(Alcorcón) Charla: Causas y efectos de la crisis

Viernes 16 de enero, a las 19h. en el Centro Joven de Alcorcón [C/ Maestro Victoria s/n] en Salón de Actos.

Organiza: Comarcal Sur Comunera
Apoya: La Encrucijada, Asamblea Popular de Jóvenes de Alcorcón

En la historia del capitalismo, aproximadamente tres siglos, se han dado una serie de ciclos caracterizados por tener una fase de expansión y desarrollo prolongado, así como por la existencia de una fase depresiva.

Los momentos de mayor decaimiento en las fases depresivas de esos ciclos largos constituyen las crisis estructurales, de muy larga duración, 10, 20 o 30 años.

Las crisis estructurales están caracterizadas porque todo lo que podríamos llamar el modelo socioeconómico en que se había basado el desarrollo de la fase correspondiente, entra en quiebra, lo cual provoca que tenga que ser sustituido por otro nuevo «modelo». Las crisis estructurales son crisis profundísimas y duraderas, que atraviesan a todo el sistema capitalista, que tarda en darse cuenta de su enfermedad, que no quiere, o no puede hacer un diagnostico certero de ella y que pone remedios parciales que hacen que ésta al final tenga que salirse para su resolución del terreno de la economía e introducirse de lleno en el de la política y en el militar.

Junto a las crisis estructurales o de ciclo largo están las crisis de coyuntura o crisis de ciclo corto que son crisis de mucha menor profundidad, amplitud y duración y que suelen estar condicionadas por las dificultades progresivas para la realización de negocios.

Cuando se suma una crisis estructural a una coyuntural puede ocasionare un cambio de ciclo histórico. A la crisis estructural que padecemos desde la década de los 70 hay que sumarla la crisis coyuntural actual, la llamada crediticia-hipotecaria.

No es casualidad que esta crisis haya estallado en EEUU, ya que basa su crecimiento en un tremendo impulso a la economía especulativa, que tiene como eje el sector inmobiliario y financiero. Así como en un elevadísimo e irracional consumo interno. El resultado, un espectacular endeudamiento privado de la sociedad estadounidense inasumible a medio plazo. Así como la pérdida de la estructura productiva.

A pesar de todo EEUU es una gran potencia económica y militar, y si es necesario para alejar la crisis utilizará la fuerza, buscando soluciones externas, y poniendo en marcha su industria armamentística y la guerra. Claros ejemplos los tenemos en Irak y Afganistán. Y en el aire hay planes para Irán, Venezuela…

A nivel europeo vemos como tras años de bonanza y crecimiento económico la crisis también nos pasa factura, y sobre todo a estados como el Español, donde la crisis económica-capitalista adquiere unas connotaciones que no podemos dejar de lado al tratarla, como es la actual crisis política por la que atraviesa el estado.

El estado español es el más débil de Europa Occidental y además tiene un modelo económico prácticamente calcado al de los EEUU, pero con una gran diferencia, no es una potencia militar y por lo tanto no puede buscar soluciones vía militar fuera de sus fronteras, motivo por el cual solo tiene una alternativa y no es otra que la de buscar soluciones internas, es decir dar una vuelta más de tuerca en contra de las clases populares, mediante reformas, privatizaciones y represión.

No necesitamos en la actualidad ser los más izquierdistas y revolucionarios, con grandes discursos que nos alejen de los trabajador@s, tenemos que ser realistas, lanzar alternativas entendibles y defendibles por cualquier trabajador. Tenemos que ser capaces de conectar y ser entendidos por tod@s los trabajadores.

Las organizaciones sindicales deberemos reflexionar sobre el papel que queremos jugar, y como jugarle, así como de que instrumentos y herramientas necesarias para poner en la práctica su acción sindical deberá dotarse. Creemos que algunos ejes de nuestra acción sindical contra la crisis y la precariedad que genera deberían ser:

La lucha contra el despido libre.

Defensa de una jornada laboral digna. Ni 65 ni 48 horas.

Salario digno.

Defensa de las formas tradicionales de economía, para facilitar el desarrollo de los pueblos.

Defensa de lo público. Y desarrollo de servicios sociales que den cobertura a los ciudadan@s en situaciones de riesgo.

Lucha contra la represión, la guerra y el imperialismo.

Finalmente y para concluir hay otra crisis de la que nadie habla, y es una de las responsables de la situación actual a nivel internacional, y no es otra que una GRAN CRISIS ÉTICA Y DE VALORES. ¿Como se entiende que mueran millones de personas cada año de hambre en el mundo y en cambio se destinen miles de hectáreas de campo para combustible?

Un país no es más desarrollado por producir y consumir más sino por desarrollar valores éticos.

Un sistema con tan pocos valores está destinado a desaparecer y morir, o perpetuarse matando. En tod@s nosotros está la voluntad de cambiarlo.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS