Alquileres eventuales de pisos y habitaciones: la demanda desesperada del personal sanitario en esta pandemia

Publicidad

«Me llamo Sílvia, soy sanitaria y busco un piso de alquiler por un par de meses, puesto que puedo ser un factor de riesgo para mis padres». «Soy Oriol y actualmente vivo en Falset. Tengo que ir a Valls a trabajar en el hospital, puesto que hace falta personal y quiero aportar mi granito de arena en esta situación. Sabéis de alguien que me pudiera alquilar piso o una habitación? Pago tres meses por adelantado». Con mensajes similares, desde hace días varios foros y espacios de debate de las redes sociales recogen unas demandas y necesidades muy específicas que han surgido en materia de vivienda durante esta crisis sanitaria sin precedentes.

En la mayoría de casos, las personas que hacen la petición son sanitarios, profesionales esenciales y trabajadores que viven en un municipio diferente al de su puesto de trabajo. Quieren evitar, en la medida posible, los desplazamientos durante la pandemia y tampoco quieren exponer a sus familiares en probables contagios, puesto que por su profesión los ha convertido en personal de riesgo.

A causa del Estado de Alarma y del confinamiento obligatorio, la mayoría de los establecimientos de carácter no esencial han bajado la persiana, incluidas las inmobiliarias y las empresas encargadas de la gestión en materia de vivienda. Esto ha hecho que buscar piso o tramitar algún aspecto relacionado con los alquileres eventuales se haya convertido en una auténtica odisea. Ante este escenario, las personas interesadas han tenido que recurrir a las ofertas particulares y en el tradicional boca oreja para poder encontrar una solución rápida y eficaz en sus necesidades.

Emanciparse para proteger tu entorno

Sílvia tiene 28 años y es enfermera en un centro sanitario del Baix Camp. Asegura que a pesar de que hace meses que quería emanciparse, la crisis sanitaria actual ha hecho acelerar sus aspiraciones y ha tomado la decisión de marchar de casa por el hecho que no quiere exponer a sus familiares a ningún tipo de peligro, puesto que a pesar de tomar las medidas de seguridad excepcionales que requiere la situación «toda precaución es poca ante esta pandemia mundial tan voraz a la cual estamos expuestos», advierte.

También explica a TarragonaDigital que está muy sorprendida de la rapidez con que ha encontrado un piso y de la respuesta colaboradora de la gente: «solo 12 horas después de poner el anuncio en las redes, tenía unas 5 ofertas encima de la mesa y todas ellas con unas condiciones muy favorables y un precio casi simbólico». La chica concluye que está satisfecha con la decisión y el piso que ha encontrado, pero que la situación es realmente dura, puesto que a nivel laboral la experiencia es muy cruda y, a la vez, hace pocos días compartía casa con sus padres y su hermana, y ahora se encuentra sola y tampoco puede ver a su pareja.

Oriol, por su parte, tiene 38 años y tiene su residencia habitual a las afueras de Falset. Hace dos semanas hizo un llamamiento para encontrar un piso o una habitación de alquiler en Valls, puesto que él, desde el inicio de la crisis del coronavirus, tuvo claro que quería apoyar al sistema sanitario, que se encuentra en una situación límite y en riesgo de colapso y a día de hoy trabaja en un hospital.

Ante esta nueva situación, ha tenido que buscar, de manera urgente, un alojamiento en la capital del Alt Camp. Explica que «fue difícil poder hacer la elección sin saber la temporalidad del alquiler y sin poder ver las diversas opciones de una manera presencial». Aún así, asegura estar contento con el resultado, puesto que comparte un piso de 80 m² con chico que hace teletrabajo desde casa y «solo ha querido aceptar que yo contribuya con los gastos de suministros y de comida durante mi estancia».

Dicen que las situaciones extremas pueden sacar lo mejor de cada persona. En este sentido, si bien son muchos los mensajes que afloran estos días en las redes con demandas de vivienda a la desesperada, también son habituales los de las buenas ofertas.

 

Fuente

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More