Algunas consideraciones sobre el Capitalismo

El Capitalismo como darwinismo social y religión.

Publicidad

Por Albert-MatapucesEl Capitalismo ha triunfado no por una ideología en concreto o por varias sino por su cosmovisión de la vida que ha impregnado profundamente el espíritu del individuo llevándolo a un callejón sin salida al estar sometido por fuerzas que no puede dominar. El materialismo es la religión del Capitalismo, la que ha despojado y vaciado de sentido espiritual la vida del ser humano.

La creencia en el Estado es la fe en el Capitalismo. Las migajas que reparte el sistema de dominación en sus diversas facetas es el engaña-bobos para que la inmensa mayoría siga las directrices y los valores que imponen los gobernantes; un individualismo basado en la meritocracia que replica permanentemente la idea de una lucha sin fin para la supervivencia de los más aptos.

El Capitalismo se oculta bajo el paraguas de las ideologías de los partidos políticos para camuflar su totalitarismo, cuando todos estos son esencialmente capitalistas porque  rinden en última instancia pleitesía y culto al Estado cómo realidad ideológica reinante transformada en religión.

El precio del progreso y la modernidad es el aislamiento. Este encapsulamiento o aislamiento en la vida privada es uno de los principios fundamentales del Capitalismo. La vida pública está cada vez más cercenada por el aparato propagandístico que despliega el Sistema de dominación con todas sus técnicas de manipulación que fomentan el consumismo y el entretenimiento a gran escala. Apenas hay relaciones de amistad al estar condicionadas por los intereses particulares que imperan en la sociedad producto de la división ideológica, religiosa y social.

La esclavitud perfecta es aquella que no se percibe conscientemente, la que se oculta bajo el manto de las libertades formales del Estado de Derecho. El imperio de la Ley dicta las normas de convivencia y las reglas de juego que acaban por coartar la libertad individual y colectiva del ser humano en nombre de la seguridad del país o del Estado-nación. La dependencia en las instituciones del Estado que otorgan este tipo de libertades formales y cierta seguridad a sus súbditos-ciudadanos es la forma de esclavitud perfecta y la que impide que nunca se puedan emancipar realmente del estado de dependencia al que están permanentemente sometidos por el Sistema de dominación.

Comentario al «Capitalismo como religión» de Walter Benjamin

La expiación o salvación en el Capitalismo es la acumulación, pero lo acumulación sin fin en éste sólo puede llevar a un estado de desesperación que culmina con la muerte. La redención en el Capitalismo se transforma en un culto a aquella. La liberación no existe como tal en el Capitalismo al ser sustituida por un estado de culpabilización permanente. Por lo tanto el Capitalismo es una religión que libera a los poseedores y esclaviza a los desposeídos del estado de desesperación en una larga carrera hacia la destrucción.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More