American Pie Booomb llega a Galicia, un evento que cosifica a la mujer destinado al público universitario

Publicidad

En 1999 se estrena American Pie, una comedia sexual centrada en la vida de cuatro estudiantes cuyo objetivo es perder la virginidad a toda costa antes de que termine el curso. El éxito de esta película haría de esta la primera de una saga que ha mantenido la mima línea de humor patriarcal.

Siguiendo esta temática, en los últimos años comenzaron a realizarse eventos por Europa. Particularmente, en España y Portugal se encarga de organizarlos una empresa portuguesa, la American Pie Party, y toman el nombre de American Pie Boomb. Este año se ha hecho en Vigo el 9 de marzo y se hará en Porto el 16 de marzo y en Lugo el 23 de marzo. No se descartan futuras fechas en su gira por España.

Las entradas se pueden adquirir por Ticketea, pero también las venden en las facultades quienes trabajan de relaciones públicas, por lo que el público al que están dirigidos estos eventos queda bien definido. La localización exacta del evento es secreta y se revela a los portadores de entrada por SMS durante la mañana del mismo día en que se celebra el evento.

La organización publica en Facebook e Instagram una indumentaria como “obligatoria” (dress code) a elegir entre varias opciones para acudir al evento, vinculada a la película, diferente para hombres y para mujeres. Para hacernos una idea, para Porto a las chicas les dan a elegir entre colegiala, animadora (cheerleader), nerd, profesora sexy, mascota de fútbol americano o jugadora de béisbol sexy; mientras que a los chicos les dan a elegir entre jugador de fútbol americano, mascota de fútbol americano, geek y jugador de lacrosse. No creo que sea necesario ser un lector muy agudo para percatarse de que ellos son el elemento neutro y ellas el seductor, caracterizado con la etiqueta “sexy”.

“Busca recrear todo el imaginario de las películas de Hollywood sobre adolescentes o incluso del porno”, se recoge en el diario Praza. Una de las atracciones que ofrece este evento es un espectáculo de strippers, tanto hombres como mujeres, sustentado sobre unas nociones de sexualidad que reducen a las personas a la categoría de mercancía (cosificación), puesto que se paga por tener acceso sexual a ellas (aunque este acceso sexual no implique el coito); y que asignan un valor a las personas como tales mercancías, en función del buen culo que tengan, puesto que su función en el marco de la performance es la satisfacción de los compradores, algo que en el contexto de las relaciones de poder afecta particularmente a la mujer.

Tanto es así que las relaciones de poder entre los chicos asistentes y las strippers (en su vertiente más cosificante) se invierten cuando se trata de las chicas asistentes y los strippers. En este sentido, ha sido muy difundido por redes sociales un vídeo en el que aparentemente una chica le hacía una felación a un stripper, que se barajó la posibilidad de que estuviese aprovechándose del posible estado de embriaguez de la chica. Esto ha sido comunicado a los organizadores del evento, así como a The Community, encargada de la gestión de eventos de Vigo, y entre ellos este. La respuesta de American Pie Party ha sido protectora hacia el stripper, de bloqueo o de ignorar a la denunciante, de reírse de ella o incluso, según se publicó en redes sociales, de amenaza de denuncia por difamación. Al día siguiente, y tras recibir numerosas críticas, el personal de The Community y una cuenta oficial de Instagram informaron de que se había contactado a la chica que salía en el vídeo y corroboró que se trató de una simulación y no se había producido ningún abuso, algo que también fue confirmado por la cuenta que inicialmente había denunciado este abuso y lo había dado a conocer. Esta misma cuenta denunció también la asistencia de menores al evento, algo que además aseguraron otras fuentes.

Sin embargo, las dinámicas de poder particularmente en estos espacios siguen siendo claras. Una asistente que prefiere mantenerse en el anonimato, relata que aunque se hacía una idea de la temática del evento desconocía a lo que se iba a enfrentar: hombres que iban al baño de mujeres como una forma de demostrar quién mandaba, acoso verbal, risas ante cualquiera recriminación a su actitud e incluso agresiones sexuales (cabe aclarar que aunque tuviese conocimiento previo de lo que se encontraría nada justifica el trato machista denigrante contra la mujer, sin importar que acuda voluntariamente o no). “He tenido que aguantar hombres durante toda la noche que se aprovechaban de que había mucha gente en la pista de baile para tocarme el culo”, cuenta. “Lo peor de la noche fue cuando un hombre se sintió con la libertad de agarrarme de la vagina. Supuestamente había gente para vigilar que no pasaba nada malo pero en ninguno de estos casos vimos a nadie haciendo nada”.

No se trata de desatar una guerra contra la American Pie Party de forma particular, sino de comprender y transformar unos patrones de funcionamiento sociales con los que no hemos de ser transigentes.

Texto elaborado a partir de:

https://www.elsaltodiario.com/feminismos/denuncian-cousificacion-das-mulleres-no-american-pie-booomb

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More