Alcorcón: Criminalización, hostigamiento y amenaza de inminente desalojo a la CSO Eskuela Taller

¿Qué tal si damos una recorrida por la historia de este centro y las últimas acciones represivas?  (Gracias por el material suministrado por las compañeras y compañeros del CSO)

 


 

Si llevas en Alcorcón más de 10 años recordarás cómo era antes este espacio.

Para quién lo desconozca el centro social okupado Eskuela Taller, antes de su okupación, hace 10 años, llevaba abandonado otra década. Una década que su propietario lo sometió a unas condiciones lamentables, como si de un basurero se tratara, lleno de escombros, cristales rotos, restos de hogueras, jeringuillas, ratas…

Tras esa década mucha gente llevamos aquí otros 10 años dándole vida.

De este lado de las puertas, hay otra vida. A pesar de estos pequeños muros la realidad es bien distinta a la que se sucede en su exterior, realidad que much@s se conforman con llamar vida.

Aquí no tienen cabida todas esas luchas de poder de polític@s que se enfrascan en grandes discursos y palabras sin ningún tipo de valor, pues demostrado está, que en múltiples ocasiones las cambian en función de sus intereses, en otras no son más que mentiras, y en el resto son palabras que se lleva el viento.

A este lado de las puertas, no hay lugar para es@s ric@s y poderos@s, que, de la mano de l@s otr@s, no dejan de enriquecerse a costa de la gente, gente cansada de ver a diario cómo exprimen y dejan seco todo lo que tocan.

En este lado, no se le otorga al dinero el gran poder de que goza ahí fuera.

Tras estas paredes han tenido y tienen lugar muchísimos y variados talleres gratuitos: de serigrafía, de escultura, danza, pintura, soldadura, cocina… Hemos hecho de una ruina un lugar de acogida de una infinidad de proyectos: huertos ecológicos, un amplio gimnasio con clases gratuitas diarias, obras de teatro, proyecciones de cine, gymkanas deportivas para niñ@s y adult@s, comedores populares, una amplia biblioteca de temática variada, un mercadillo gratis y libre con ropa entre otras cosas, locales de ensayo gratuitos, conciertos, eventos deportivos, títeres…

Quizás deberían ser los más de cientos de colectivos y personas que han pasado por aquí en estos 10 años los que podrían contaros mejor como es todo esto por dentro. Colectivos de muy diversas ideas: antifascistas, anarquistas, grupos sociales desfavorecidos, comunistas, feministas, anticarcelarios, ecologistas, en defensa de los animales, de lucha contra el racismo…

Porque estos espacios han estado repletos de personas que han sido ell@s mism@s. Han sido protagonistas de su propia historia. De manera sincera y directa. Han llevado a cabo sus motivaciones con sus propios medios, sin delegar responsabilidades en otras personas. Y es que de este lado no creemos en multinacionales ni intermediari@s ni en mercados, pero sí en hacer las cosas por nosotr@s mism@s, dentro de nuestra creatividad y medios disponibles.

Quizás son esas personas las que deberían hablar, sobre todo porque nosotr@s tampoco nos conformamos con que os quedéis con estas palabras.

Pensad por vosotr@s mism@s. No os quedéis con la versión que de “las personas que okupamos” escucháis en los medios de comunicación, ni con la que se encargarán de haceros llegar otras esferas de poder. Ni siquiera con la que aquí os estamos contando. Bajad a verlo, venid a este lado de estas puertas y adquirid vuestra propia conciencia sobre esto.

Para nosotr@s todo esto va mucho más allá de esta ciudad. En la que podríamos añadir que cuenta con más de 4000 pisos y locales vacíos mientras otras tantas personas se van quedando en la calle. Este lugar no está vacío. Está repleto de iniciativas sociales y culturales. Y se está dando vida a algo que estaba muerto.

Desde aquí rechazamos el llevar una vida “cómoda”, de conformismo y pasividad, de seres útiles tan solo para trabajar y consumir. Con estos espacios respondemos al capitalismo y a la gente que lo sustenta con la complicidad de este sistema político. No queremos adaptarnos a sus formas de vida, vidas en las cuales las personas no son más que números, piezas sometidas y resignadas, explotad@s en este injusto sistema.

Aquí hemos reído, llorado, algun@s hasta hemos sido madres y padres y nuestr@s hij@s juegan ahora en el patio de este centro. Pero sobre todo hemos adquirido conciencia social, intentando destruir todo símbolo de autoridad y construir una forma de vida y sociedad más justa e igualitaria.

La okupación es para nosotr@s un medio para todo esto.

Desde el CSO Eskuela Taller queremos denunciar públicamente la persecución, discriminación y agresión con la que se nos está atacando. El pasado 21 de Febrero de madrugada, cerca de 100 policías municipales y nacionales llevaban a cabo una acción desproporcionada (con los rostros tapados, material antidisturbios y violentamente rompiendo todas las puertas) para conseguir unas identificaciones.

Como sabéis, llevamos una larga época de presiones por parte del ayuntamiento tanto al propio centro social como a las personas que en él participamos.

Desde el pasado lunes 3 de marzo estamos bajo amenaza de un desalojo cautelar. Este desalojo podría producirse en cualquier momento. Esperamos poder contar con vosotr@s para defender y apoyar este centro y para seguir creando muchos más.

Lo que el trabajo y esfuerzo ha creado que no lo derribe nadie.

¡CSO ESKUELA TALLER RESISTE!

 


 

CRÓNICA DE LOS HECHOS DESTACABLES EN RELACIÓN A LA OKUPACIÓN DEL

CSO ESKUELA TALLER EN ESTOS 10 AÑOS

 

Aproximadamente al año de okupar la Eskuela Taller, una tarde, aparecieron dos hombres trajeados que se identificaron como el hijo del dueño (el que será hoy el dueño actual) y su abogado. Aquel día estuvieron en el patio viendo los huertos y demás y tras ver todo lo que había montado comentó que a él mientras no pudiera hacer nada con sus edificios le daba igual que estuviéramos aquí, incluso que le gustaba lo que en este espacio había.

A partir de ahí, todos estos años han transcurrido bastante tranquilos, quitando algún enfrentamiento puntual, pero nada en términos jurídicos.

Ha habido 2 amenazas de desalojo, pero al final se quedaron en un “rumor”, nada que haya ido por la vía legal.

El inicio de este acentuado acoso y presiones por parte del ayuntamiento comenzó hace cerca de un año.

A finales de febrero del pasado año 2013 empezaron los cortes de luz, y a los pocos días de estos hechos hubo presencia de policía secreta una semana entera identificando aleatoriamente a las personas que veían entrar o salir del centro social.

Esas identificaciones dieron lugar a la recepción de 8 cartas (1 compañera ni siquiera fue identificada) llamando a declarar por fraude a la compañía eléctrica. Pocos días después, tuvo lugar la declaración. En este proceso, al percatarse de que no tenían ninguna prueba contra esas personas, volvieron de nuevo a cortar la luz y a realizar nuevas identificaciones aleatorias, engañando además a la gente que identificaban alegando como motivo “supuestos robos en el barrio”. Unas semanas más tarde el abogado comunicó que habían archivado el caso. Ell@s mism@s se dieron cuenta de que por ahí no iban a conseguir nada.

Justo a la siguiente semana de archivar el caso, a 10 personas de las que habían sido identificadas aleatoriamente días antes (2 de ellas ni siquiera habían sido identificad@s) les llegó una carta para ir a declarar, esta vez acusad@s por el delito de usurpación. Su única excusa es que a esas personas las habían visto supuestamente con llave de entrada del centro social, cuando luego se veía en su atestado que mentían vilmente diciendo que todas ellas les habían contestado que vivían ahí hacía unos meses (cosa que claramente es mentira) o que habían visto que entraban con una barra de pan.

Cuando entregaron al abogado su atestado nos enteramos de varios detalles: que el que denunciaba era el dueño (pero sin acusación particular ya que no se presentaron ni él ni su abogado) y también que presentaban un informe hecho por el Jefe de Extinción de Incendios del Ayuntamiento de Alcorcón, donde afirmaban que el edificio se encontraba en ruinas por lo que pedían el desalojo al considerar que suponía un peligro para l@s residentes de la Eskuela y para l@s viandantes.

 Ante estas falsas afirmaciones, el día de la declaración presentamos un informe del centro social hecho por un arquitecto, donde se demostraba la falta de veracidad de esos riesgos.

Aproximadamente dos semanas después, (justo al finalizar la huelga convocada por l@s trabajador@s de Esmasa, donde aprovechan e implican al centro social directamente con los altercados ocurridos) el viernes 21 de febrero a las 06,30h de la mañana, tuvimos una visita inesperada. Cuando nos dimos cuenta, ya que estábamos durmiendo, había un grupo de un@s 20-30 personas, algun@s con pasamontañas, dando hostias a la puerta y cortándola con una radial, gritándonos que o salíamos o nos llevaban a tod@s detenid@s, y aprovechando así la ocasión para desalojar.

Hubo varios minutos de tensión, hasta que nos dijeron que tenían una orden de identificación, orden que únicamente nos enseñaron, sin darnos copia ni dejarnos cogerla. Nos dijeron que había allí un secretario judicial (hecho que luego resultó falso, ya que no era tal secretario sino un policía judicial), con lo que no nos quedó otra opción que salir ya que ell@s ya habían conseguido meterse dentro.

Nos cachearon a tod@s exhaustivamente y nos identificaron, y, posteriormente entraron otra vez al edificio ya que, según comentaron, tenían que comprobar que no había nadie dentro. Todo este hecho, fue aprovechado por ell@s, que con una cámara de video fueron grabando absolutamente cada rincón de la Eskuela y las personas que allí estábamos, y fueron reventando todo a su paso para acceder a todas las habitaciones, incluso se llevaron alguna que otra pegatina y cartel.

Entre tod@s ell@s había 2 encapuchad@s que eran l@s que daban las órdenes y l@s que además, tan pronto se dieron cuenta que empezaba a amanecer, comenzaron a apresurarse metiendo prisa y diciendo que tenían que irse. Tanta era la prisa que les entró que casi se olvidan el material antidisturbios que tenían en la puerta por la que entraron al centro.

Nos dieron unas cartas citándonos a declarar el miércoles siguiente 26 de febrero, fecha que posteriormente fue aplazada al lunes 03 de marzo.

Al día siguiente a ese despliegue y asalto al centro social, 2 compañeras que fueron a comprar a la zona comercial del parque oeste se percataron que un coche las seguía y, al llegar al aparcamiento y darse cuenta que ese coche también aparcaba enfrente de ellas fueron a preguntarles que qué querían. Después de un rato de actitud chulesca por parte de estos las comentaron que las estaban vigilando.

Esto solo es uno de los múltiples ejemplos que podríamos contar, ya que de manera diaria y constante se dejan ver por el barrio vigilando a la gente.

De las 9 personas que identificaron y a las que dieron la carta de citación, solo tuvieron que declarar 3. El resto no fue necesario que lo hiciesen puesto que ya lo habían hecho en las primeras identificaciones por usurpación.

El día de la declaración de est@s tres compañer@s, fue cuando el abogado nos comunicó que el dueño había presentado la acusación particular pidiendo el desalojo cautelar. Incluso se presentó allí su abogado, que realizó alguna pregunta a l@s compañer@s.

Resulta cuanto menos curioso y sorprendente cómo, después de 20 años que han pasado desde el abandono de este espacio y, sabiendo que ha estado en juicios con el ayuntamiento, ahora en cuestión de 1 semana es capaz de demostrar “mágicamente” que él es el propietario del inmueble aportando las escrituras y documentos totalmente correctos y en vigor y que tiene todo lo necesario en regla para poder pedir el desalojo.

A día de hoy estamos bajo esta amenaza de desalojo, ya que en cualquier momento podrían venir y llevar a cabo el mismo puesto que al parecer no tienen ni por qué darnos fecha ni avisar.

¿Cómo puede ser que en cuestión de días hayan “mágicamente apañado” todos los papeles necesarios?

 ¿Qué interés hay después de 20 años detrás de todo esto?

 

CSO Eskuela Taller

Finales de Marzo de 2014 y bajo amenaza de desalojo desde el pasado 3 de Marzo.

 


 

LA RECIENTE AGRESIÓN AL CSO ESKUELA TALLER “DESDE DENTRO”

 

VIERNES 21 DE FEBRERO

CENTRO SOCIAL OKUPADO ESKUELA TALLER ALKORKÓN

6,00h DE LA MAÑANA APROXIMADAMENTE

Las personas que ese día estábamos dentro del centro social saltamos de la cama ante el aviso de que había muchísimos policías en el patio y rodeando el mismo. Casi sin tiempo para reaccionar, bajamos rápidamente sin saber lo que nos íbamos a encontrar, y empezamos a escuchar golpes fuertes en las dos puertas y en el tejado. Ante esto, nuestro pensamiento fue, como es lógico, que nos iban a desalojar ilegalmente, por lo que empezamos a bloquear las dos puertas de acceso con muebles, sillas, tablones, mesas, arcones, neveras… A la par que aporreaban una de las puertas, utilizaron radiales en la otra. En ese momento, lxs policías al notar que estábamos haciendo mucho ruido parapetando las puertas se pusieron realmente nerviosxs y desde el otro lado nos dijeron que tenían una orden judicial y que saliéramos o nos llevaban a todxs detenidxs. Nosotrxs, ante el desconocimiento y desconfianza por todo ese despliegue seguimos bloqueando las puertas y fue entonces cuando comenzaron a gritarnos que no era un desalojo, que solo querían identificarnos, y que se había personado un secretario judicial (que luego resultó falso pues realmente era un policía judicial).

¿Cómo es que solo cuando ven oposición y enfrentamiento es cuando recurren a decir que vienen con una orden judicial?

Si vienen con orden judicial ¿por qué asaltan violentamente el centro?

Por fin se deciden a enseñarnos la orden, pero lo hacen a través de las rejas de una ventana, a un solo compañero y sin dejarle apenas tiempo para leerla. Mientras ellos seguían destrozando la puerta con las radiales, nosotrxs nos encontrábamos en la incertidumbre de qué hacer. En un afán de que la policía dejara de destrozar todo y de que pudiera entrar poniendo en peligro la vida de los animales que se encontraban dentro, en ese momento, unx de nosotrxs salió, y la policía le exigió que teníamos que salir todxs.

Cuando consiguieron destrozar la puerta, entre todas las cosas que habíamos colocado, aún el policía que estaba entrando nos amenazó una última vez con que o salíamos por nuestra propia voluntad o nos íbamos todxs detenidxs. Ante la inminente entrada del policía y todos los factores anteriores que hacían imposible más resistencia, decidimos salir.

Con lo primero que nos topamos es con un policía con pasamontañas grabando nuestra salida unx por unx con una cámara. Detrás de él, unxs veinte policías municipales y de paisano todxs tapadxs y, detrás de ellxs, otros tantxs policías nacionales ataviados con material antidisturbios. A continuación, nos ponen contra la pared y comienzan los exhaustivos cacheos en que nos hacen quitarnos hasta los calcetines. Diciéndonos incluso, que apagáramos los móviles.  

Tras esto, y alegando que tenían que buscar a “supuesta” gente escondida, quieren entrar en el centro social. Ante nuestra negativa a que esto lo hagan ellxs solxs, les exigimos que al menos unx de nosotrxs acceda con ellxs. Y es así como entran en el centro, aprovechándose de esta situación para grabar en su recorrido todos los espacios con gran detalle.

¿Cómo es que si solo quieren identificar a la gente se dedican a grabar cada centímetro del centro social rompiendo lo necesario para grabar en todos los locales, talleres, almacenes, armarios y demás objetos personales de la gente que participa en él?

Aprovechando el momento de los cacheos, otrxs policías estuvieron campando a sus anchas por todo el centro social, con nuestro correspondiente desconocimiento de saber qué es lo que hicieron (posteriormente notamos la ausencia de alguna que otra pegatina y cartel).

