Arabia Saudí: inmigrantes a merced de sus empleadores

Por Lutte Ouvrière

Kashturi Munirathinam, una hindú de unos cincuenta años llegada a Arabia Saudí hace tres meses para trabajar como empleada de hogar por 200 euros al mes, quería abandonar a su patrona y volver a la India

Denunció a las autoridades locales no haber sido pagada, haber sido torturada y privada de alimentación. Su patrona la encerró y, cuando intentaba escapar por una ventana, le cortó la mano, provocando su caída desde un tercer piso.

Arabia Saudita atrae a millones de hombres y mujeres de Bangladesh, India, Sri Lanka, Yemen, Somalia, Egipto y de otros países, que vienen a trabajar como empleados domésticos o puestos de poca cualificación. Hay por ejemplo 1.600.000 trabajadores egipcios, a los que habría que añadir al menos 400.000 sin papeles entrados clandestinamente en el país.

Las agencias de empleo juegan un gran papel en la colocación de los trabajadores, porque todos necesitan un aval saudita, el kafil, para obtener la autorización de estancia y trabajar legalmente para un empleador designado que puede ser el propio kafil. Antes incluso de su llegada, el kafil puede confiscar el pasaporte del trabajador, que ya no podrá abandonar el país sin su consentimiento. Esto significa, como muestra el drama que acaba de tener lugar, una autentica esclavitud.

Según la ONG Recursos humanos sin fronteras, hay innumerables testimonios de falta de pago de salarios, de horarios laborales interminables, de abusos sexuales, de restricciones a los desplazamientos, de confinamientos en el lugar de trabajo, y de personas forzadas a trabajar durante meses y años más allá de la finalización del contrato porque su empleador no les entrega el permiso de salida.

Respecto a los clandestinos, Arabia Saudita es implacable con ellos. Las autoridades declaran haber expulsado 300.000 personas en dos años. Éste es el auténtico rostro de un régimen al que Valls y Hollande consideran como un gran amigo de Francia.

Pierre MERLET

Lutte Ouvrière

 

Traducción de Francisco Ponzán

 

-->
COLABORA CON KAOS