Argentina. Alerta de trabajadores por contagios masivos y amenazas patronales en Coto

Publicidad

Delegados autoconvocados de la cadena de supermercados COTO inician una campaña de visibilización ante el crecimiento de la cantidad de trabajadores y trabajadoras contagiados de COVID 19. Reclaman el cumplimiento efectivo de los protocolos y denuncian la política de la empresa de ocultar los casos y amenazar a delegados y trabajadores. El Sindicato de Empleados de Comercio les pide “tranquilidad” y “paciencia” pero no acompaña los reclamos.

Los grandes supermercados fueron declarados sector esencial y exceptuados del cumplimiento del Aislamiento Social Preventivo Obligatorio. Desde el primer momento, diferentes locales de las principales cadenas del país organizaron protestas para visibilizar sus demandas: reducción de la jornada de atención, que se limite la cantidad de clientes que pueden ingresar simultáneamente para mantener el distanciamiento social, el suministro de elementos de protección personal, la implementación de medidas de higiene y desinfección adecuadas; y que se efectivicen las licencias para los y las trabajadores que sufren factores de riesgo.

Los grupos de trabajadores y trabajadoras que reclamaban sólo recibieron amedrentamientos y amenazas por parte de gerentes y superiores. Hacia principios del mes de mayo, circuló un video en el que un encargado de Recursos Humanos los mandaba “a vivir a Cuba”.  Con esta frase daba por cerrada la discusión, haciendo gala del poder arbitrario y autoritario que el empresario tiene sobre los trabajadores y demostrando, al mismo tiempo, una total ignorancia acerca de las consecuencias que ese autoritarismo tiene sobre las condiciones de salud colectivas.

Desde el inicio del ASPO, la denuncia más repetida es la del ocultamiento de los casos positivos de COVID 19, tanto ante quienes trabajan en los locales – tanto los empleados de COTO como los repositores externos – como ante los clientes. Otro video viralizado en la última semana, muestra a Eduardo Bufalo, un enfurecido Gerente de Operaciones, gritándole al empleado municipal de Lanús, que iba a clausurar el local después de un brote de contagios. También hubo denuncias en Quilmes y en locales de la Ciudad de Buenos Aires. La política de COTO es clara: para no perder ventas, la empresa elige la exposición masiva al contagio de clientes y trabajadores, sin asumir ninguna responsabilidad por ello. El resultado de esta política son más de doscientos trabajadores y trabajadoras de la cadena contagiados, la mayor parte en los locales de la Ciudad de Buenos Aires. Si bien el local de Lanús – sí, el de Bufalo – como el de Quilmes fueron clausurados, los trabajadores denuncian amenazas directas de Alfredo Coto a los funcionarios para reabrir las sucursales. En el primero, hasta el momento hubo 35 casos positivos y en Quilmes son casi treinta quienes están en aislamiento esperando el resultado de sus tests.

Los delegados de la Ciudad de Buenos Aires plantean que se encuentran totalmente desprotegidos por la organización sindical. Los dirigentes del Sindicato de Empleados de Comercio no han apoyado ninguno de los reclamos de los trabajadores. Les dicen que “no queda otra” porque son personal esencial y no pueden dejar de concurrir a su lugar de trabajo. Les piden “paciencia”, sin atinar a presionar por el cumplimiento de las medidas de prevención establecidas en los protocolos del Gobierno Nacional. Frente a esta situación, el grupo Autoconvocados COTO comenzó a organizarse, socializando información sobre los contagios en las diferentes sucursales y articulando con algunos delegados para denunciar la situación.

Héctor Castro es uno de los delegados que comenzó a denunciar a COTO por no respetar el protocolo de aislamiento y ocultar los casos positivos. Conversando con ANRed cuenta que las gerencias “llaman al que se contagió y le hacen elegir a dedo dos o tres de los que estuvieron con él para aislarlos. No es que aíslan a todos los que estuvieron en contacto”. Como consecuencia, fue amenazado, tanto por el gerente denunciado como por una patota sindical que responde a Muerza – dirigente del Sindicato de Empleados de Comercio –  Me dijeron que yo no era quien para andar denunciando, que no me meta”. En ese clima de miedo y persecusión, los delegados acudieron al Presidente de la Nación con un petitorio solicitándole intervención. Después de una reunión en el Ministerio de Trabajo fueron derivados a la Dirección General de Protección del Trabajo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, donde Fernando Cohen se comprometió a interceder por sus demandas. Héctor Castro es claro no pedimos que se cierren sucursales porque sí. Lo único que queremos es que se respete el protocolo del Gobierno Nacional y que se haga el aislamiento como corresponde”. Reclaman la urgente intervención del Gobierno de la Ciudad para la implementación de esta elemental medida de prevención en CABA.

Contacto en redes FB trabajadoresautoconvocadoscoto.tac.3

TWT @autoconvocadoscoto15

.

www.anred.org/2020/06/25/alerta-de-trabajadores-por-contagios-masivos-y-amenazas-patronales-en-coto/

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More