«Antes del Covid-19 hubo otro enemigo que llegó para quedarse: los recortes sociales, causantes ahora de miles de víctimas»

Publicidad

Tuvo que venir una crisis sanitaria, para darnos cuenta de que el enemigo con el que convivimos era letal, han sido tantos y tantos los años que dejamos de darle importancia, que nos acostumbramos a convivir con él. Hemos tenido que sufrir las consecuencias de una pandemia para darnos cuenta que la naturaleza del enemigo es 100% destructivo. No hablamos del covid19, hablamos del verdadero enemigo, un mal enquistado, y conocido de muchas maneras, privatización, concertación, externalización o como se le denomina comúnmente RECORTES SOCIALES.

Pues son, sin lugar a dudas los recortes en los presupuestos de sanidad y a la Ley de dependencia, los que han favorecido la tragedia y han provocado miles de muertes por falta de medios y personal.

¿Cuántos políticos apelaron al bien común contra este enemigo?

¿Cuántos no quisieron ver que este virus se extendía por todas las instituciones?¿Cuántas las veces que desde los movimientos sociales se avisó, siendo sus advertencias ignoradas?

Pero este mal, continuó propagándose sin control, y no sólo logró quedarse, si no que como una institución más dentro de la política de estado, tuvo su propio nombre «CORRUPCION». Incluso su propia ley de amnistía, siendo practicada por el jefe del Estado (hoy rey emérito). Todos esos recortes y corruptelas nos hacen ver con tristeza, como con la pandemia del covid19 se han transformado en cientos de miles de personas afectadas o que han perdido sus vidas.

Es verdad que no todas podrían haberse salvado, pero lo que es seguro es que todas ellas habrían tenido una mejor atención si en lugar de recortes, hubiese habido material de protección, medios y personal sanitario suficiente para cubrir las necesidades sanitarias en residencias y hospitales.

No sólo se recortaron presupuestos en la ley de la dependencia y sanidad, pensiones y educación también sufrieron estos recortes, pero nunca se tuvo verdadera voluntad política de proteger a mayores y dependientes, teniendo en sus manos las competencias, el dinero y los medios.

De nada sirven ahora lágrimas, ni golpes en el pecho, tampoco el tú más, o el quién fue primero, pero sí una obligada autocrítica y la asunción de responsabilidades, para plantear alternativas y nuevas políticas que antepongan la vida de las personas a los intereses especulativos del interés y de los beneficios económicos.

Por esto desde COESPE y con más fuerza que nunca, no vamos a consentir que dicho enemigo siga vivo, y desde la responsabilidad y fuerza que nos caracteriza, vamos a luchar contra la corrupción y los recortes, porque cada euro desviado del sistema público, puede y de hecho resulta la perdida de una vida.

 

Petición de investigación

Este lunes, día 11 de Mayo de 2020 desde la Coordinadora Extremeña en Defensa del Sistema Público de Pensiones, hemos registrado una petición a la consejería de Sanidad y Servicios Sociales extensible a nivel autonómico, estatal y Europeo, solicitando una investigación para aclarar todo lo ocurrido y conocer las razones de la elevada mortandad tanto en residencias de mayores, centros de día, hospitales y atención domiciliaria a las personas de edad y dependientes.

Con esta petición queremos hacer saber a los que se dicen nuestros/as representantes políticos, que nosotras, la COESPE no permitiremos una ley de amnistía, ni de olvido de lo ocurrido, que todos los días y en cada uno de nuestros actos, recordaremos y haremos recordar que estos ciudadanos que perdieron la vida fueron en su gran mayoría los que ayudaron a levantar este país, y que los que hoy seguimos, con las pocas o muchas fuerzas que nos queden, seguiremos defendiendo lo público como un bien patrimonial hasta el fin de nuestros días.

Ésta y no otra, ha de ser nuestra contribución a las hijas y nietas de los fallecidos a nuestros propios hijos y nietos, que el hecho de ser mayor nunca sea visto como una etapa de abandono y olvido, sino como el reconocimiento de una vida de trabajo en la construcción de un futuro común e intergeneracional, donde los derechos de las personas estén garantizados y la dignidad y vida de las personas nunca tenga precio.

 

Fuente

 

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More