Alemania a través de Olga

Publicidad

Por Iñaki Urdanibia

Si ya Bernhard Schlink ( Bielefld, 1944) ya nos había conmovido y cautivado con su historia de erotismo entre Michael Berg y la cariñosa y misteriosa Hanna, con una deriva sorpresiva, por inquietante, posteriormente, en su El lector, traducida en 2000 y llevada a la gran pantalla nueve años después, ahora no se queda corto al relatarnos la historia de una mujer con telón de fondo germano. La novela que lleva el nombre de la protagonista es un recorrido por su vida, narrada en tres partes: la primera por un narrador en tercera persona, la segunda por un hombre que de niño había tratado en su casa ya que la mujer se dedicada a la costura, la plancha y otros menesteres domésticos, y una tercera en la que se presentan las cartas enviadas por la mujer a una lista de correos, siendo su destinatario su amado, y quedando allá almacenadas.

Somo situados a finales del siglo XIX en el este de Alemania, en Silesia, y el siglo nos va a acompañar a lo largo de todo la novela. La vida de la niña ya se inició bajo el signo de la pérdida, sus padres fallecieron, a causa del tifus, cuando ella era aún una niña, si ella deseaba quedarse a vivir con su vecina, a lo que ésta estaba dispuesta, fue su abuela paterna se la llevó con ella a Pomerania; no reinaba la concordia entre ambas: la abuela era la figura de la rigidez y de la pureza germana hasta el punto de pretender cambiar el nombre de la muchacha ya que éste dejaba ver ciertos orígenes eslavos, cambio que la niña no aceptará y a la que se opondrá con su malhumorado silencio , mientras que la niña deseaba vivir en libertad, lo que le era impedido por el cúmulo de normas y órdenes que partían de la autoridad de la abuela.

Olga Rinke amaba la soledad, recluida en sí misma, sus lecturas y cavilaciones y lograba hacer lo que se empeñaba: así acceder a libros en principio prohibidos, facilitados por el propio cura ante la insistencia de la muchacha, o tocar el órgano de la iglesia, etc. Sus relaciones se iban a reducir prácticamente a Herbert Schödrer y a su hermana Viktoria, compañeros de juegos, paseos y animadas conversaciones. Tanto Herbert como su hermana pertenecían a una familia rica mientras que Olga desde el comiendo de su vida tomó conciencia de la pobreza.

La muchacha deseaba estudiar, mas tal no era el destino habitual reservado a las chicas, lo cual hizo que ella se dedicase a leer todo lo que pillaba, formándose a sí misma hasta lograr, acceder a una escuela de magisterio. Herbert y ella se convierten en inseparables, más todavía cuando Viktoria se traslada a estudiar, lo que facilita que la unión entre ambos jóvenes se vaya estrechando, para disgusto de la familia de él que tiene una concepción clasista de la relaciones y de las consiguientes uniones matrimoniales, postura que también es contagiada a Viktoria que a su vuelta deja de relacionarse con Olga y afea a su hermano por seguir manteniendo la relación con una pobre jovencita sin porvenir. Ella se acomoda al matrimonio que en su casa han programado para ella, habiendo previsto igualmente el casamiento del hijo con una heredera con la que ambos podrían llevar el negocio familiar, de azúcar…Herbert no traga y sigue con su relación y con sus interminables conversaciones con Olga.

Las desapariciones del muchacho comienzan a convertirse en marca de la casa, pues si en un principio, cautivado por los aires patrióticos germanos levantados por Bismarck, marcha voluntario a la guerra contra los hereros en el África del sudoeste alemana ( claro está que en clara empresa civilizadora), más tarde viajará a Argentina, y a otros lugares del sur americano para más tarde dedicarse a dar algunas conferencia sobre sus periplos viajeros, implicándose más tarde en un viaje de exploración al Ártico y al Paso de Noreste…lugar en el que se perderá su pista, dejando a Olga encerrada en su soledad y con un numeroso envío de cartas a una lista de correos, a las que nunca tendría respuesta.

Logró al final su propósito de convertirse en maestra, y hasta hubo de padecer algún traslado debido a las malas artes de la rencorosa Viktoria, lo que no era obstáculo para que estableciese cercanas relaciones con algunos alumnos entre los que destacaba un brillante muchacho Eik con quien mantenía largas conversaciones; los tiempos cambiaron, no obstante, cuando algo más tarde el joven se enrolase al partido nacionalsocialista y participase más adelante en las campañas guerreras de Hitler y epígonos. No era Olga del gusto de las nuevas autoridades, lo que vino acompañado de un súbito ataque de sordera lo que facilitó su expulsión de la dedicación docente.

Dedicada más adelante a las labores de plancha en una casa, allá hay un muchacho siempre enfermo, Ferdinand, con el que establece una cercana relación, acompañándole y facilitándole lecturas y platos que eran del gusto del muchacho. Pasado el tiempo la relación entre ambos no decae sino que se fortalece y hasta una vez que la mujer dejase el trabajo, pues los años no pasan en balde y la mujer ya rozaba a la sazón, los noventa, son frecuentes los encuentros entre ambos: iban al cine, a tomar algo, a sentarse en bancos en los que conversaban logrando situarse de modo y manera que ella pudiese ver la boca del hablante…y visitaban todos los cementerios que había en la localidad, ya que Olga era de la opinión que allá todos eran iguales, pobres y ricos, poderosos y débiles, los victoriosos y los perdedores. En todo momento se ve las tendencias de izquierda de la mujer, que ya había mostrado su oposición a las guerras imperialistas, al colonialismo al ascenso del nazismo…mostrando siempre un posicionamiento cercano a los socialdemócratas; su idea, expresada repetidamente, era que el culpable era Bismarck que había extendido unas desmedidas pretensiones a los alemanes que les había conducido a la desmesura…un caballo enorme al que eran incapaces de conducir en palabras de la propia Olga.

Si señalaba que la vida de Olga venía, ya de fábrica, marcada por la pérdida ( de su padres, luego de su ser amado, más tarde de su trabajo y de su oído..), ésta le va a alcanzar, de madrugada, en las cercanías del monumento a Bismarck, al estallar un artefacto que acaba con la anciana en el hospital, en estado grave…Allá es visitado por Ferdinand al que ha avisado su madre poniéndole al corriente del desgraciado suceso; la casualidad de las horas y el lugar, amén del monumento objeto del atentado, y la coincidencia de las fobias de la anciana…no pasa desapercibida a su amigos, al que interroga la policía, movida por la duda…

Si Herbert tenía peso en los recuerdos de Olga, y las cartas por ella enviadas quedaron sin respuesta, Ferdinand, quien por cierto había pedido la mujer accidentalmente, y ya tenía los hijos crecidos y colocados, va emprender la búsqueda en establecimientos de anticuarios de las cartas perdidas, conociendo entre tanto a una hija de Eik que le habla de, los orígenes, las andanzas y los bandazos de éste( familia huida de Rusia, SS, policía…) e interroga a nuestro hombre sobre la relación que su padre había mantenido con Olga a la que ella no había conocido y de la que algo le había hablado Eik …en uno de los países nórdicos, Tromsö, hallará las cartas, y se nos desvelará el amor que Olga tenía con respecto al lejano Herbert…

Bernhard Schlink da muestras, una vez más, de su sagacidad sabiendo utilizar con maestría las diferencias y las oposiciones entre los diferentes personajes, lo que conduce a la implicación lectora : el tesón de Olga dispuesta a alcanzar los objetivos que se marca, más allá de todo obstáculo se nutre de todas las lecturas habidas y por haber, frente a tal postura la incapacidad de Herbert para enfrentarse con las imposiciones familiares, hallando la salida en la huida a lejanos lugares, a horizontes perdidos en la amplitud de la nada…El elitismo clasista de Viktoria frente al gusto de Olga por el trato con gente del pueblo, su desobediencia constante frente a la reproducción de los hábitos y costumbres representada por la primera. Las tendencias belicistas que acompañan al colonialismo germano que cautivan al aventurero Herbert, y que son criticadas sin ambages por Olga, que muestra su radical oposición al nacionalismo agresivo, al imperialismo, al nazismo, etc. Destaca igualmente la capacidad del escritor para meterse en la piel de sus protagonistas, mujeres; en esta ocasión una mujer insumisa cuya sordera acaba siendo, en cierta medida, metáfora de su impermeabilidad a los karaokes dominantes ( familiares, educativos, políticos…).

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More