Ante las elecciones del 9 de Marzo

Una vez más, llegan elecciones para robar las riquezas del pueblo; una vez más, llegan las elecciones generales. Una vez más, desde hace ya 30 años, se ha convocado a los ciudadanos a elegir a sus representantes.

&nbsp Bueno, aquí está la primera falacia del sistema electoral. No votas a quien te represente, votas a un partido, una estructura colectiva, jerarquizada de tal forma que ahí solo opinan quienes están arriba, en la cúspide del partido, y no sus bases, mayoría en el mismo a las que se presta escasa atención excepto para forrarse. Unas bases que acatan las decisiones de los altos cargos con una abnegación tal, una fe ciega en ellos, que dan más la sensación de secta; y en cualquier caso, como se ha dicho, los críticos en la base, son ignorados. Además, a la hora de tomar las decisiones legislativas, se ningunean las discrepancias internas, negando así lo que piensan quienes les han dado el voto. Y es que lo más difícil a la hora de dejar los problemas en manos de otros, es que nunca se estará de acuerdo siempre con las decisiones tomadas por ellos.

&nbsp Pero el sistema electoral nos brinda otras desventajas. El sistema electoral permite, al dejar los problemas en manos de otros, que los problemas aumenten, permite que la teórica solución se conforme como parte del problema. Un ejemplo claro es la vivienda. La vivienda, derecho que nos fue concedido en la Constitución cual fuero, se ha terminado consolidando como uno de los mayores problemas al convertir dicho derecho, en uno de los mayores negocios del estado. Pues bien, muchos, si no todos, son los políticos que prometen resolverlo… Ya hemos perdido la cuenta de cuántos han cometido algún tipo de delito relacionado con dicho problema. Y un ejemplo claro del caso que hacen nuestros políticos al pueblo sería la guerra de Iraq: manifestaciones multitudinarias en todo el mundo contra la misma, 90% de la población española también en contra según encuestas (lo que implica que la mayoría de los que votó al gobierno de turno estaba en contra de la guerra), y aún así, las fuerzas armadas fueron a la guerra. Lo que queremos decir es que los políticos se representan a sí mismos y a los grandes empresarios, a la clase alta, a la minoría de la población, en otras palabras, nunca a la mayoría que los ha elegido. Así pues, consideramos que cada persona se ha de representar a sí misma, valorando e intentando solucionar los problemas de forma que la mayoría de personas (si no todas), salgan ganando y no al revés como ocurre ahora gracias al sistema representativo. Aunque no vamos a negar que el sistema representativo resuelve parte de los problemas, no resuelve los más graves, que vemos cómo se suceden a cada legislatura que pasa y siguen sin resolverse: paro, precariedad laboral, vivienda, delincuencia…

&nbsp Así pues, animamos a que la gente no acuda el próximo 9 de marzo al encuentro electoral que nos presenta el estado, mostrando de forma activa que su sistema es erróneo y que lo rechazamos. Además, si el pueblo es soberano de sí mismo, el pueblo debe legislar y no unos pocos corruptos que saben aprovecharse de éste. Por todo ello, creemos correcta la objeción de conciencia ante las elecciones representativas de esta farsa de democracia, es decir, la abstención.

GRUPO BANDERA NEGRA

&nbsp bandera_ngra@hotmail.com&nbsp

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS