Ante las elecciones del 12J: votes lo que votes, ¡echemos a Feijóo y al PP de la Xunta! (Cast/Gal)

Publicidad

La convocatoria apresurada de las elecciones, bajo las condiciones de una crisis sanitaria y económica mundial y con un profundo olor a fraude, sólo puede responder a la necesidad del PP de legitimar con los votos lo que fueron políticas de recortes con resultados criminales.

El desborde y colapso del sistema socio-sanitario, con las muertes en las residencias de mayores o la situación de casi guerra en los hospitales, demuestran que «los recortes, matan»; como venía denunciándose desde hacía años en los cientos de movilizaciones, huelgas y manifestaciones hechas contra la destrucción de la sanidad pública hasta incluso en las vísperas del Estado de Alarma, con la defensa del paritorio del hospital de Verín.

Siendo este el hecho más dramático, no es el único motivo para que ECHAR A FEIJÓO Y El PP DE LA XUNTA sea una necesidad vital para el pueblo gallego: desde que el PP volvió a la Xunta tras la experiencia del bipartito, Galicia perdió 70.000 habitantes; pasó de 2 770 000 a 2 700 00, lo que sería la ciudad de Ferrol entera emigrando.

Conseguir que la juventud no quiera / pueda vivir en Galicia es por consecuencia directa de las políticas llevadas adelante por el PP desde la Xunta, con la colaboración de su gobierno «amigo» de Rajoy. De la destrucción de los servicios públicos (sanidad, educación, dependencia, cultura, etc…), de desindustrialización (Alcoa es el último, pero no el último acto), de destrucción del sistema financiero público (privatización de las Cajas de Ahorro), de asistir pasivamente a la desaparición del sistema financiero privado (Banco Pastor).

 

Unas elecciones para el futuro

El PP y Feijóo procuran en estas elecciones buscar el aval de los votos, «democratizarse», para liderar la «nueva normalidad» bajo sus condiciones. La caída del PIB gallego en más del 10% fruto de la crisis detonada por la pandemia hace parte de una profunda depresión económica a nivel mundial, que va a provocar una reorganización de las jerarquías y las relaciones entre los Estados y naciones.

La UE ya anunció que va a hacer un desembarco de dinero en el sistema de 750.000 millones de euros, de los que 140.000 millones van a «caer» en el Estado Español y todos los capitalistas ya están haciendo cuentas, a ver quién lleva la mejor parte de ese dinero. Pero no es gratis, lo entregarán a cambio de mantener las reformas laboralesla «sostenibilidad» de las pensiones sin tocar las reformas del PSOE y el PP, y hacer «reformas estructurales», o sea, más privatizaciones.

 

Construyamos una alternativa de lucha

Que echar el PP y Feijóo sea una necesidad vital para el pueblo gallego, no significa decir que haya ningún tipo de confianza en un gobierno alternativo que pueda salir de las urnas, puesto en la disyuntiva de tener que escoger entre acatar las condiciones de la Unión Europea y el régimen del 78, o romper con ellos. Lo que está haciendo el autodenominado «gobierno de progreso» estatal en Alcoa y Alu ibérica ponen sobre aviso del que puede acontecer en la Galicia.

Es más, la actitud complaciente de ese «gobierno de progreso» con la política criminal de la Xunta del PP, regalandole hasta el levantar el «estado de alarma» antes que en el resto del Estado, como si aquí no hubiera sucedido nada, demuestra que desde el Estado, de nuevo, apuestan por garantizar la estabilidad de Galicia entregándole la Xunta al PP de Feijoo.

Por su lado, el BNG, el único que está haciendo oposición, tiene dos discursos. Uno, hacia afuera, que es ser una «leal oposición el gobierno de la monarquía», y otro, hacia dentro, aparentemente más radical, soberanista, pero subordinado al primero, bajo el lema «si el BNG está, Galicia está». Su política no pasa de tensar la cuerda para ser  «conseguidor ante Madrid», no romper abiertamente con la raíz del problema, el régimen del 78 y la Unión Europea.

Por todo ello, votes lo que votes la alternativa no son las medidas de «escudo social» temporales (ERTEs, Ingreso Mínimo Vital, etc…), con fecha de caducidad, ni las «limosnas» presupuestarias con las que conforma el BNG; sino ir a la raíz del problema, el nido de la serpiente: el capitalismo y sus gobiernos.

El capitalismo demostró su inutilidad absoluta para resolver ni tan siquiera la falta de mascarillas y EPIs para las sanitarias; o acabamos con el capitalismo luchando por la transformación socialista de la sociedad, o este acaba con la sociedad. Ellos, el PP, el PSOE y sus aliados, no van a aprender nada de lo acontecido, y ya están preparando nuevos planes para que sea la clase obrera y los pueblos quien pague los costos de la crisis, cuyos efectos ya están pagando.