Continuaron entrando a otros espacios destrozando alguna puerta y candados, incluso habiéndoles ofrecido nosotrxs, para evitar más destrozos, abrirlos con llaves.

Unas dos horas después de su asalto se fueron “cagando leches”.

Ante todos estos acontecimientos tenemos que incidir en varios detalles:

 

-”Prisa”: durante toda su acción policial, ejercieron una presión sobre nosotrxs basada en amenazas y en apresurarnos para terminar y poder marcharse cuanto antes. Evidentemente 100 policías tapados y equipados con material antidisturbios y de asalto, es un “bonito” amanecer para todo el barrio, que ya había congregado además a sus puertas a unas decenas de vecinos de Alkorkón en solidaridad con el centro social.

 

-”Pillarnos durmiendo”: resulta cuanto menos curioso que si tienen orden judicial prefieran darse el madrugón y en vez de llamar a la puerta con esta orden en la mano prefieran hacer un simulacro de desalojo de la eskuela taller. ¿Quizás querían hacer prácticas o…simplemente querían traernos “porras” para desayunar? ¿Qué hubiera pasado si no nos hubieran avisado y de verdad nos hubieran pillado durmiendo con los animales dentro?

-”Vaciles”: Sus constantes provocaciones y vaciles nos hacen pensar que su intención era hacer saltar la chispa que justificase un desalojo o detenciones. Como todo el mundo sabe y como es habitual, el trato por parte de la policía fue en todo momento “transparente”, “sincero” “simpático” y “utilizando la fuerza mínima imprescindible”. Nosotrxs somos lxs que nos pusimos violentxs y ellxs venían de “buen rollo”. 

-”Los muchachos del alcalde”: por si alguien aún no lo sabe el alcalde de Alkorkón puede estar orgulloso de sus chicos que interpretan una orden de identificación como un asalto violento a las seis de la mañana y rompiendo todo a su paso. Sobra decir que los cachorros aventajados son la policía secreta municipal, la que estamos acostumbradxs a ver en las manifestaciones provocando actos violentos, deteniendo aleatoriamente y presionando a todo el mundo.

-”Performance en el barrio”: las últimas tecnologías de la policía no dejan de sorprendernos, para evitar que nadie entrase en la eskuela introdujeron un palillo en la cerradura. Como si ese mondadientes fuese a parar a las decenas de vecinxs y no lxs más de 100 policías desplegadxs, que identificaban a todxs lxs que se acercaban, y que se encontraban en un perímetro de seguridad alrededor del centro social y calles aledañas.   

Esto no es nada nuevo ni un hecho aislado. Desde hace meses muchxs vecinxs que vienen a participar en las actividades gratuitas del centro social han sido víctimas de acoso policial: identificaciones, seguimientos, denuncias… Así como el propio centro ha sido objeto de cortes de luz, un control constante y permanente criminalización de todos los actos violentos que tienen lugar en Alkorkón. En los días posteriores a estos hechos, continuamos sufriendo su vigilancia y seguimiento.

Actualmente, hay un proceso penal abierto contra 13 compañerxs imputadxs por usurpación, denuncia instigada directamente por el ayuntamiento y la policía.

Este espacio llevaba 10 años de abandono y llevamos una década dándole vida, tratando de poner en práctica el trato de igual a igual, de forma horizontal, llevando a cabo proyectos autogestionados, sin líderes y al margen de la lógica capitalista que somete nuestras vidas.

Organízate por ti mismx. La vida empieza donde y cuando acaba el estado. La represión es siempre su respuesta contra todx aquel que lucha en contra del orden establecido y que crea sus propias alternativas.

Agradecemos todo el apoyo y solidaridad que hemos recibido en estos días, de personas, colectivos, centros sociales okupados… Ellxs tienen sus armas, nosotrxs las nuestras.

 

¡DEFENDAMOS LOS ESPACIOS OKUPADOS!

¡OKUPA, RESISTE Y CREA!

 ¡CSO ESKUELA TALLER RESISTE! CSO Eskuela Taller – 28 de Febrero de 2014

 

 

 

 

 

 

 

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS