Aragón: La Policía Nacional detiene a dos menores en el COA Juan de Lanuza

Publicidad

Agentes del Equipo de Negociadores de la Brigada Regional de Policía Judicial, junto con varios indicativos uniformados de la Brigada de Seguridad Ciudadana de esta Jefatura Superior de Policía de Aragón, lograron convencer, reducir y detener a dos menores que estaban mostrando una conducta violenta en el Centro de Observación y  Acogida “Juan de Lanuza”.

Los hechos  tuvieron lugar la madrugada del pasado miércoles día 24, sobre las 01.00 horas, cuando se recibió llamada telefónica en la Sala 091,  alertando que dos menores allí ingresados, de 15 y 17 años de edad, estaban causando problemas de modo violento, llegando a amenazar a uno de los educadores con un arma blanca, tras lo cual han abandonado esas instalaciones y se han dirigido a la Residencia “Ramón Pignatelli”, y a través de la escalera de incendios se han encaramado en la azotea de dicho edificio.

Personadas en el lugar diversas patrullas de la Policía Nacional y de la Policía Local, comprueban que la actitud de estos dos jóvenes en lo alto de dicho edificio, lejos de reducirse, se incrementa ante la presencia de los diversos servicios de emergencia, llegando en varias ocasiones a increparles y amenazarles a la vez que transitaban por la cornisa de la azotea haciendo equilibrios por la misma y llegando en una de las ocasiones uno de los menores a quedarse suspendido de la cornisa por los brazos, teniendo que ser ayudado por el otro menor para volver a la azotea, amenazando en todo momento con arrojarse al vacío.

Ante estos hechos se ha procedido a activar por parte de Policía Nacional el protocolo existente para hechos de esta naturaleza, desplazándose hasta ese lugar miembros del Equipo Territorial de Negociación de la Jefatura Superior, habiéndose requerido previamente la presencia de Bomberos y personal sanitario.

Por parte de los negociadores de la Policía Nacional, se ha logrado establecer contacto verbal con uno de los jóvenes logrando convencerle para que descendiera paulatinamente por la escalera de incendios hasta llegar a la altura del primer piso. Mientras sucedía esto, el segundo joven continuaba con su conducta temeraria y se había encaramado en lo alto de la barandilla de dicha escalera a la altura del octavo piso.

Tras unos minutos, se convence a este menor para que descienda por la escalera hasta la primera planta consiguiendo finalmente que ambos jóvenes bajen hasta la base de la escalera, lugar que garantiza la intervención policial que deriva en la detención de ambos por un delito de resistencia y desobediencia a agentes de la autoridad.

Una situación insostenible en los centros de orientación y acogida

El suceso sucedido la madrugada del miércoles al jueves en el COA Juan de Lanuza podría ser fruto del maltrato institucional a este tipo de centros.

Los educadores y educadoras denunciaban hace apenas unos días la situación que se vive en el otro COA desde hace meses, que se ha visto agravada por la precariedad con que los educadores y educadoras se ven obligados a trabajar. Hace menos de un mes este colectivo denunciaba lo que consideraba unas declaraciones falaces del director del COA que manifestaba que estos episodios se deben a que este tipo de centros “viven momentos valle y álgidos” al tiempo que destacaba que se ha doblado el personal de seguridad, algo que desde el colectivo de educadores consideraban una cortina de humo. “En los últimos ocho años, con los anteriores directores, jamás se han vivido situaciones de semejante desprotección y agresividad en el centro como en estos dos últimos meses y siempre se contó con un único compañero de seguridad”, aseguraban.

Así mismo señalaban que “los únicos responsables de las situaciones de riesgo vividas durante los últimos meses por menores en protección del Centro de Observación y Acogida (COA) son la Consejería de Ciudadanía y Derechos Sociales, con María Victoria Broto a la cabeza, y la entidad privada que lo gestiona, Intress, con Javier Martínez Gómez como director general”.

Desde Educadorxs en Lucha aseguraban que tanto IASS como Intress habían conseguido acabar con un proyecto y equipo educativo de reconocido prestigio en Aragón, “simplemente con el único objetivo de callar a nuestro colectivo. Intress ha represaliado a veteranos educadores dejándoles en la calle, otros han abandonado su puesto de trabajo viendo la deriva del centro y muchos han sufrido bajas de estrés y ansiedad que la mutua de Intress no reconoce como bajas laborales”, lo que ha llevado a que la plantilla del centro se haya visto suplida con la llegada de nuevos profesionales, algunos de ellos sin la formación ni la experiencia necesarias.

Imagen de portada: Protesta de educadores del COA. Foto: Diego Díaz (AraInfo)

http://arainfo.org/la-policia-nacional-detiene-a-2-menores-en-el-coa-por-desobedecer-a-los-agentes/

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More