Por eso, tras el 12J tendremos que seguir luchando y organizándonos unitariamente para gritar que ESTA CRISIS NO LA PAGAMOS LOS TRABAJADORES Y LAS TRABAJADORAS. En este camino es preciso coordinar y unificar todos los combates; levantando una alternativa obrera, democrática y social a los gobiernos, el central y la Xunta, y preparando una alternativa política independiente a esta falsa izquierda.

Por la defensa de todos los puestos de trabajo, con el reparto de trabajo, reduciendo la jornada sin reducción del salario; «trabajar menos para trabajar todos y todas», y prohibición por ley de los despidos.

Por la nacionalización inmediata de las empresas en crisis (Alcoa, …), las esenciales (eléctricas, alimentación, transporte, etc.) y los servicios públicos, de la sanidad, educación, servicios sociales…

Por la derogación de toda la legislación antiobrera y antipopular del PPSOE, como las reformas laborales, de pensiones, el artículo 135 de la Constitución, etc…

Por la derogación de la legislación antidemocrática como la Ley Mordaza, Ley de Extranjería, y todas las reformas hechas en el código penitenciario que criminalizan derechos fundamentales de expresión, huelga, etc…

Por la disolución de Guardia Civil como organismo militar, y la limpieza de neofranquistas y machistas de las instituciones del Estado, policiales, judiciales y demás.

Por los derechos laborales y sociales de las mujeres trabajadoras, por una Educación, Sanidad y Servicios Sociales 100% públicos.

Romper con la Monarquía, fuera el Borbón, y apertura de procesos constituyentes a nivel estatal y nacional, que incluyan el derecho a decidir de Galiza y de los pueblos del Estado.

Romper con la UE, y llamar a la clase trabajadora del Estado Español y el continente a unir sus luchas contra los planes de «rescate» que van a redundar en nuevos ataques con los derechos laborales, sociales y políticos de la población trabajadora.

Por la Federación de Repúblicas Ibéricas, en el marco de los Estados Unidos Socialistas de Europa.

Más allá del voto, ahora que las sanitarias y los sanitarios convocan movilizaciones contra lo que quedó evidente para todos y todas, que los «recortes matan»; ahora que salen a la lucha los de la industria (Nissan, Alcoa/Alu ibérica), el comercio (Lidl), etc…, contra la destrucción de puestos de trabajo o de derechos, es el momento en el que las fuerzas, sindicales, sociales y políticas de la clase obrera pongan en el centro la necesidad de la UNIDAD PARA LUCHAR.

 

PARA AVANZAR EN ESTE CAMINO, ÚNETE A CORRIENTE ROJA (LIT-CI)

 


Diante das eleccións do 12X

Votes o que votes

BOTEMOS A FEIJOO E O PP DA XUNTA

A convocatoria apresurada das eleccións, baixo as condicións dumha crise sanitaria e económica mundial e cun profundo cheiro a fraude, so pode respostar á necesidade do PP de lexitimar cos votos o que foron políticas de recortes con resultados criminais.

O desborde e colapso do sistema socio-sanitario, cas mortes nas residencias de maiores ou a situación de cuase guerra nos hospitais, demonstran que “os recortes, matan”; como viña denunciándose desde facía anos nos centos de mobilizacións, folgas e manifestacións feitas contra a destrución da sanidade publica ate mesmo nas vésperas do estado de alarma, coa defensa do paridoiro do hospital de Verin.

Sendo este o feito mais dramático, non é o único motivo para que BOTAR Á FEIJOO E O PP DA XUNTA sexa umha necesidade vital para o pobo galego: desde que o PP volveu á Xunta tras a experiencia do Bipartido, Galiza perdeu 70 mil habitantes; pasou de 2 770 000 a 2 700 00, o que sería a cidade de Ferrol enteira emigrando.

Conseguir que a xente nova non queira / poda viver na Galiza é a consecuencia directa das políticas levadas adiante polo PP desde a Xunta, coa colaboración do seu goberno “amigo” de Rajoy. Da destrución dos servizos públicos (sanidade, educación, dependencia, cultura, etc.), de desindustrialización (Alcoa é o derradeiro mas non o ultimo acto), de destrución do sistema financeiro publico (privatización das Caixas de Aforro), de asistir pasivamente á desaparición do sistema financeiro privado (Banco Pastor).

 

Umhas eleccións para o futuro

O PP e Feijoo procuran nestas eleccións buscar o aval dos votos, “democratizarse”, para liderar a “nova normalidade” baixo as suas condicións. A queda do PIB galego en mais do 10% froito da crise detonada pola pandemia fai parte dunha profunda depresión económica a nivel mundial, que vai provocar unha reorganización das xerarquías e as relacións entre os estados e nacións.

A UE xa anunciou que vai a facer un desembarco de diñeiro no sistema de 750 mil millóns de euros, dos que 140 mil millóns van “caer” no Estado Español e todos os capitalistas xa están facendo contas, a ver quen leva a parte do león desde diñeiro. Mas non é gratis, entregaranno a cambio de manter as reformas laborais, a “sostenibilidade” das pensións sen tocar as reformas do PSOE e o PP, e facer “reformas estruturais”, ou sexa, mais privatizacións.

 

Construamos umha alternativa de loita

Que botar o PP e Feijoo sexa umha necesidade vital para o pobo galego, non quer dicer que haxa ningum tipo de confianza nun goberno alternativo que poda sair das urnas, posto na disxuntiva de ter que escoller entre acatar as condicións da Unión Europea e o réxime do 78, ou romper con eles. O que está a facer o “autodenominado goberno de progreso” estatal en Alcoa e Alu iberica pon sobre aviso do que pode acontecer na Galiza.

Alen mais, a actitude compracente dese “autodenominado goberno de progreso” coa política criminosa da Xunta do PP, regalando-lle ate o levantar o “estado de alarma” antes que no resto do Estado, como se aquí non sucedera nada, demonstra que desde o Estado, de novo, apostan por garantir a estabilidade de Galiza entregándolle a Xunta ao PP de Feijoo.

Pola sua banda, o BNG, o único que lle está a facer oposición, ten dous discursos, un, cara fora, que é ser umha “leal oposición o goberno da monarquía”, e outro, cara dentro, aparentemente mais radical, soberanista, mas subordinado áo primeiro, baixo o lema “se o BNG está, Galiza está”. A sua política non pasa de tensar a corda para ser un “conseguidor diante de Madrid”, non romper abertamente coa raiz do problema, o réxime do 78 e a Unión Europea.

Por todo iso, votes o que votes a alternativa non son as medidas de “escudo social” temporais (ERTEs, Ingreso Mínimo Vital, etc.), con data de caducidade, nin as “esmolas” orzamentarias coas que conformase o BNG; senon ir á raíz do problema, o niño da serpe: o capitalismo e os seus gobernos.

O capitalismo demonstrou a sua inutilidade absoluta para resolver nin tan siquer a falta de mascaras e EPIs para as sanitarias; ou acabamos co capitalismo loitando polo transformación socialsita da sociedade, ou este acaba coa sociedade. Eles, o PP, o PSOE e os seus aliados, etc., non van a aprender nada do acontecido, e xa están preparando novos plans para que sexa a clase obreira e os pobos quen pague os costes da crise, cuxos efectos xa estan a pagar.

Por iso, tras o 12X teremos que seguir loitando e organizándonos unitariamente para berrar que ESTA CRISE NON A PAGAMOS OS TRABALLADORES E AS TRABALLADORAS. Neste camiño é preciso coordinar e unificar todos os combates; levantando umha alternativa obreira, democrática e social aos gobernos, a Xunta e o Central, e preparando umha alternativa política independente á esta falsa esquerda.

Pola defensa de todos os postos de traballo, co reparto de traballo, reducindo a xornada sen redución do salario; “traballar menos para traballar todos e todas”, e proibición por lei dos despidos.

Pola nacionalización imediata das empresas en crise (Alcoa,…), as esenciais (eléctricas, alimentación, transporte, etc.) e os servizos públicos, da sanidade, educación, servizos sociais…

Pola derrogación de toda a lexislación antiobreira e antipopular do PPSOE, como as reformas laborais, de pensións, o artigo 135 da Constitución, etc.

Pola derrogación da lexislación antidemocrática como a Lei Mordaza, Lei de Estranxeria, e todas as reformas feitas no código penal que criminalizan direitos fundamentais de expresión, folga, etc.

Pola disolución de Garda Civil como organismo militar, e a limpeza de neofranquistas e machistas das institucións do estado, policiais, xudiciais e demais.

Pola direitos laborais e sociais das mulleres traballadoras, por umha Educación, Sanidade e Servicios Sociais 100% públicos.

Cortar coa Monarquía, fora o Borbón, e apertura de procesos constituíntes a nivel estatal e nacional, que inclúan o dereito a decidir de Galiza e dos pobos do estado.

Cortar coa UE, e un chamado á da clase traballadora do estado español e o continente a unir as suas loitas contra os planes de “resgate” que van redundar en novos ataques con os direitos laborais, sociais e políticos da poboación traballadora.

Pola Federación de Repúblicas Ibericas, no cadro dos Estados Unidos Socialistas de Europa.

Máis alo do voto, agora que as sanitarias e os sanitarios convocan mobilizacións contra o que ficou evidente para todos e todas, que os “recortes matan”; agora que saen a loita os da industria (Nissan, Alcoa/Alu iberica), o comercio (Lidl), etc., contra a destrución de postos de traballo ou de direitos, é o momento no que as forzas, sindicais, sociais e políticas da clase obreira poñan no centro a necesidade da UNIDADE PARA LOITAR.

 

PARA AVANZAR NESTE CAMIÑO, UNE-TE A CORRENTE VERMELLA (LIT-CI)

 

Corriente Roja

 

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More