Amina Hussein: «Los únicos amigos que tenemos los kurdos son las montañas»

Publicidad

Desde el pasado 9 de octubre, el ejército turco inició la invasión del norte y este de Siria, la región conocida como Rojava. Abandonados por sus aliados en la lucha contra Estado Islámico, olvidados una vez más, el pueblo kurdo queda a merced de los turcos y los mercenarios yihadistas. La lucha del pueblo kurdo en la zona libró del ISIS al mundo entero, pero les volvemos la espalda.

La población del noreste de Siria ha tenido que iniciar el abandono de sus casas y pueblos durante el alto al fuego pactado entre Turquía y las potencias globales, que NO ha sido respetado por las fuerzas agresoras. La ciudad de Serekaniye ha sido invadida, llenando sus calles de víctimas. Se ha bombardeado a la población civil con armas químicas. Fosforo. Napalm.

 

 

Esta agresión contra territorio sirio venía siendo largamente anunciada por el presidente Erdogan, cuyo objetivo es reubicar a los refugiados sirios que se encuentran en Turquía, mediante el desplazamiento de la población autóctona mayoritariamente kurda. Este objetivo se llama cambio demográfico y está considerado un crimen contra la humanidad.

 

La periodista y traductora kurda Amina Hussein ha vuelto a Cataluña después de semanas en Rojava, el Kurdistán occidental, donde ella nació, y donde el ejército turco está atacando y matando a la gente sin ningún miramiento. Hussein es testigo de la realidad de un pueblo que está solo al mundo: «Los únicos amigos que tenemos los kurdos son las montañas. Los refugiados no tienen nada, no tienen ni campos para protegerse. Y esto a cinco horas de avión de Barcelona.»

* Con información de @CatalunyaRadio.

 

 

Enlace

 

 

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More