¡Alto a la persecusión contra el Pueblo Yukpa! ¡Liberen a Sabino!

Ya perdimos la cuenta de las veces que el Gobierno Venezolano en boca de su propio presidente Hugo Chávez, prometiera reconocer a los pueblos indígenas sus plenos derechos ancestrales. Más que una muestra de buena fe, este compromiso viene dictado por la Declaración Universal de Derechos de Los Pueblos Indígenas y la propia Constitucion Bolivariana, los cuales obligan al Estado venezolano a honrar esta deuda histórica con los pueblos originarios de este país.

Sin embargo, el discurso del gobierno venezolano se ha convertido en la práctica en burla, desprecio, humillación, violencia y muerte para nuestros hermanos. La "alianza estratégica con la burguesía" proclamada por el presidente Chávez termina favoreciendo los pactos con intereses mineros y ganaderos, y resguardando los enclaves del capitalismo en territorio yukpa, wayúu, y barí, en Perijá.

Las recientes agresiones del sicariato en contra de las comunidades en lucha de Chaktapa, en el río Yaza, así lo demuestran. El Gobierno, al amparar la impunidad, dividir las comunidades indígenas con políticas clientelares y populistas, y engañar a la colectividad con un doble discurso, ha propiciado una serie de hechos que han desencadenado en muerte, persecución y cárcel para los indígenas que se mantienen en pie de lucha. Un nuevo ataque perpetrado por sicarios dejó a dos yukpas muertos y varios heridos, entre ellos el cacique Sabino Romero, con dos heridas de bala. No es el primer ataque realizado impunemente por los latifundistas de la zona. Ataques anteriores resultaron en la muerte del padre del cacique Sabino Romero y varios heridos, y pese a estar plenamente identificados los autores intelectuales, los cubre un manto de impunidad. Ahora a la acción de los sicarios se suma la persecusión y criminalización a manos del Ministerio de Interior y Justicia y los cuerpos represivos.

El presidente Chávez dijo en su penúltimo discurso sobre la Autodemarcación de Territorios en la Sierra de Perijá que "la tierra es del Indio" y que entre los indios y los ganaderos y las empresas, "se quedaba con los indios". Pero las acciones emprendidas por el gobierno tenían un oscuro objetivo, completamente opuesto a las declaraciones propagandísticas del presidente. El propio Chávez nombró una Comisión de Demarcación conformada por altos funcionarios que en vez de defender los derechos inalienables de las Comunidades Indígenas, emprendió un proceso de demarcación que arrincona al indígena en las tierras altas de la Sierra, mientras que otorga al ganadero las mejores tierras llanas, y preserva los intereses de corporaciones mineras transnacionales, con las que por cierto el gobierno de Chávez ha acordado la explotación de carbón a larguísimos plazos, en abierta violación de lo contemplado en la Declaración Universal de Derechos de los Pueblos Indígenas.

La "política malinche" contra los indígenas

Ya desde hace años que esta alianza silenciosa entre ganaderos, transnacionales mineras, y autoridades militares y civiles viene haciendo estragos entre las comunidades indígenas que luchan por el derecho a sus tierras. Las incursiones de sicarios pagados por ganaderos y hacendados para amedrentar a las comunidades en lucha, destruyendo sus comunidades, atacando y violando a mujeres, han quedado en las más absoluta impunidad.

Para proteger a los ganaderos y a las transnacionales, incluso se han instalado de forma permanente destacamentos militares en la zona. Es así como en agosto del año pasado, la Caravana por la Paz en la Sierra, organizada por grupos de solidaridad y medios alternativos comunitarios, fue duramente reprimida, y luego los heridos fueron imputados como si fueran delincuentes. De manera reveladora, los militares dispusieron en esos días un cerco que impidió el paso de alimentos para las comunidades yukpa, mientras se daba paso a la comida para los cerdos de ganaderos y hacendados. Por otro lado, las explotaciones carboníferas continúan avanzando y destruyendo el medio ambiente en la sierra, pese a las declaraciones "ambientalistas e indigenistas" del gobierno.

En los cientos de testimonios que hay registrados y que son de dominio público se puede ver claramente como la Comisión de Demarcación manipuló a su antojo el proceso, no permitiendo la participación de los caciques de todas las etnias que habitan la sierra en dicho proceso. Aunado a esto se suma el hecho de que durante el largo tiempo en que dicha Comisión preparaba su "Paquete Malinche" se siguieron suscitando incursiones a los territorios indígenas recuperados, con las consabidas consecuencias de atropellos y vejaciones. Al día de hoy los grandes medios de comunicación siguen tratando como "invasores" a los indígenas que han recuperado territorios, mientras que la acción oficial convalida ese juicio racista y fascista que criminaliza a los que reivindican sus derechos.

La Ministra Malinche Nicia Maldonado, Sergio Rodríguez, Tareck El Aissami y Yubirí Ortega, entre otros, han hecho lo propio para procurar dividir y aplastar a las comunidades indígenas, logrando cooptar a un sector minoritario para que desista de reivindicar sus territorios ancestrales. De la Autodemarcación que dicta la Constitución, se pasó a un viciado proceso de demarcación en la que no priva el criterio de los indígenas y la realidad histórica, sino los intereses del gobierno y sus aliados burgueses. Como el punto culminante en esta ofensiva, se criminaliza a Sabino Romero, su familia y su pueblo, y se emprende una persecución contra las organizaciones solidarias como la Sociead Homo et Natura, encabezada por Lusbi Portillo, y otras organizaciones ambientalistas y de defensa de los derechos de los pueblos indígenas.

Denunciamos que el Gobierno Malinche de Chávez viola la Declaración Universal de los Pueblos Indígenas y todo el capítulo contemplado en nuestra Constitución sobre el tema. Este es un hecho que se evidencia en la obstaculización de la autodemarcación de territorios, y que no se puede tapar con bolsas de Mercal, ni esporádicos operativos de salud cada vez que se conmemora un año más de la resistencia indígena. Con estas acciones no podrán borrar toda la sangre que ha corrido durante los últimos años en la Sierra ni hacer olvidar las promesas incumplidas.

La política malinche que se aplica en la Sierra es la misma que se aplica en el ámbito urbano hacia las grandes fábricas y empresas capitalistas, donde los patrones privados o públicos reciben el pleno respaldo del gobierno para violentar los derechos de los trabajadores. Casos como la posición de favorecer a la Coca-Cola en su conflicto con un grupo de ex-trabajadores al que se niega a reconocer; la represión contra los trabajadores de Sanitarios Maracay, Alpina, Fundimeca, los petroleros de Anzoátegui, Toyota, Mitsubishi, la Planta de Reciclaje de Mérida, así como los regímenes de superexplotación aplicados en Venirauto y Vtelca, son el testimonio vivo de una política antiobrera y procapitalista.

Defendamos la verdadera revolución socialista, denunciemos esta caricatura grotesca

A estas alturas, el chavismo oficial dejó de representar las mejores esperanzas de construir una sociedad justa, sin explotación. Todas las expectativas que generaron los primeros años de gobierno, de ruptura con el puntofijismo y una política independiente a la que la burguesía respondió con el golpe de estado y el paro-sabotaje, desde el año 2004 hacia acá han venido disolviéndose, en virtud de los pactos, traiciones, impunidades y claudicaciones que han marcado el rumbo del gobierno. En el campo la situación es quizás más dramática aun, con más de doscientos dirigentes agrarios asesinados y más de mil sometidos a procesos judiciales por recuperar y ocupar latifundios improductivos, sin que hasta la fecha paguen por sus crímenes los autores materiales e intelectuales de esta oleada de asesinatos.

No son casualidades, es una política de gobierno

El gobierno malinche de Chávez ha apresado a Sabino Romero; ha allanado la Comunidad de Chaktapa, a destrozado con su Ejército y su Guardia "Bolivariana" sus casas y hoy le tiene montada cacería al camarada Lusbi Portillo. Para enturbiar más las cosas, el gobierno genera una matriz mediática según la cual el gobierno estaría entregando buenos títulos a nuestros indígenas mientras los hacendados y ganaderos se oponen. La verdad es que gobierno y ganaderos andan de la mano y contentísimos porque creen que aislando, encarcelando y criminalizando a Sabino y las organizaciones solidarias, habrán liquidado la resistencia. Pero se equivocan: han surgido miles de voces solidarias en todo el continente y el mundo a favor de la Causa de los Pueblos Indígenas de Perijá. Ya la mayoría de los propios caciques yukpa han alzado sus voces repudiando el ensañamiento en contra de Sabino, su familia y su la comunidad de Chaktapa.
También los caciques han defendido la dignidad de Lusbi Portillo y la de los grupos que desde hace décadas les apoyan en sus justas luchas.

Es a esas voces que queremos sumar las nuestras para decirle al gobierno Malinche de Chávez que saque sus manos de territorio yukpa; que respete la autonomía y autodeterminación de los Pueblos Indígenas; que haga lo que por deber le toca y se entienda con los ganaderos en lo correspondiente a las bienhechurías, pero que a fin de cuentas eche legalmente a estos terrófagos latifundistas y devuelva al indio lo que es del indio. Que cese la politiquería, el clientelismo y el divisionismo promovidos por el gobierno.

Nuestros hermanos indígenas tiene un territorio ancestral que luchan por recuperar. Aunque les haya sido arrebatado ya es hora de recuperarlo. Sabino tiene derecho a caminar y andar libre en su tierra, viviendo de acuerdo con las tradiciones yukpa, en tierras libres de ganaderos y de minas.

* Nuestros hermanos Indígenas merecen el respeto y la no discriminación.

* Exigimos que cese el proceso judicial amañado en contra de Sabino, y que se castigue a los sicarios y ganaderos.

* Exigimos el cese del hostigamiento de la Comunidad de Chaktapa

* Cese a la Explotación del Carbón en La Sierra de Perijá

* Cese a la Persecución y Hostigamiento Contra Los Grupos Ecologistas y Defensores de los derechos de los Pueblos Indígenas.

* Denunciamos ante la opinión pública nacional e internacional al gobierno venezolano como violador de la Declaración Universal de Derechos de los Pueblos Indígenas.

* Hacemos un llamado urgente a todas las organizaciones populares, estudiantiles, obreras, y campesinas a pronunciarse en solidaridad con la lucha que libran los pueblos indígenas por recuperar sus tierras ancestrales.

* Debemos hacer movilizaciones y actos con carácter nacional para denunciar la persecusión contra Sabino y las comunidades yukpa, así como avanzar hacia la conformación de un frente de luchas populares, para centralizar los conflictos y responder unitariamente a las agresiones que la burguesía y la burocracia dirigen hacia los sectores obreros, campesinos, indígenas, y populares en lucha.

ECOS 93.9 FM, Colectivo Libre Aquiles Nazoa, Centro de Estudiantes de Medios Audiovisuales

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS