especialistas consideren necesario.

Además, a través de los medios, el gran capital elabora y baja un discurso que busca influir sobre la importante parte de la sociedad (30 a 40%) que desarrolla su actividad económica de manera “informal” y precaria, en el día a día, quienes también desesperados y necesitados, se sienten impelidos a ejercen presión por el levantamiento, aun parcial de la cuarentena. Las necesidades de estos vastos sectores deben ser atendidas sin descuidar su protección frente a la pandemia

Cuando la realidad haga posible pensar en flexibilizar la cuarentena, no deberá ser de cualquier manera. Se necesita planificación del Estado con participación popular, especialmente en los territorios de la pobreza acrecentada en décadas de hegemonía neoliberal y cuyos personeros siguen pidiendo concentración de riquezas y más ajuste a costa del pueblo. No hay solución burocrática o tecnocrática al problema, se requiere un inmenso mecanismo de protagonismo y participación social, de los trabajadores y las organizaciones populares, que incluya las experiencias de autogestión de la economía popular.

Es urgente poner en discusión y aplicar una serie de medidas:

1.    Cambiar el modelo productivo y de desarrollo a favor de las necesidades populares.

2.    Sobre el papel de la banca: disponer la “nacionalización de los depósitos”, o directamente la “nacionalización de la banca”, para que el crédito esté en consonancia con la política económica a seguir y se acabe con la extranjerización.

3.    Aplicar un impuesto extraordinario a las grandes fortunas, protagonistas de la especulación, el endeudamiento y la fuga de capitales.

4.    Control de precios, con participación popular.

5.    Asegurar la producción de infraestructura hospitalaria, los medicamentos y utensilios necesarios para la actividad; incluso, mejorar los salarios e ingresos de trabajadoras/es de la salud.

Se trata de salir de la cuarentena en el momento preciso que indiquen los especialistas, progresivamente, pero no para retomar el rumbo de la normalidad de las ganancias, sino de otra normalidad, la de la satisfacción de las amplias necesidades sociales.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More