Amnistía denuncia «uso ilegal de la fuerza» por parte de la policía en España

Amnistía Internacional denuncia casos "de uso ilegal de la fuerza" por parte de la policía en España durante el confinamiento por frenar la expansión del coronavirus.

Publicidad

Amnistía Internacional denuncia casos «de uso ilegal de la fuerza» por parte de la policía en España durante el confinamiento por frenar la expansión del coronavirus. En un informe en que analiza violaciones de derechos humanos durante el confinamiento en Europa, la organización se muestra preocupada por casos en los que la policía ha utilizado «de manera ilegal la fuerza» a España y subraya que ya ha denunciado anteriormente «la falta de investigaciones rápidas e imparciales» sobre estos casos, así como sobre «controles policiales discriminatorios«. Por otra parte, la organización insiste en su «preocupación» reiterada sobre «las restricciones desproporcionadas» en España con respecto a la libertad de expresión por la ‘ley mordaza’.

En el informe, Amnistía Internacional denuncia varios casos en que considera que la policía ha hecho un «uso ilegal de la fuerza» desde el 15 de marzo, día en que se adoptó formalmente el confinamiento. Según apunta el documento recogiendo datos del Ministerio del Interior, se han contabilizado más de un millón de infracciones y más de 8.500 personas han sido detenidas durante el confinamiento en España.

Entre los casos «de uso ilegal de la fuerza» por parte de la policía que recoge el informe, hay el de «personas que han sido abofeteadas y empujadas sin ofrecer ningún tipo de resistencia a un control de identificación o a una detención». Por ejemplo, la organización denuncia un caso en el País Valencià en que la policía hizo bajar a un hombre y una mujer de su coche y pidieron al hombre que se bajara los pantalones y la ropa interior mientras estaba en la carretera. Otro de los casos que explican está en Bilbao, donde policías «empujaron» y «pegaron de manera violenta con la porra» a un chico, mientras que en Málaga policías «pegaron varias veces» a un hombre antes de detenerlo.

Además, Amnistía Internacional denuncia en el informe que algunas de las personas que han grabado estas situaciones han sido multadas por «uso sin autorización de imágenes de oficiales de policía» y «falta de respeto a la policía». «El primer delito es particularmente problemático y restringe desproporcionadamente el derecho a la libertad de expresión», indica el informe, que reivindica el derecho a poder informar la ciudadanía sobre las actuaciones policiales.

Con respecto al delito sobre el respeto a la policía, la organización insiste en su «preocupación» sobre la «vaga formulación» del artículo 37.4 de la ‘ley mordaza’ y recuerda que «miles de personas son multadas cada día» como consecuencia de esta «vaguedad».

Fuente: El Nacional

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More