Argentina: CGT convoca a paro después de 10 años. Izquierda participa con agenda propia.

La izquierda de otras latitudes probablemente no comprenderá cómo es posible que el anticapitalismo participe de la convocatoria a Paro y marcha hasta la Casa Rosada de la Central General de Trabajadores este miércoles 27 de julio. El actual Secretario General de la CGT, Hugo Moyano, empresario, dirigente de los camioneros, burócrata impenitente, corrupto y colchón histórico de la movilización popular del país que vio nacer a Ernesto Guevara, después de ser uno de los pilares del kirchnerismo, hoy está enfrentado a CFK a muerte. Tras Hugo Moyano se encuentran los intereses político-económicos que representa el llamado ‘peronismo de derecha’; las pretensiones presidenciales a nivel nacional del actual gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, fracciones terratenientes y del capital financiero.

Sin embargo, el empeoramiento de las condiciones de vida del pueblo trabajador, los estudiantes y barriadas, han llevado a la izquierda anticapitalista a asistir con fuerza y demandas propias y a disputar en la calle la hegemonía del descontento social. Sin duda, es un tema delicado, pero ‘sólo la verdad es revolucionaria’. Las reivindicaciones genuinas y justas de los trabajadores y el pueblo, y las debilidades unitarias de la izquierda argentina para llamar por sí sola a una manifestación de esta naturaleza, han puesto a los destacamentos cuyo horizonte de sentido es el socialismo, en una encrucijada donde les resulta imposible tomar palco ante la movilización real del pueblo. Por eso ‘ni juntos ni revueltos’ con la dirección de la CGT que comanda Hugo Moyano, el anticapitalismo marchará como fuerza diferenciada, alternativa y propia. Al respecto, no debería haber confusiones.

Abajo se registran las declaraciones de los sectores más importantes de la izquierda frente al paro –que tendrá más de protesta ante las políticas antipopulares de los administradores transitorios del Estado, que de paro general en forma-.

Desde la modesta posición de quien suscribe estas palabras (con el agravante de su condición de migrante que proviene de un país de fuerte trayectoria progresista y revolucionaria, como Chile), la presente coyuntura debe operar estratégicamente como un llamado de atención más que importante a la izquierda no capitalista de Argentina y a su, hasta ahora, incapacidad interna de construir una convergencia única, unitaria y común, cuya suma de las partes, supere con creces la dispersión incomprensible de los que aspiran a construir una sociedad de iguales y libres. Es verdad, la conducción política del movimiento real del pueblo trabajador se resuelve en concreto, en la calle, en la lucha. Las conducciones autorizadas por los pueblos son las capaces de dirigir democráticamente y con sentido, desde abajo, los combates de las clases explotadas, expoliadas y humilladas. La contingencia ‘empuja’ hoy a la izquierda a participar autónomamente de esta convocatoria de cabecera espuria. Pero que sepan los enemigos de la emancipación humana, que esas mismas fuerzas en caso alguno acompañan las tramas palaciegas de los representantes políticos de los que mandan. Y también sepa el anticapitalismo, que el desafío principal ante la apertura de un nuevo ciclo de lucha de clases que tenderá a su agudización objetiva, es la unidad. De lo contrario la oportunidad histórica de volverse alternativa política de las grandes mayorías, se aleja inexorablemente.

Para el periodista que escribe y se responsabiliza de esta nota, con sencillez, debe declarar que es una de las más complejas que le ha tocado publicar. Pero la realidad está allí: compleja, contradictoria, dinámica y a veces difícil de comprender.

Andrés Figueroa Cornejo

 

Declaraciones oficiales

Declaración del MST

El 27 apoyamos el paro y convocamos a marchar a Plaza de Mayo

El miércoles 27/6 Moyano y la CGT convocaron a parar y movilizarse a Plaza de Mayo. Desde el MST, más allá de nuestra posición crítica sobre Moyano y la conducción de la CGT, llamamos a que en cada lugar de trabajo y gremio se discuta democráticamente organizar el paro y se marche a Plaza de Mayo.

Sobran motivos para parar. La crisis capitalista internacional está llegando al país y pone al descubierto no solamente que no existe “blindaje”, sino que el modelo político y económico del gobierno de Cristina ha fracasado. No solucionó ninguno de los problemas importantes del país y ahora pretende descargar los efectos de la crisis sobre el pueblo trabajador. Para pagar la deuda externa, rellenar la caja política kirchnerista y dejar que un puñado de empresarios y ricos se sigan llenando los bolsillos y fugando del país sus fabulosas ganancias.  Por eso hay malhumor y bronca por todos lados, crecen las luchas y también la incertidumbre por el futuro.

Son millones los trabajadores que sufren salarios miserables y más de la mitad está precarizado sin los más elementales derechos laborales.

En el estado nacional, provincial y municipal deben soportar la “sintonía fina” del ajuste presupuestario. En el sector privado, la incertidumbre por suspensiones y despidos motivados por el clima recesivo. En los barrios y desocupados, el congelamiento del plan social.

Quienes tienen el privilegio de estar en carácter de registrados, tienen el cepo del techo salarial en las paritarias, pierden miles de pesos al año de su salario por impuesto “a las ganancias” y sufren el recorte de las asignaciones familiares o directamente dejan de cobrarlas por el injusto “tope”.

Las actitudes soberbias del gobierno, negando la realidad, descalificando cualquier crítica y criminalizando la protesta, agregan leña al fuego. Por eso luchan estatales, docentes, trabajadores de la salud y judiciales. Por eso pararon también en la industria, camioneros y gremios nacionales. Y el 8 de junio miles expresaron su bronca en los 100 cortes, la masiva marcha a plaza de Mayo y  el contundente Paro Nacional de la CTA.

En este escenario, la movilización a Plaza de Mayo convocada por Moyano y la CGT el 27/6 puede darle continuidad al paro del 8, levantando reclamos coincidentes y siendo una nueva e importante demostración de que los trabajadores no aguantamos más esta situación. El gobierno sabe que esto es así y quiere evitarlo. Por eso, como siempre, ha lanzado una campaña mediática para confundir. Otra vez aparecen las acusaciones de “golpismo”, “desestabilización” y… “que se viene la derecha”. Cuando Moyano iba a los actos oficiales nunca dijeron nada, ahora que están enfrentados, dicen que “estamos con el país o con Moyano”. Tenemos grandes diferencias con Moyano, pero no hay que dejarse atrapar por la campaña y el engaño del gobierno. Los trabajadores tenemos que llenar la Plaza de Mayo por nuestros reclamos.

Compartimos las críticas a Moyano por su apego al viejo modelo sindical burocrático y la política de apoyo al gobierno kirchnerista que practicó hasta hace poco. Porque los reclamos por los que convocó a la movilización son sufridos desde hace tiempo y él comenzó a levantarlos a medida que se peleaba con Cristina. Es correcta la desconfianza porque todos estos años la CGT no luchó por estos temas. Ni dio pasos concretos de unidad en la acción cuando la CTA lo planteó. Pero, más allá de ello, si el paro es fuerte y la marcha contundente se van a fortalecer las luchas en curso y el movimiento obrero va a estar con mayores energías y más cerca para el logro de los puntos urgentes como el impuesto al salario y las asignaciones familiares.

Desde ya que no podemos asegurar se garantice la medida, que se vaya hasta el final y haya la necesaria continuidad con un plan de lucha. Somos los trabajadores los que tenemos que garantizar que las cosas se hagan. En cada gremio y en cada lugar de trabajo, tenemos que hacer asambleas para discutir democráticamente y sumarnos al Paro y Movilización del 27/6, pero también para bregar por la continuidad con un Paro y Plan de Lucha unitario de la CTA junto a la CGT, hasta que se elimine el impuesto al salario y los topes a las asignaciones. Y por un plan alternativo de emergencia para que la crisis la paguen los que la provocaron y no los trabajadores y el pueblo.

Si lo logramos, será un gran triunfo, que puede iniciar el camino a un cambio más profundo, por un modelo de país al servicio del pueblo trabajador

Desde el MST convocamos el 27/6 a conformar una columna unitaria por estos reclamos, concentrando en Avenida de Mayo y 9 de Julio a las 14 hs para movilizar a Plaza de Mayo.

23 de junio de 2012

Dirección Nacional del MST 

Ante el Paro de Camioneros y la movilización Convocada por la CGT

Declaración del Frente Popular Darío Santillán

 
EL SALARIO NO ES GANANCIA!!!

Que paguen  impuestos los patrones, los que nos explotan y saquean nuestros recursos.

*Apoyamos y luchamos por las justas reivindicaciones de l@s trabajador@s. L@s trabajador@s no tenemos que pagar la crisis.

* Exigimos al gobierno: Basta de desempleo y precarización laboral – Por la eliminación del impuesto a las ganancias sobre los salarios – Universalización de las asignaciones familiares y aumento de la Asignación Universal por Hijo – Paritarias libres y sin techo: ingreso de asalariados y cooperativistas igual a la canasta familiar.

*Convocamos a realizar asambleas en los lugares de trabajo para decidir allí de qué forma participar de la convocatoria– Por democracia sindical de base, contra la burocracia que convoca a espaldas de los trabajadores.

* Por nuestro derecho a la protesta. No a la gendarmería y a la criminalización de las luchas. Derogación de la Ley Antiterrorista. Que el gobierno se siente a negociar!

 El conflicto entre el gobierno nacional y uno de sus principales aliados hasta hace poco, el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, nos obliga a todos los trabajadores y trabajadoras del país a analizar la situación y a posicionarnos.

La disputa se da en momentos en que la crisis internacional golpea con fuerza en la economía de nuestro país y los distintos sectores empresarios pelean por mantener sus niveles de ganancias. Con la “sintonía fina” el gobierno buscó enfrentar la situación poniéndole un techo a los aumentos salariales, quitando subsidios y aumentando las tarifas. 

Moyano buscó romper el techo a las paritarias y finalmente logró un 25%, algo más que otros gremios, algo más que lo que el gobierno y las patronales quieren otorgar. También reclama la eliminación del impuesto a las ganancias sobre los salarios (que no pueden considerarse ganancias) y la universalización de las asignaciones familiares, sin topes. Con estos reclamos, tras los bloqueos a plantas de esta semana, ha convocado, hasta el momento, a un paro nacional con movilizaciones y concentración en Plaza de Mayo, para el miércoles 27 de este mes.

No se trata ya sólo de un conflicto sectorial, sino adquirió una amplitud que nos afecta a todos los que vivimos de nuestro propio trabajo

Junto a los trabajadores y los reclamos. Independientes del gobierno y de Moyano

 Está claro que más allá de lo justo de los reclamos, estos pueden perderse en la pelea desatada entre el gobierno y Hugo Moyano. No creemos que éste se haya convertido en un dirigente que pueda llevar adelante, sin claudicaciones, la lucha por las reivindicaciones de los trabajadores y resulta más creíble que estos reclamos estén siendo levantados para resistir el intento -por parte de la administración de Cristina Fernández- de desalojarlo de la conducción o de fracturar la CGT, así como ya lo hizo con la CTA, la FUA y otras organizaciones.

Si el gobierno ha roto con él, es porque no le resulta útil para su política de “sintonía fina” que significa sostener el techo en las paritarias, mantener el impuesto a las ganancias sobre los salarios, congelar los planes sociales, no implementar el 82% móvil para los jubilados ni la universalización de las asignaciones familiares. El gobierno -que durante años se recostó en su alianza con Hugo Moyano- se apoya ahora en lo más emblemático de la burocracia sindical, los «Gordos», enriquecidos durante el gobierno de Carlos Menem.

Por su parte Moyano -intentando convertirse en referente antikirchnerista- se recuesta en la fuerza que adquirió su gremio y suma en la pelea a variados sectores; desde luchadores de izquierda hasta algunos tan antiobreros como los «gordos»: las patronales rurales, el duhaldista Momo Venegas del Sindicato de Trabajadores Rurales y hasta el mismísimo gobernador Scioli, que no disimula sus aspiraciones presidenciales. El moyanismo deberá optar: reclamar el apoyo de los trabajadores y de las organizaciones de la izquierda es incompatible con recabar al mismo tiempo a la de estos personajes nefastos.

Esta realidad de lo que significa el moyanismo y sus aliados es aprovechada por el gobierno, para descalificar las medidas de lucha. Pero esta actitud no es nueva: desde hace meses la Presidente viene atacando a los trabajadores en huelga: vayan como ejemplo los insultos (y la gendarmería) a los trabajadores de ADOSAC, los ataques a los petroleros o la descalificación de las luchas docentes. En el caso de los camioneros el gobierno avanza por los peores caminos: envía la gendarmería, establece multas millonarias al sindicato y denuncia penalmente a sus dirigentes. Además, con la aplicación de la ley Antiterrorista -sancionada por este gobierno-  se podrían duplicar las penas. Rechazamos enérgicamente esta política oficial: las reivindicaciones sociales se deben resolver con políticas públicas, no con represión.

Algunos sectores «progresistas» correctamente critican las alianzas de Moyano sin ver al mismo tiempo las del gobierno. Es cierto que sectores reaccionarios de la sociedad intentan aprovechar el conflicto alineándose con Moyano, pero también es un hecho que cuando les conviene se alinean con el gobierno, sin que eso provoque una crítica similar. Por ejemplo, las patronales agrarias coinciden abiertamente con el gobierno en el Plan Estratégico Agroalimentario (PEEA) 2012, que propone extender el modelo de agronegocios dominado por trasnacionales como Monsanto o Cargill. Lo mismo pasa con el saqueo minero, encabezado por corporaciones como la Barrick Gold o Yamana Gold. También el saqueo de los recursos petroleros, que -a pesar del avance de YPF- todavía continúa en un 70% en manos de empresarios ingleses, norteamericanos, holandesas, chinos y «nacionales». Estos sectores empresarios y enemigos del pueblo trabajador nada tendrían que hacer en un gobierno que realmente fuera «nacional y popular»;  mucho menos tienen que estar en la protesta de los trabajadores.

Con estos sectores patronales no iremos nunca juntos. No lo hicimos cuando la Mesa de Enlace rechazó las retenciones en el 2008, no lo haremos tampoco ahora.

Pero no nos dejamos confundir y apoyamos la lucha por las justas reivindicaciones de los trabajadores,  más allá de quien sea el que ahora se ponga a la cabeza de la misma. Contra la burocracia apostamos a construir poder popular en el desarrollo de la lucha.

Asambleas para decidir!!

Los trabajadores hemos sido convocados a parar y marchar a Pza. de Mayo por Moyano desde la televisión.

Para que la medida sirva a nuestros intereses debemos tomarla en nuestras manos.

En donde se pueda, hacer asambleas y reuniones, fuera o dentro de los lugares de trabajo para decidir entre todos como la llevamos adelante.

Gran parte de los trabajadores seguimos invisibilizados. Levantemos todos los reclamos

Hay una parte muy importante de los trabajadores, que no peleamos contra el tope a las paritarias, porque no tenemos el derecho a las mismas. Y por ese mismo motivo no tenemos asignaciones familiares y estamos muy lejos de alcanzar siquiera el valor de la canasta familiar, por lo que no pagamos el impuesto a las ganancias. Somos casi el 40% de los trabajadores que estamos precarizados, (gran parte en el propio Estado) o el más del 8%, directamente desempleado. A pesar de esta realidad, el gobierno no toma medidas para remediar nuestra situación y el reclamo levantado por la CGT no llama a luchar por ello.

Por estos puntos nos venimos movilizando desde hace meses junto a muchos otros sectores, como entre marzo y mayo con ATE, el 27 de abril con la CTA provincia de Buenos Aires y el 8 de junio con la CTA nacional. Y seguiremos movilizándonos por todo aquel que los levante, luchando siempre por la independencia de nuestra clase trabajadora.

Desde el Frente Popular Darío Santillán, nos manifestamos en solidaridad con toda aquella o aquel trabajador/a que luche por sus derechos, y frente a todo aquél que los niegue.  En ese marco, luchamos por:

 – Paritarias libres y sin techo: salario igual a la canasta familiar.

– No a la precarización laboral y la tercerización.

– Universalización y actualización de las asignaciones familiares.

– Eliminación del impuesto a las ganancias sobre el salario. Reforma impositiva para que sean los empresarios los que paguen los impuestos; no los trabajadores y el pueblo

– Defensa del derecho de huelga. -No a la criminalización de la protesta. No a la llamada «Ley Antiterrorista”

-Contra la burocracia sindical. Libertad y democracia sindical.

 

Frente Popular Darío Santillán en la COMPA (Coordinadora de Organizaciones y Movimientos Populares de Argentina)

 —————————————–

El Frente de Izquierda convoca a la jornada del miércoles 27

En la tarde de este sábado, la Mesa del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) se reunió para fijar posición sobre la jornada convocada para este miércoles 27 de junio. Al cabo de la reunión, se emitió el siguiente comunicado.

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores adhiere y convoca a la jornada de movilización y paros del próximo miércoles 27 de junio con el siguiente programa, que debe imponerse con un plan de lucha nacional de todos los sindicatos:

-Derogación del impuesto al salario.

-Asignaciones familiares para todos los trabajadores.

-Paritarias sin techo.

-Salario igual a la canasta familiar, indexado con la inflación.

-Pago en término de salarios y del medio aguinaldo.

-Por el fin de las tercerizaciones y el trabajo precario.

-Ni despidos ni suspensiones. Que la crisis la paguen los capitalistas.

Denunciamos la escalada represiva del gobierno kirchnerista, que envió a la Gendarmería contra la huelga camionera. Esa huelga, que despertó la simpatía de amplios sectores de la clase obrera, fue cerrada por Moyano con un aumento anualizado de sólo el 19%, dentro del “techo” pactado entre el gobierno y la UIA. La política de la burocracia sindical, de colocar a los reclamos obreros a la cola de los Kirchner, por un lado, o de los Scioli, Macri, Alfonsín o Binner, por el otro, conduce a nuestras reivindicaciones a una vía muerta.

Por eso vamos a la Plaza a defender un programa del conjunto de la clase obrera y la independencia política de los trabajadores.

Llamamos a todo el sindicalismo combativo, antiburocrático y clasista a confluir con estas banderas el próximo 27.

Frente de Izquierda y de los Trabajadores

Partido Obrero – Partido de los Trabajadores Socialistas – Izquierda Socialista

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS