Argentina. Crónica del último debate del año en la Taberna Internacionalista Vasca: «La unidad popular deberá ser la respuesta al avance derechista en América Latina»

Publicidad

El economista Claudio Katz, el poeta y escritor Vicente Zito Lema, y los militantes sociales y políticos Manuel Bertoldi (del Movimiento Popular Patria Grande) , Emanuel Álvarez (del Movimiento Popular La Dignidad) y Facundo Guillen (de OLP-Simón Bolívar), fueron los encargados de debatir sobre «Argentina-Venezuela y la ofensiva derechista en el continente» en la última reunión del año de Cátedras Bolivarianas, de la Taberna Internacionalista Vasca en Buenos Aires. 

Carlos Aznárez como organizador y coordinador del encuentro destacó la importancia de mantener estos espacios de debate hoy más que nunca. “Tenemos que trabajar bastante para el año que viene con propuestas de unidad popular porque tenemos un enemigo complicado y en ese sentido el debate de ideas es muy importante así como la formación, hay que insistir en la formación de los jóvenes y de los no tan jóvenes, hay que trabajar con los textos clásicos y también con las discusiones entre nosotros para ayudarnos e ir avanzando en la formación de la unidad latinoamericana para enfrentar este avance de la derecha que estamos viviendo”, aseguró el director de Resumen Latinoamericano y además agradeció al Movimiento Popular La Dignidad (MPLD) el espacio “para seguir reuniendo en el 2016 las actividades de la Taberna y las charlas internacionalistas”.

Como afirmó claramente Claudio Katz, de Economistas de Izquierda (EDI), «lamentablemente tenemos que cerrar el año analizando la ofensiva derechista en América Latina porque con el triunfo de Macri, la derrota en los últimos comicios en Venezuela, la presión sobre Dilma y la incierta reelección de Evo hay evidentemente un fuerte giro hacia la restauración conservadora. En ese sentido Katz expuso: “ha cambiado la agenda, ahora estamos discutiendo si concluye o no concluye en ciclo progresista y no cuánto avanzan los gobiernos distanciados del neoliberalismo. Todavía no sabemos si el ciclo iniciado por rebeliones populares, con victorias democráticas que limitaron la capacidad de intervención del imperialismo, ha concluido. Ese período le impidió al imperialismo de Estados Unidos devastar los recursos naturales de América Latina con las guerras que por ejemplo utilizó para devastar el mundo árabe. Lo que hemos logrado en estos diez años no solo son victorias democráticas y mejoras sociales, le pudimos poner un freno criminal al imperialismo que cuando no tiene ese freno  destruye estados, masacra poblaciones y deja sin vida a poblaciones enteras”.

En ese sentido, Facundo Guillén, de la OLP-Simón Bolívar, indicó: “para los yanquis este año no fue positivo, en Ucrania no la vienen pasando muy bien no solamente contra los rusos sino contra las milicias comunistas del Donbas; los kurdos vienen creciendo fuertemente a contraposición de Turquía que forma parte de la OTAN en el norte de Siria; los sirios lograron mantenerse en pie de lucha y los rusos los apoyaron; el pueblo de Yemen, nucleado en el el movimiento Ansarola no hace más que meterles patadas en el culo a Arabia Saudita y a los yanquis que utilizan bombas racimo prohibidas por la ONU; Palestina con Hamás; Hezbolá en el Líbano. Les venía yendo bastante mal, a pesar de que el Estado Islámico creció, venían teniendo problemas importantes de hegemonía en esa región. Ahora piensan en América Latina”.

El integrante del EDI enfatizó sobre la importancia en lo inmediato de Venezuela para América Latina porque considera que hay que estar preparados para actuar y para ver lo que va a pasar en Venezuela en muy poco tiempo. “El imperialismo concentra todos sus dardos allí, por eso reconoce a Cuba, le hace guiños a muchos gobiernos pero con Venezuela es implacable, le baja el precio del petróleo, alimenta  los paramilitares, financia ONGs conspirativas, busca golpes destituyentes a la mañana, al mediodía, a la noche, todo el tiempo está pensando como socavar el gobierno bolivariano e imponer un golpe”, manifestó Katz. Además, garantizó que el imperialismo en Venezuela trabaja por dos costados: con Leopoldo López para relanzar las guarimbas y con Capriles para desgastar al gobierno, y trabaja con Macri a nivel internacional para combinar las dos variantes según la conveniencia del momento.

Manuel Bertoldi, del Movimiento Patria Grande, expuso: “hay que tratar de balancear cómo se ha venido desarrollando la construcción política del proceso revolucionario, donde el Estado todavía es un Estado liberal burgués, todavía es funcional y consolida la sociedad tanto cultural como económicamente en los marcos capitalistas. Como bien orientaba Chávez, en ese famoso discurso que se denominó Golpe de Timón, donde plantea la necesaria perspectiva de fortalecer un Estado comunal que administre desde la construcción del poder popular  cada vez más los destinos del país”. Asimismo, Bertoldi afirmó que el desafío de Venezuela es aún más duro en este contexto regional. Muchas de las disyuntivas que están planteadas hoy en Venezuela también sirven para analizar para los ciclos que se denominan progresistas. “Por un lado, las operaciones mediáticas ya no son en clave nacional sino que son construidas en un marco continental y los principales medios de comunicación hegemónicos están trabajando de forma articulada.

En ese sentido, el militante de Patria Grande señaló: “Una de las primeras política que Macri llevó adelante, inclusive antes de ser gobierno, fue el necesario aislamiento que se tenía que hacer de Venezuela por parte de los países de la región. La derecha avanza en Brasil, está queriendo construir la mayoría parlamentaria para iniciarle el juicio político a Dilma Rousseff.  Los mecanismos de integración que antes habían jugado un papel importante en blindar, por lo menos los procesos democráticos y la autodeterminación de los pueblos en América Latina, ya no cuentan con la iniciativa que tuvieron años pasados”.

Ante la victoria de Macri en Argentina, el empeño en Brasil de enjuiciar a Dilma y la derrota electoral en Venezuela, Guillén cree que estas cosas pasaron bastante rápido porque  “tiene que ver con que definitivamente la Patria Grande es real, no es un invento, y las cosas que pasan en nuestros países están completamente conectadas, la subjetividad de nuestra gente es muy parecida en todos lados y ha habido un ciclo que por ahí no termina hoy pero se encuentra con graves problemas. Ojala los compañeros de Venezuela estén a la altura de las circunstancias y nos den otra lección, como ya nos han dado varias veces, pero la cosa esta difícil en el resto del continente”.

En relación al panorama argentino Guillén expresó: “creo que se abrió un ciclo político nuevo, el del 2001 se cerró y  Macri tiene suficiente poder y dinero gracias a las inversiones que se van a hacer, que hacen que tenga bastante capacidad de maniobra. Además cuenta con sectores del peronismo bastante inteligentes dentro de Cambiemos que no son lo mismo que la UCR, que son gente capaz y reaccionan rápido”. “Hay cuatro sectores grandes dentro del sistema que disputamos lo que se viene que son por un lado Cambiemos que tiene un poder importante pero necesita al PJ porque no tiene muchos gobernadores y no tiene muchísimos senadores, el PJ, el cristinismo, la izquierda trotskista y el quinto elemento es todos aquellos que no estamos con ninguno de esos espacios y queremos discutir qué hacer y que tenemos una experiencia acumulada importante, una experiencia de lucha y una incapacidad también de transformarnos en una alternativa política”, indicó.

“Macri gobierna para el agronegocio que se está vengando ahora de la Resolución 125, Macri gobierna para los bancos que retoman el negocio de endeudamiento y de la bicicleta financiera con altas tasas de interés, Macri gobierna para los industriales que abaratan los salarios, gobierna para los contratistas que lucraran con los tarifazos. Nos van a querer entrampar en esta discusión del juego del culpable, el macrismo dirá que tiene que hacer el ajuste por la herencia recibida y los kirchneristas se lavaran las manos y dirán que todo estaba fantástico en la economía hasta que llegó el gobierno de Macri. Argentina es la arena clave de la lucha entre los ajustadores y de los que vamos a luchar contra el ajuste, se viene un golpe duro pero pasados tres o cuatro días podemos ser cautelosamente optimistas con las reacciones que ya existen, a los pocos días ya hay reacciones. Estamos en un país que sabe resistir, que sabe combatir y esa resistencia y ese combate es el que vamos a preparar en los próximos meses” certificó Katz.

“Somos autocríticos de nuestro accionar durante todos estos años y calibrando responsabilidades creemos que tenemos que avanzar en un proceso de unidad con una perspectiva de superación a lo que fue y es el fenómeno social y político del kirchnerismo y esa superación tiene que ser a partir de poner en perspectiva la necesidad de construcción de un sujeto histórico que sea protagónico de un proceso de cambio en nuestro país. En Venezuela ese sujeto histórico es el chavismo y en Argentina tiene que construirse, tiene que surgir. Es urgente el debate de la unidad, aunque sea de acción, pero también es urgente e importante la perspectiva de unidad en clave de la construcción de un proceso emancipatorio en la Argentina donde nuestro pueblo trabajador sea cada vez más protagónico de ese proceso de cambio”, afirmó Bertoldi.

Por su parte, Emanuel Álvarez del MPLD manifestó que hay que hacer una lectura y un balance político a nivel latinoamericano muy serio y profundo porque es evidenteque algunas herramientas, estrategias o tácticas que hemos desarrollado en todos estos países han sido insuficientes, nulas o escasas, y planteó que el desafío de la militancia popular, la militancia revolucionaria, en Argentina es doble porque se da en un momento histórico de  recomposición de la derecha en donde existe una gran confusión y una gran perplejidad en todo el campo popular  y frente a esto hay una necesidad de poder construir un nuevo horizonte como campo popular para poder sobrellevar la situación durísima en Argentina.  “Tenemos que poder salir a pelear en las calles con una convicción destituyente, con una convicción de que a estos tipos no los queremos más, de que habrán ganado las elecciones pero que si van a hacer lo que ya hicieron y lo que quieren hacer nosotros los tenemos que echar. No hay ninguna posibilidad de plantear una política de resistencia al régimen que se impone en la Argentina o en América Latina si no planteamos tácticamente una serie de cuestiones que tengan que ver con echar a este gobierno directamente”, aseguró Álvarez.

“Con este escenario de contexto, con estos desafíos, cerramos el año en una situación difícil  pero aún no zanjada y para definir si el ciclo progresista termina o no, creo que será muy bueno que nos acostumbremos a mirar un poco más lo que ocurre por abajo y un poco menos lo que ocurre en las peripecias de los gobiernos y un ciclo que nació con rebeliones populares su futuro depende de rebeliones populares y de construcciones políticas de izquierda que en vez de anhelar la construcción de modelos de capitalismo postliberal  apueste, como apostaba Chávez, a proyectos socialistas. Creo que esas son nuestras banderas de este fin de año y de todos los fines de año”, concluyó Katz.

Por último habló Vicente Zito Lema: «Creo que hay una profundísima crisis civilizatoria. Las sociedades en el mundo han perdido el camino de la creencia spinoziana de basta de un Dios Padre, se pasó a un Dios Naturaleza, con Nietzsche negamos a Dios y ahora estamos negándonos a nosotros como seres humanos y de esto no se habla porque no hay crisis sociales que a la par no impliquen la crisis de los sujetos que componemos las sociedades. ¿O el mal solo lo tienen ellos y nosotros qué, inocentes criaturas de pecho? ¿Qué fue de nuestra ética que nos distinguía? ¿Qué fue de nuestros sueños que nos amparaban? ¿Qué fue de nuestra fraternidad que también se convirtió en lucha contra el hermano, ahondando lo pequeño y convirtiéndolo en definitivo?

Creo que todavía vivimos un drama y no una tragedia. Los griegos cuando fundan el teatro y la lectura del mundo distinguen entre drama y tragedia. La tragedia es cuando el resultado de los actos humanos ya está marcado de antemano, remas, remas y viene Eolo y te manda contra las piedras al carajo y a la muerte, el destino estuvo por vos, no hay historia, como diría Benjamin, en la posibilidad de que los nuevos días abran la historia que nunca está cerrada y que la podemos abrir cada vez que la rememoramos, haciendo del pasado no una piedra en nuestra cabeza sino un impulso para la nueva reflexión. Y cuántas veces tendremos que reflexionar para entender el viejo dicho del Martín Fierro: si nos peleamos entre nosotros nos devoran los de afuera.

De alguna manera, ya que no pudimos en este instante de la votación cambiar el resultado creo que no estuvo mal perder porque ahora escuchaba “ahora nos encontramos en la plaza y las diferencias no son tantas” pero quién ha dicho que las cosas son solo en sí y no son en sí y en relación, ¿Todo es igual? ¿Qué hicimos con la dialéctica? ¿Nos quedamos con la dialéctica de Heráclito y Parménides o avanzamos a Hegel y Marx? Donde cada cosa está en relación con otra, no todo es igual, no todo es homogéneo, las disputas se dan en cada cosa. También en la Iglesia hay disputas, en la universidad hay disputas, en los sindicatos hay disputas, no todo es igual. Porque si pensamos que todo es igual, el único camino que queda es el de mi generación: meter el cuerpo, agarrar las armas y cagarlos a tiros. Pero si eso no se repite porque el espíritu de la época, la ética de la responsabilidad y las relaciones de fuerzas concretas no lo permiten, no jodamos más. No hay vínculo con Macri, no es bueno caer en una derrota, aunque sea digamos de quienes no merecían dirigir el proceso de los sueños revolucionarios porque los sueños revolucionarios son en la revolución y nosotros vivimos en el capitalismo y el capitalismo es mierda dura, es crueldad y es también inteligencia para sobrevivir acertando en las relaciones de fuerza, mirando como es el mundo. No era lo mismo Macri y Scioli, no era lo mismo porque tal vez pueda ser lo mismo desde una idea absoluta del bien pero esa idea absoluta del bien solo se da en un proceso revolucionario y nosotros no estamos en ningún proceso revolucionario.

Con la ayuda de nosotros y con una visión dramática de la historia podremos entrar en el inicio de un proceso de reacomodación de fuerzas, de unidad verdadera en la lucha con la gente, pidiendo rendición de cuentas a quienes dirigieron estos procesos, pero también pidiendo y dando nosotros rendición de cuentas. ¿Qué hicimos mientras pasaba esto? ¿Todas nuestras conductas fueron de ética social? ¿Nadie tiene que rendir cuentas de ningún acto? ¿Llegamos a esta derrota, que nunca imaginé, solo porque ellos son fuertes?

En mis 76 años pasé por muchas experiencias, milito desde que era un niño de 15 años, conocí dictaduras muy duras y menos duras, gobiernos A, B y C, mi cuerpo conoció tiros, bombas, mi escritura censura, mis amigos murieron, conocí el exilio, pero lo que no conocí es que una sociedad iba a poner a los lobos a cuidar el gallinero. Que una buena parte de la sociedad, y no hay que exculpar a nadie, llevó a que buena parte se pusiera la soga en el cuello.  Pero eso se llama en lengua simple, o no tan simple porque es de Freud, “renegación psicótica”, una sociedad que niega la realidad y luego niega que la está negando. Pero una sociedad también se enloquece, ninguna sociedad es perfecta. ¿Qué los pueblos nunca se equivocan?, falso, nos equivocamos todos, los sujetos, los pueblos y los dioses y los semidioses y los ángeles.  Los únicos que no se equivocan, porque fueron privados de la conciencia, y la conciencia no nace con el sujeto sino que se adquiere dolorosamente, son aquellos que fueron expulsados de la vida desde el mismo día que nacieron, que son los que van a estar mucho peor ahora.

¿Dónde está la ética de la responsabilidad? ¿Es a nosotros que el cambio de gobierno nos va a hacer más daño? No es cierto. Los más sufrientes entre los sufrientes, los que fueron privados al derecho del proceso de conciencia, que conocen el dolor porque el cuerpo conoce del dolor pero la conciencia desconoce las causas profundas de ese dolor, ellos pueden caer en las equivocaciones de también votar a su enemigo porque nadie quiere sufrir y el que sufre todos los días quiere salir, si es posible mágicamente, del dolor, no quiere dolor por el dolor porque ya lo conoce demasiado y se enloquece en el dolor.

Sé lo que es el dolor y querés salir del dolor como podés, y salís identificándote con el que te causa el dolor porque él se te presenta como el salvador de tu dolor y vas con él aunque ya no vas al dolor sino a la muerte. O me pregunto que quizás ya no vayan a la muerte porque la muerte los acompañó desde el día que nacieron en una sociedad que les sigue negando la vida y que tienen derecho a soñar que del sufrimiento  te vas mágicamente. Pero los que se llaman militantes, y humildemente hasta me puedo incluir, no tenemos el derecho sino una ética de la responsabilidad cuando trabajamos y apostamos a partir del dolor del otro.

Para el dolor de los sufrientes entre los sufrientes no era lo mismo el gobierno que venía. Lo que va a pasar ahora para esos sectores, para esos hermanos, para esos compañeros, es mucho peor que seguramente lo que puede pasar a la mayor parte de los que estamos acá. Cuando la ética se separa de la política está fantástico para los burgueses porque aquel que se llama… porque la palabra revolucionario y revolución la escucho mucho, se pone ya como revolucionario, aunque a lo mejor no cruzó ni a la esquina y tomó el colectivo 60 y ya está de vuelta, se pone como revolucionario sin pensar que sólo se es revolucionario cuando hay una ética profunda de la conducta porque si no son formas autoritarias que reproducen el mundo que en teoría queremos cambiar y que en la práctica, me temo, estamos confirmando.

Creo que es posible una solución dramática, no creo en la tragedia, el destino no es inexorable. Pero el drama también es dolor y temo que va a haber más dolor ahora porque nos hemos hundido y desde cero estás más lejos del cielo de lo que uno cree, desde cero estás más cerca del infierno, no de ese cielo o de ese paraíso que con distintas lenguas seguimos llamando socialismo, aunque tan vaciada quedó la  palabra que ya nos diga poco. Preferiría fraternidad concreta o, como decía Artigas “naides es más que naides”, equidad en lugar de justicia, la justicia es para los burgueses, entre hermanos lo que existe es la equidad, al más sufriente más amor, al negado de todo más belleza, al privado de las ilusiones, todas las ilusiones terrenas, materiales y espirituales, el alma también existe para el que no tiene nada. No es cuestión de burlas si no de necesidad más que de deseo,  somos sujetos de necesidad no sujetos de deseo, el deseo finalmente se corrompe y te corrompe, la necesidad te hermana. A eso, aunque suene repetido, es a lo que apelé en esta charla.

Creo en el amor compañeros. Hace poquito en Venezuela lo tuve que decir porque locamente hay Ministros que quieren prohibir el amor, toda una disputa se estaba dando en Venezuela entonces lo dije fraternalmente. Si todos hablan de revolución y la palabra amor está mal recibida yo no tengo nada que seguir diciendo en Venezuela. Me aplaudieron pero ya no sabía si era aplaudirme para echarme o aplaudirme porque realmente lo sienten. Porque lo de Venezuela nos daña a todos. Cada lucha que se pierde es la de todos. Si cae Bolivia cae la más legítima de las posibilidades de cambio que hay hoy en Latinoamérica, y está difícil la cosa. Así podríamos ir nombrando nada una.

He pagado con mi cuerpo creer en el socialismo y en la revolución pero no tengo dudas de que es posible cambiar las cosas, no cambiarlas para el mal porque el cambio también puede ser eso, uno también cambia para que al mundo le vaya peor. Cambiemos, cambiemos para la mierda eso es lo que eligió la sociedad argentina.

Rodolfo Walsh alguna vez dijo: “no haremos la revolución hasta que cada uno de los compañeros no sienta como propio el dolor del otro”, yo creo en eso. Habrá que mirarnos en los ojos lastimados de los más lastimados que serán más aun lastimados por este gobierno que nació y al que no pudimos parar cuando no era tan difícil. Porque la pregunta del final es si no pudimos parar a este cachivache con qué fuerza haremos la gran revolución. Son procesos. El que no es capaz de lo menos no logra lo más. No retrocedes para subir siempre porque hoy algunos compañeros lo han dicho, y uno que pasó por estas historias lo sabe, el cuerpo siempre, lo enseña la historia, lo ponemos nosotros. Ellos ponen los tiros, ellos ponen la riqueza para que haya más riqueza y ponen los tiros para que haya más riqueza y ponen el miedo para que no haya coraje. Pero la historia dice que nunca ganaron definitivamente y por qué yo no voy a seguir soñando que los árboles que plantamos, dolorosamente los plantamos, siguen en pie, no veré las sombras pero los niños de hoy, nuestros hijos, nuestros nietos, la verán si la regamos con amor aunque la palabra asuste a los que se creen que ya están por encima y más allá de todo. Si estás por encima del amor ni empezaste ni siquiera a andar el camino. Hay que amar y pelear todo junto. Política sí pero también con ética, si entregamos eso cambiar el mundo para qué, ya hemos sufrido demasiado.

El cierre del año a pura música

Como es habitual en la Taberna Internacionalista Vasca, luego hubo una cena popular y se pudo escuchar al grupo argentino “Mano a Mano”. Una banda excelente que dio a conocer los mejores temas de su último disco “Vivir riendo”. Con letras enraizadas en lo más profundo de las luchas cotidianas, combinando con críticas a la frivolidad clasemediera para analizar la política, y reivindicando el ser nacional del que tanto escribiera Hernández Arregui, “Mano a mano” puso un broche final de lujo a un año en que la Taberna y las Cátedras Bolivarianas de Resumen Latinoamericano trabajaron intensamente por la formación y visibilización de las rebeldías del continente y el Tercer Mundo.

Emanuel Jiménez

Claudio Katz

Vicente Zito Lema

Manuel Bertoldi

Facundo Guillén

ACTUACIÓN DEL GRUPO “MANO A MANO»

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More