Angèle Bettini del Río : A los 18 años desafiaba a Pétain

Dice que está dispuesta a retomar el carné de la Juventud Comunista, ella que con otros compañeros, el 5 de noviembre de 1940, lanzó octavillas contra el “mariscal felón” durante el séquito oficial de Pétain en Toulouse. Desde entonces, no ha dejado de compartir su experiencia en la Resistencia con los jóvenes.

El teléfono suena a menudo, una vecina llama a la puerta, entrega a Angèle la prensa del día&nbsp : “Leo los diarios, escucho mucho la radio.” Siempre activa, siempre atenta al mundo que le rodea. Desde sus 88 años, desliza con malicia&nbsp : “Me considero todavía una joven comunista.”

En 1937, Angèle del Río, nacida en una familia de origen español, se sentía más cercana a los anarquistas. Pero la adolescente rebelde se une a la Juventud Comunista, que tuvo la buena idea de organizar una reunión en su barrio. Las JC de Toulouse&nbsp ; un grupo activo que, una vez declarada la guerra, continúa actuando en la clandestinidad. “Nosotros éramos autónomos en relación al partido”, recuerda Angèle. La visita de Pétain a Toulouse, el 5 de noviembre de 1940, repugna y excita al mismo tiempo a la Juventud Comunista de la ciudad&nbsp : es el momento de una acción increíblemente audaz, decidida por Marcel Clouet. Se trataba de lanzar octavillas sobre el cortejo oficial y sobre la multitud venida para aclamar al mariscal. Jean Bertrand y André Delacourtie fabrican un ingenioso sistema&nbsp : un contrapeso se vacía poco a poco del agua que contiene, hasta que el péndulo acaba por chocar contra una trampa para atrapar ratones que libera las octavillas, redactadas por Robert Caussat (1) e Yves Bettini, el novio de Angèle. El sistema es instalado sobre el techo de un edificio en ángulo entre la calle Alsace-Lorraine y la plaza Esquirol. Angèle del Río así como Angèle Delacourtie se mezclan entre la multitud para comprobar el éxito de la operación. Al mediodía en el momento exacto en el que pasa el coche de Pétain, una lluvia de octavillas se arremolina en el cielo antes de alcanzar el cortejo. Angèle no se entretiene, se reúne con Yves en los jardines del Capitole&nbsp : “Listo, ha salido bien.” Y vuelve a su trabajo&nbsp : remienda medias.

Angèle del Río tenía en aquel momento dieciocho años. Era la más joven del grupo que acababa de realizar este golpe de efecto, considerado como el primer acto de la Resistencia en Toulouse. No imaginaba que el acontecimiento pasaría a la posteridad. ¿Que decía la octavilla del 5 de noviembre de 1940&nbsp ? Angèle no reconoce hoy la famosa octavilla entre las diferentes octavilla de la época que le muestran los historiadores. Pero está segura de una cosa&nbsp : hablaba del “mariscal felón”. Cuando relata en las escuelas o en los institutos lo que fueron aquellos años oscuros, Angèle recuerda más los años posteriores que este día en especial. La mayoría de los miembros del grupo fueron detenidos tres semanas después. “A mí no me golpearon, pero a los chicos los molieron a palos. Yo vi a Robert Caussat sin conocimiento.” Liberada, condenada a prisión en libertad provisional, detenida nuevamente. Comenzó para Angèle la sucesión de campos de internamiento, Le Récébédou, Rieucros, Brens, Gurs. No es fácil de explicar a los estudiantes de hoy que existieron en territorio francés estos campos desconocidos, al mismo tiempo que los campos de exterminio. “Yo doy testimonio, es mi deber”

Le Récébédou, cerca de Toulouse&nbsp : “No comíamos casi nada.” Rieucros, en Lozère, en un pequeño valle glacial, nevado en invierno&nbsp ; Brens, en el Tarn&nbsp : “la comida… incalificable.” Sus años de cautividad acabaron en Gurs, en el Béarn, el 28 de julio de 1944&nbsp : un guardián facilitó su fuga.

Si Angèle sólo pudiera conservar un recuerdo de los campos de internamiento, sería quizá el de la víspera de Navidad de 1941, en Rieucros, en compañía de Mathilde Péri, la esposa de Gabriel, fusilado diez días antes. Una víspera bañada en lágrimas. Con la Liberación Angèle multiplica el compromiso militante a favor de la paz, en la red de albergues juveniles… preside todavía la Asociación de Internados de Brens y Rieucros. Una frase permanece grabada en su memoria, pronunciada por el abogado de los jóvenes comunistas el 17 de marzo de 1941, en el curso del proceso&nbsp : “Ustedes no querrían que estos jóvenes renegasen de lo que ayer adoraban.” Ella añade ahora&nbsp : “Yo nunca he renegado.” Angèle, podría retomar el carné de la JC.

(1).- Robert Caussat murió en octubre, a los 91 años.

Línea de vida

20 de mayo de 1922&nbsp : nace Angèle del Río en Toulouse

26 de noviembre de 1940&nbsp : detenida y encarcelada en la prisión de Saint Michel

30 de abril de 1941&nbsp : detenida nuevamente y enviada a los campos de internamiento.

17 de marzo de 1945&nbsp : matrimonio con Yves Bettini

5 de noviembre de 2010&nbsp : Recibe las insignias de Caballero de la Legión de Honor


Traducción de J.A.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS