Andalucía, un homenaje al Ché

Hace 40 años, tropas del ejército boliviano, entrenadas y asesoradas por militares estadounidenses, hirieron en combate al Che y lo hicieron prisionero. El domingo 9 de octubre de 1967, el Comandante Ernesto Guevara fue ejecutado. Sólo tenía 39 años, la misma edad con la que Emiliano Zapata y César Augusto Sandino fueron también asesinados. Desde entonces, la ausencia física del Ché se transfiguró en un símbolo universal de dignidad y de rebeldía y en una inagotable fuente de inspiración para nuevas generaciones que siguen luchando por las utopías y por los sueños, por otro mundo posible. Las personas y los colectivos&nbsp que suscribimos este texto nos sumamos, desde Andalucía, a las Jornadas Internacionales de homenaje al Che en el 40 aniversario de su muerte, testimoniando así la gratitud hacia su ejemplo y la reivindicación de su legado político, intelectual y moral.

&nbsp

En su intensa vida el Che se reveló como un brillante guerrillero, convirtiéndose en uno de los Comandantes legendarios que dirigieron la lucha por la segunda y definitiva independencia de Cuba. Exhibió además notables energías intelectuales y un fértil pensamiento y puso sus cualidades de constructor revolucionario al servicio de Cuba y de su digna andadura antiimperialista y socialista que llega hasta nuestros días. Sus principios y su conducta constituyen el paradigma de aquellos que persiguieron siempre “derrocar todas las situaciones en las que el hombre es un ser rebajado, esclavizado, abandonado, despreciado” (Marx).

El Ché destacó por su ejemplaridad en el trato con los demás y por su ética humanista; era el compañero que siempre actuaba como pensaba, el primero en el trabajo voluntario, que concebía como la expresión radical del hombre nuevo y como el emergente de una sociedad emancipada, un hombre nuevo concebido como agente y resultado del proceso de transformación en que habrá de enfrentar la reapropiación de sus condiciones de existencia y la demolición del viejo mundo, un orden social en el que las personas resultan seres extraños para sí y enajenados de su propia humanidad. Él escribió: “El socialismo económico sin la moral comunista no me interesa. Luchamos contra la miseria, pero a la vez contra la alienación… Si el comunismo desprecia los hechos de conciencia, puede ser un método de reparto, pero dejará de ser una moral revolucionaria”.

El Ché tenía profundas convicciones antiimperialistas e internacionalistas. Describió el imperialismo como una lógica de agresión y saqueo promovida por los países capitalistas más poderosos, un sistema producto del expolio y la dominación y, a la vez, el medio a través del cual se expolia y se domina. Ese imperialismo cruel que asoló Vietnam con miles de bombas, quemó sus selvas y ahogó en sangre y tragedia a sus hombres, a sus mujeres y a sus niños, es el mismo que en los tiempos actuales lleva su mortífera ferocidad a las ciudades de Iraq o de Palestina.

Finalmente, se despidió de su familia, del pueblo de Cuba y de Fidel y marchó a otras tierras para continuar la lucha contra&nbsp la miseria y la explotación de los oprimidos. “Muchos me dirán aventurero, y lo soy; sólo que de un tipo diferente, de los que ponen el pellejo para demostrar sus verdades”. La CÍA ordenó su asesinato y la desaparición de su cadáver.

&nbsp

En 1997 los restos del Che fueron hallados y llevados a Cuba, donde el pueblo acogió con profundo respeto su regreso, rindiéndole el homenaje que merecía, porque fue el hijo más querido y el mejor de sus héroes. Como máxima muestra de ello es la persistencia digna de los cubanos en su lucha por la soberanía y la equidad, siguiendo sus pasos, reivindicando el ideario antiimperialista, la moral humanista del Che y su sensibilidad para denunciar las injusticias, con independencia de la latitud del mundo en la que ocurrieran.

Cuatro décadas después, el Ché nos sigue infundiendo admiración: mostró la nobleza de que es capaz el ser humano, defendió que puede nacer un hombre nuevo en el seno de una sociedad más justa y más generosa y entregó su vida para ello. Fue una persona de su tiempo, inmersa en los conflictos de aquella época, pero también fue un hombre del futuro y supo prefigurar estelas de utopía, visiones de la esperanza.

&nbsp

Vivimos en una época de barbarie. Reinan la globalización neoliberal que es la “filosofía del despojo” y la guerra permanente, la devastación de las selvas y el envenenamiento del mundo. Impone su ley el capitalismo, que es la mercantilización de la vida, el poder que convierte a los gobiernos en empresarios y policías, que humilla a los desposeídos y mata de hambre, que lleva la decrepitud a la democracia. Desde Andalucía, tierra de paz y de solidaridad, manifestamos que sólo las ideas podrán salvar el mundo y por eso proclamamos nuestro cariño al Che, por el aliento que significa su ejemplo. También defendemos a Cuba, pequeña nación rebelde e incesante en su expedición colectiva por la dignidad nacional y la justicia social. A través del tiempo, la figura legendaria del Che Guevara representará siempre el decoro de la Humanidad y el eco de sus palabras y de su vida resonará en la conciencia de los hombres y evocará&nbsp la aventura de cambiar el mundo.

&nbsp
Andalucía, octubre de 2007

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS