APDHA Sevilla denuncia el colapso de los Servicios Sociales del Ayuntamiento

Publicidad

Desde la Delegación en  Sevilla de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía denunciamos la precariedad en el empleo, la discontinuidad en los puestos de trabajo y el insuficiente número de profesionales en los Servicios Sociales que lleva consigo una atención  insuficiente  y frágil  a la población y  que se concreta en citas a un mes vista para media hora escasa de atención, largas horas de espera, en ocasiones desde la noche anterior, para poder acceder a los  pocos números con los que las personas puedan ser atendidas, todo esto sin un criterio común en cuanto a la manera de dar las citas

No es raro encontrar, en algunos casos, carencia de constancia escrita del problema presentado y de la gestión a realizar por los Servicios Sociales, así como cierres de expedientes sin solución alguna. Constatamos la burocratización y ralentización para las ayudas generadas, provocado por la nueva legislación en materia de recogida de documentación y lo que es más grave, la imposibilidad, dada la escasez de medios,  de realizar un estudio y una intervención  adecuada que garantice un seguimiento personalizado a las fuertes y justas demandas de la población.

Claro ejemplo de esta precariedad y discontinuidad en el personal es lo que ha ocurrido en estos días en el Programa de Refuerzo a la Dependencia donde a 26 profesionales en esta materia se les ha acabado el contrato, y están a la espera de una nueva  contratación, sin saber cuándo se va a producir esta, ni si volverán al mismo programa, con lo que las personas afectadas, verán cómo sus expedientes pasan de unas manos a otras, sin la continuidad ni el seguimiento que estos casos requiere.

Adicionalmente los exiguos recursos económicos disponibles, en alguna manera, condicionados por la aceptación sin recelos de la lógica perversa de la “Ley Montoro” que da prioridad a la devolución de la deuda,  hacen que las grandilocuentes palabras del alcalde,  Juan Espadas, se queden en nada vistas las escasas ayudas otorgadas, la nula intervención en su coordinación con los Juzgados para actuar frente a desahucios, la nula disposición de viviendas para las familias sin techo o hacinadas, el continuo cambio de protocolos y de parámetros para su adjudicación y un largo etcétera.

Todo ello ha hecho que los Servicios Sociales, muy a pesar de las personas  que lo integran, se hayan convertido en mediocres  servicios asistenciales y de caridad.

Desde APDHA entendemos que para una ciudad, en la que se encuentran tres de los cinco barrios más pobres del estado, debería ser tarea primordial que sus Servicios Sociales tuvieran las mejores condiciones para la correcta atención a la población afectada por la pobreza y exclusión social.  Mucho nos tememos que esta situación, si no se interviene de forma clara y contundente, corra el riesgo de convertirse en endémica dejando a la población más vulnerable abandonada, una vez más, a su suerte.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More