Alex: «La mentira del Coronavirus»

Muchos habreís oido acerca de una nueva infección vírica conocida como Coronavirus Chino.

Todo el mundo recordará la infección de las vacas locas, lo que derivó en una paranoia colectiva en las que personas que yo conocía, llegaron a desarrollar un auténtico pavor hacia la carne en general, al final esta alarma sanitaria se quedó en nada.

Otro caso similar, fue la gripe aviar.

Estas alarmas sanitarias tienen muchas cosas en común, las vacunas contra estos virus se consiguieron desarrollar en cuestión de semanas.

Recuerden que el SIDA es un virus también, y en los cuarenta años desde que se conoce su existencia, aún no se ha conseguido desarrollar una vacuna, sólo recién en estos años, parece que esta será una realidad.

Las vacunas de la gripe aviar y de la enfalopatía espongiforme bovina, por supuesto, se pusieron a la venta a un muy alto precio, por el miedo de la gente a esta enfermedades, se reportaron personas que se gastaron varios cientos de euros en el Tamiflu, ya que cada caja costaba más de cien euros, agotándose las existencias.

Pero el coronavirus esconde un fin más oscuro que el meramente económico.

El presidente chino diría yo que es la persona menos transparente del mundo, es muy raro que un país tan hermético con sus políticas y problemas interno, dé la alarma a viva voz acerca de una amenaza que ha afectado a un número muy reducido de personas, menos de 10.000 de momento, teniendo en cuenta de que solo Wuhan tiene 11 millones de habitantes, diría que el coronavirus es muchísimo menos importante de lo que pudiera ser una gripe común, yo lo calificaría como una cepa de gripe agresiva, pero su mortalidad sigue siendo de al menos 2/100 personas, así que si no eres una embarazada, un niño o un anciano, tu vida no correría un peligro grave.

Enfermedades que verdaderamente han comprometido a la humanidad, presentaban tasas de mortalidad de entre 40/100 en adelante.

Al gobierno chino le interesa la existencia del coronavirus, las manifestaciones en Hong Kong están comprometiendo la seguridad nacional de China y la viabilidad de sus políticas censoras, así que Xi Jimping, a sabiendas de que una respuesta militar agresiva, generaría una respuesta internacional desfavorable, han decidido declarar la alerta sanitaria en Hong Kong.

Así, los manifestantes, tendrán esa paranoia de salir a las calles y a congregarse en grupo, por lo que las protestas perderán mucha fuerza y al gobierno chino no le hará falta una respuesta muy agresiva para reprimir las protestas, teniendo la aprobación internacional y sometiendo a los Hongkoneses al estado represor Chino.

Otra de las oscuras intenciones detrás del coronavirus son los intereses de las farmacéuticas:

La enfermedad en un gran negocio y hay que reconocerlo.

La venta de mascarillas se ha disparado en muchos países, con ingresos millonarios para las manofacturadoras y fabricantes de estas.

Las vacunas en contra del coronavirus parece que en cuarenta días se van a desarrollar y poner a disposición, es probable que muchos sistemas de sanidad públicos, compren en masa estas vacunas con nuestros impuestos, o simplemente personas que bajo el miedo, se gastarán auténticos pastizales en estas.

A las élites les interesa infundir el miedo entre la población, ya que con este, se controla fácilmente y hace que sus mandatos sean obedecidos con más facilidad, esto pasó el 11 de septiembre del 2001, el susodicho atentado sirvió para crear la ley de seguridad nacional, que recortó muchas libertades a la población, aceptándose esta por el miedo reinante después del suceso.

En conclusión, creo que el coronavirus, al igual que el SARS, la fiebre aviar, la fiebre de las vacas locas, el ébola, entre otras enfermedades con las que nos han estado generando miedo, son alarmas que los gobiernos quieren que creas, para limitar tu capacidad de movimiento por el mundo y que aceptes la seguridad del estado.

 

Fuente

 

 

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS