Argentina: Defensa de luchadora social preocupada por su detención

El 14 de noviembre finalizó el juicio oral a “la Colo” Fernanda Pereyra, que resultó absuelta por el delito de obstrucción de vía pública e impedimento de tránsito.-
Fue defendida durante todo el proceso por dos de nuestros compañeros, Eduardo Soares y Roberto Perdía.

Obviamente nos alegramos por la querida Colo, la abnegada compañera que acompaña a todos los que luchan.-   Nos alegramos por ella y por las organizaciones que la cuentan entre sus filas.

Sin embargo no podemos menos que estar muy preocupados tanto por el origen del propio proceso, por los injustos cargos que la Colo tuvo que afrontar y más preocupados aun por los términos del fallo.

Recordamos los hechos: 

El 19 de julio del 2011 se llevó adelante el acto en conmemoración de la caída en combate del Comandante Mario Santucho, en la esquina de Callao y Corrientes de la Ciudad de Buenos Aires.

Como durante años, el acto se produjo con un camión cruzado que hizo las veces de palco y varias columnas de distintas organizaciones que fueron confluyendo desde el Obelisco al lugar de su realización.

La Colo estuvo entre los presentes, como estuvimos sus defensores y casi mil compañeros, ese día.

¿Por qué la judicializan a ella?

Porque dio una pequeña nota en los medios donde detalló causas judiciales que ella defiende, básicamente la del ataque al local partidario del entonces gobernador Sobisch, asesino del maestro Fuentealba.

¿¿Sólo por eso??  ¿¿Exclusivamente por eso???

¡¡¡Exactamente!!!  La sola identificación de la Colo como presente en el Acto,  por parte de la policía, los fiscales y la maquinaria judicial determinó su imputación y, finalmente, su sometimiento a juicio.

El Debate no fue simple, fueron tres jornadas extensas, con policías federales del Gobierno Nacional cargados de subjetividades, discriminación contra las organizaciones del Acto y mala intención y «criminalistas» de la Fiscalía con un alto grado de compromiso político con el macrismo.

La causa y la denuncia la inicia la policía Federal, las fuerzas de un Gobierno que se jacta de defender los DDHH.-  El comisario a cargo de la Seccional de la jurisdicción y su apreciación satanizando a las organizaciones,  parecía salido de una historia de las décadas de los sesenta o setenta, un comisario que aún sigue en actividad y que fuera defendido a rajatabla por el Tribunal de Juicio al punto de amenazar a la Defensa de la Colo con denunciarlo ante el Colegio de Abogados.

El proceso y la criminalización de la Colo, que estuvo en el acto ejerciendo legítimamente su profesión de abogada, asesorando compañeros y declarando a los medios de comunicación exclusivamente sobre causas que defiende, ya resulta una gran luz de alarma que se enciende para TODOS y que todos debemos hacer trascender.
Pero, si con la persecución resultara insuficiente, tenemos, finalmente, el Fallo.

La defensa de la Colo pidió la absolución con la aclaración expresa de que la Colo no cometió delito alguno y que estar presente en un acto no implica la comisión de un delito o una contravención.

El Tribunal la absolvió, pero sólo POR EL BENEFICIO DE LA DUDA, aclarándonos expresamente que «si hubiera sido por la íntima convicción la habríamos condenado».-  Se nos dijo a la Defensa de la Colo que la absolución se debió a que «el planteo de ustedes fue mejor que el de la Fiscalía» y porque el Tribunal y la Acusación «no pudieron determinar el rol (de la Colo) en la organización del Acto».

Esperaremos la resolución completa pero preocupados por el precedente que puede crear la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires  -aún muy contentos por la merecida absolución de la querida Colo- un Fallo como el que comentamos constituiría un peligroso antecedente para criminalizar a cualquier concurrente o participante en cualquier Acto como los de Santucho o el Che.

El resaltar la condición de abogada de la Colo por parte de la defensa así como denunciar a la Justicia porteña por el intento de avasallar su derecho a ejercer su profesión de abogada («defensora» se encargó ella misma de resaltar) y la dignidad admirable con la que la lleva adelante, también determinó y afectó la decisión favorable del Tribunal.-    Pero tal condición no la tienen cientos de compañeros y compañeras que concurren a esos actos y que pueden quedar a merced de una criminalización con fallos como éste.

Contentos y preocupados saludamos la absolución de la Colo

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS