Chile. Apelamos a la acción directa de las mujeres y de toda la gente que rechaza la impunidad

Publicidad

 

…Está a la vista, pero no lo vemos
y si lo vemos nos dicen que somos
locas, problemáticas, conflictivas…

 

Las Instituciones no defienden ni apoyan ni solidarizan con las mujeres que viven violencia.

Es evidente que el Estado, el Congreso, el Gobierno, los partidos políticos y las policías -que cultivan la violencia como actos “heroicos”- no enfrentan la Violencia contra la Mujeres de manera honesta y efectiva.

Las “Fuerzas Armadas y De Orden” y las policías “políticas” históricamente como en la actualidad, agreden a mujeres, a personas transgénero, a comunidades mapuche, a migrantes, a estudiantes que protestan, y a diversas personas que no ostentan poder ni dinero. Chile es un país que se ha construido sobre la base del abuso de Poder por parte de las Instituciones y las clases privilegiadas contra la gente empobrecida, urbana y rural, contra la gente que protesta, denuncia y lucha.

Afirmamos esto a partir de nuestras vivencias como de las experiencias de diversas integrantes de nuestras comunidades.

Creemos que nuestra experiencia de violencia institucional sería suficiente para esta denuncia sin embargo contamos con más que eso, y un buen ejemplo –entre muchos otros- es la “Ley de Femicidio”. Esta “ley”, es en realidad una simple tipificación (2010) que “modifica el Código Penal y el decreto ley N° 321 de 1925, y que en su letra “b” NO ELIMINA LAS POSIBILIDADES DE APLICAR ATENUANTES A LOS FEMINICIDAS como “OBRAR POR ESTÍMULOS TAN PODEROSOS QUE NATURALMENTE HAYAN PRODUCIDO ARREBATO Y OBCECACIÓN”. Es decir, conserva la idea misógina y colonialista de los “celos” como motivo válido para asesinar a las mujeres.

De este engendro participaron las DIPUTADAS CONCERTACIONISTAS CAROLINA GOIC  (DC), ADRIANA MUÑOZ (PPD) y PIÑERA, entre otros y otras. A este clan de complicidad también se unieron en 2015 los magistrados CRISTIAN ALFONSO y CLAUDIO WEISHAUPT DEL TRIBUNAL DE JUICIO ORAL EN LO PENAL DE OVALLE que le dieron “libertad vigilada” por cinco años al feminicida frustrado MARCO ANTONIO OLMOS BARRAZA quien apuñaló con unas tijeras de podar a una mujer. Como si esto fuera poco la PRESIDENTA MICHELE BACHELET no vio en este fallo nada más que «un mensaje complicado», repitió frases obvias y su Gobierno continúa indiferente. No es un “mensaje complicado”, es un mensaje feminicida que las Instituciones del Estado de Chile nos envían a las mujeres.

Las mujeres no somos sujeto de Ley, la Violencia contra nosotras no es un problema público. CARABINEROS DE CHILE coloca diversos pretextos para no tomar las denuncias de violencia hacia vecinas de nuestras poblaciones, y si las toma, no prosperan porque la Violencia contra las Mujeres sigue siendo un problema privado y  no se reconoce como el crimen contra la Humanidad que realmente constituye.

Si las mujeres fuésemos sujeto de ley, la Violencia contra las Mujeres sería un delito de orden público, cualquiera lo podría denunciar y “la Ley” perseguiría a todo criminal violento contra cualquier mujer. Pero nada de eso sucede, por lo tanto es necesario tomar conciencia de la necesidad de defendernos, especialmente conformando comunidades feministas y de mujeres que nos sirvan de protección.

Para las mujeres no hay tiempos de paz. En el mundo y en Chile, del 50% al 70% de los asesinatos de mujeres son cometidos por hombres. Cada 2 horas en todo el mundo, una mujer es apuñalada, apedreada, estrangulada o quemada viva, por un hombre.

La violencia contra las mujeres y las niñas es cotidiana, individual y colectiva.

 

¿Por qué no vemos?

¿Por qué no nos damos cuenta?

¿Por qué las comunidades no apoyan a las mujeres que viven violencia?

No tenemos todas las respuestas, pero no justificamos a los agresores, y no nos vamos a prestar para encubrir al Estado y sus Gobiernos que entregan privilegios a los feminicidas y a los feminicidas frustrados. Ante tanta agresión, llamamos a la acción directa contra la impunidad machista. El feminicidio no va a terminar mientras no nos organicemos para defendernos. Hay que ver, darse cuenta, sospechar, ser cuidadosas, no creernos lo que nos dicen los gobiernos, los políticos y los medios de comunicación masiva que usan los crímenes contra las mujeres con morbo y para captar audiencias.

PORQUE CUANDO VEMOS, NOS DEFENDEMOS
EL AMOR NO LO AGUANTA TODO.

QUE EL AMOR NO AGUANTE EL MALTRATO.

 

NOS QUEREMOS VIVAS, NOS QUEREMOS FUERTES.

A DEFENDERNOS DE LA VIOLENCIA INSTITUCIONAL, COTIDIANA, INDIVIDUAL Y COLECTIVA.

QUE LAS COMUNIDADES NO TOLEREN LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

¡BASTA DE IMPUNIDAD!

 

Feministas autónomas[1]

 

 

[1] Somos feministas autónomas, no tenemos nada que ver con ningún Gobierno, somos autónomas de cualquier institución, no tenemos nada que ver con ningún partido político ni fundación ni ONG. Nadie  nos financia.  Correo electrónico:  feministautonoma@gmail.com

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More