Apuntes sobre la «Iniciativa Mérida»

A Hugo, Mi hijo, cuasiabogado, y Mexicano profesional


Cuando esa información empezó a correr las jaurías de cazadores pegaron las nariz al terreno para jalar todos los datos posibles, si la idea era sacar una buena tajada ya fuera para alcanzar algunos centavos o solo por el morbo de ir a ver que pasa, el tema estaba hecho a la medida; “los gringos entran a México y allanan su camino con casi 7 mil millones de dólares”ahí estaba la INFORMACIÓN DURA, pero ¿por qué no mencionamos algo de la “contra información” que viene del otro lado del tema?…

Ha quedado claro que el asunto este de la “Iniciativa Mérida” es tratado por plumas más interesadas en la venta de papel que por analistas expertos en el tema de la “Seguridad Interior”; y es que esta coexistencia entre los sajones de Norte América y los mestizos de México es, tal vez, la más estudiada por académicos doctos en el asunto de los flujos migratorios e incluso por estudiosos de la geopolítica. Lo cierto es que la crítica siempre ha tenido mucha tela de donde cortar cuando se trata de la coexistencia entre los gringos y los mexicanos; lo de hoy es escribir sobre la muy posible llegada de dinero verde, para reforzar la lucha contra las drogas verdes (…y blancas); también, hoy mismo, está el tema para escribir sobre las rutas que seguirán esos dineros, que si los gringos condicionan esos dineros con la exigencia de que toda compra de armas y equipos sean efectuadas dentro de su territorio, evitando con ello que países fabricantes de armas como Francia, Israel o Alemania se queden con el negocio; ese pues sería el tema más fácil de tomar.

Pero existe otro, no está demás recordar que fue gracias a los amagues de el, en aquel tiempo, naciente Gobierno de los Estados Unidos que los invasores europeos se replegaron en aquella casi cómica Guerra de los Pasteles cuando a principios del siglo XIX los Españoles, Franceses e Ingleses vinieron a cobrarse a lo chino la deuda que México tenía con ellos, dícese que los Norte Americanos hicieron entender a los Europeos cobrones (co-bro-nes) que si permanecían en actitud bélica frente a México ellos apoyarían a sus vecinos del sur, Ingleses y Españoles se regresaron a su continente dejando solos a los Franceses enviados por Napoleón III.

Se sabe que Abraham Lincon sostenía comunicación epistolar con el Presidente Benito Juárez en la que Lincon externaba su apoyo político e ideológico, ambos Presidentes alumnos de escuelas de misterios, el primero Rosa Cruz y el segundo Masón, estaban convencidos que los pueblos son felices solo en libertad , se sabe también, en otro capítulo de la historia mexicana, que en el punto más álgido de la Guerra de Reforma (Guerra que arrancó de las garras de la Iglesia al México guadalupano y fortaleció la convivencia laica)y la Intervención Francesa el Presidente Juárez ofreció los puertos de México al Gobierno Norte Americano ello dentro de un Plan Político, los gringos no mostraron interés en esa propuesta.

Como sea, la relación con los sajones del norte siempre ha sido una necesidad bilateral, ciertamente la frontera que une a los dos países es la más grande del mundo por lo que jamás se podrá negar una coexistencia, ha quedado claro que la única coincidencia es esa, pues ni culturalmente, ni por asuntos de religión o de idioma, ni de lenguaje o sanguínea estamos ligados; lo definitivo es que para ambos Gobiernos el asunto del trafico de drogas es ya un problema compartido y algo se tiene que hacer

Ahora bien, “las izquierdas” en este país lleno de mexicanos (México pues) están creciendo, y es en los estados del Sur-sureste donde la semilla se está germinado, Chiapas ya tiene territorios donde el Gobierno Federal camina de puntitas, Oaxaca ha visto a las izquierdas radicales tomando las calles de su ciudad capital, donde cruzadas por barricadas algunas arterias principales de la ciudad vieron convivir a activistas con vecinos, Guerrero exhibe a sus Grupos Armados desplazándose en algunos espacios boscosos. Dentro de esa atmósfera entonces emerge este “sospechoso” plan de colaboración norteamericano; luego entonces, esa cacería de información tiene una lógica clara, aunque suele suceder que los cazadores muchas veces son más violentos que lo que la pieza merece lo cierto es que el ruido tiene su justificación.

.- Ultimo patrullaje.- y aunque a muchos, en este país del tequila y la canción fácil nos este brotando el “masiosare” que llevamos dentro lo definitivo es que, reforzar la lucha contra el narcotráfico requieres de asociarse, si es necesario, hasta con el diablo. Balazo al aire.- “pobre México, ten lejos de Dios y tan cerquita de los Estados Unidos”

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS