Ante la vuelta al trabajo en sectores no esenciales…

Publicidad

El Gobierno ha decretado que las plantillas de empresas que producen bienes y servicios no esenciales reanuden su actividad el lunes próximo. Lo ha hecho ante presiones de la patronal, sin consultar a su propio Comité de Expertos y sobre todo sin asegurar que se hayan adoptado las medidas necesarias para detectar y aislar los nuevos casos.

Esta grave irresponsabilidad se une al despropósito de muchos gobiernos autonómicos que han optado por cerrar los centros de atención primaria para enviar al personal a reforzar las plantillas de los hospitales, ya diezmados de recursos y colapsados antes de la epidemia.

Son los Centros de Atención Primaria los que deberían haber reforzado su actividad de control, vigilancia y seguimiento, tratando en el domicilio a las personas infectadas menos graves y, sobre todo, realizando los test de forma masiva a la población para poder aislar los positivos.

La persistencia en tales despropósitos se une a la negativa del gobierno estatal y de los autonómicos de intervenir empresas para ponerlas a fabricar materiales indispensables como tests, respiradores, equipos de protección o mascarillas o a las privatizaciones y desmantelamiento de la sanidad pública propiciadas por leyes como la 15/97, a mayor gloria del negocio privado.

Este desatino debe detenerse y todos los recursos sanitarios deben pasar a manos públicas.

En lo más inmediato, ante el reinicio de la producción, no es tolerable que se vuelva a asistir a situaciones como las ya vividas en las que las propias plantillas, asumiendo su responsabilidad de preservar la salud pública y enfrentándose a la dirección de la empresa, paran la producción para evitar el contagio (1).

Es necesario que  comités de empresa, secciones sindicales, y las trabajadores y trabajadores en general, exijan como condición indispensable para reincorporarse al trabajo, además de les provean de equipos de protección adecuados, que se les realicen tests para detectar el coronavirus y se apliquen de forma continuada las medidas adecuadas de vigilancia epidemiológica.

La salud de la clase obrera —que es la salud de toda la población, máxime en situación de epidemia— debe anteponerse al negocio del capital.

 

[1] https://www.elperiodico.com/es/economia/20200317/trabajadores-continental-paran-fabrica-riesgo-coronavirus-7892970

http://www.izquierdadiario.es/5000-trabajador-s-paran-la-produccion-de-Mercedes-en-Vitoria-Gasteiz-ante-la-inaccion-de-la-empresa

https://www.lanzadigital.com/provincia/daimiel/los-trabajadores-de-vestas-paran-la-produccion-porque-consideran-las-medidas-contra-el-coronavirus-insuficientes/

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More