Albert Rivera y el imposible liberalismo español

Publicidad

Albert Rivera clama contra la “banda” de Sánchez mientras purga a sus propios disidentes. Sus vertiginosas muecas en el hemiciclo parecen estar destinadas a algún tipo de votante adolescente, navegando entre el populismo gesticulante, la ausencia de base discursiva identificable y un simplismo conceptual que ralla con el acústico desorden racional de un debate de la prensa rosa. Albert Rivera se niega seguir la comedida consigna que le marca el Ibex 35: un modesto gobierno claramente neoliberal con el PSOE que acabe con el impasse parlamentario sin peligrosas sacudidas de suave keynesianismo, como las que podría implementar un Podemos abandonado a su suerte y a la deriva.

La estrategia política de Albert Rivera, pese a su apariencia inexplicable, se incardina en una tradición: remarca la imposible existencia de un liberalismo español digno de tal nombre. Un liberalismo que nació con una Carta Magna (la de 1812) aprobada ante la presión de una invasión extranjera, único escenario en el que la carcundia nacional aceptó su liderazgo. Una Constitución que se convirtió en mito de democracia, más por lo inconmovible de la mugre que pretendía sacudir, que por su efectiva apertura a escenarios populares. Oficiando de izquierda “sistémica” en la primera Restauración borbónica, en la que jugó el papel reservado hoy al PSOE en el bipartidismo del momento, el liberalismo español ha ocupado históricamente un lugar difícil en la sociedad española, a caballo entre las tendencias más populares y democratizantes del republicanismo y un conservadurismo que ejerce un poder cuasi monopólico sobre el Estado, la cultura y el relato social dominante desde casi siempre.

Pese a ello, en otros tiempos, el liberalismo español fue capaz de implementar proyectos y levantar instituciones que se convirtieron en columna vertebral de la vida social. Hablamos de lugares como el Ateneo de Madrid, centro de la vida cultural de la Segunda República Española, que partiendo de la base de una praxis de debate plural y abierto contribuyó en gran medida al ímpetu reformador de su época, así como a la génesis de grandes procesos de análisis sobre los problemas del país y las posibles soluciones a los mismos, que desde una perspectiva liberal pero democrática y garantista de los derechos civiles, podían implementarse para enfrentarlos.

Tras su aniquilación posterior a la Guerra Civil, el liberalismo republicano, defensor de los derechos civiles y de la tradición de la Revolución Francesa y el laicismo, fue tan soslayado en la Transición como el resto de familias políticas que había que olvidar interesadamente (el anarcosindicalismo, el republicanismo federal…). Algunos utilizaron su nombre para defender un fantasmal «libre mercado» que nunca fue libre, bajo la bota furiosa de las transnacionales y los oligopolios, pero ninguneando toda propuesta de expansión de la sociedad civil y los derechos ciudadanos, y, muy señaladamente, de las libertades de expresión y manifestación, que han sido el gran chivo expiatorio de todas las crisis del bipartidismo reinante. Quienes en esos años quisieron reconstruir un republicanismo liberal y de derechas, como Antonio García Trevijano, fueron marginados y se vieron rodeados e infiltrados por todas las familias de la ultraderecha, que terminaron por asfixiar su propuesta convirtiéndola en una especie de ultraconservadurismo puramente declamatorio favorable a los oligopolios económicos.

No debemos engañarnos: la derecha española es una derecha consistentemente franquista, esencialmente nostálgica del autoritarismo y defensora del neoliberalismo de las transnacionales y las privatizaciones, pero no de los derechos civiles que, supuestamente, deberían acompañarlas, según la narrativa liberal clásica. No hay nada de “sociedad abierta” en la mente de los arquitectos de la Ley Mordaza.

Ciudadanos, el partido conformado por el Ibex para edificar un “Podemos de derechas” ante la emergencia de la insurgencia inclasificable de las Plazas en el 2011, ha demostrado no ser más que el último epígono de esta tradición, construyendo su discurso entre el patrioterismo populista y los mantras reiterativos de la derecha franquista, más que sobre la imitación de las tradiciones de la derecha liberal europea, antifascista y partidaria en gran medida del Estado Social y las libertades formales.

Ya lo indicaba Alfonso Guerra, en una entrevista reciente en Salvados: en la llamada Transición española, todos los agentes políticos no vinculados directamente con el Estado franquista recalaron en el PSOE, convertido en el partido paraguas de los recién llegados y previamente purgado de cualquier iluso que aún creyera en eso del “socialismo”. Es por ello que hoy hay más liberales consecuentes en el PSOE (aunque también pocos, pese a la condición socio-liberal del partido) que en Ciudadanos, un partido que se siente más cómodo reivindicando la memoria de los tercios del Imperio español que las figuras de Riego, Joaquín Costa o Flórez Estrada.

Tras la Transición, el Ateneo de Madrid nunca volvió a ser lo mismo, convertido en rebatiña de las familias más cutres del gris y conformista mundo cultural del Régimen del 78. La tradición liberal, por su parte, pasó a estar monopolizada por un magma de grupos de extrema derecha más o menos inconfesa, eruditos de la historiografía sin práctica política alguna o tentáculos organizativos externos del conservadurismo post-franquista.

Ya lo hemos dicho: nada de sociedad abierta en el Régimen del 78. Un “Partido Socialista” que hace de Partido Liberal, pero de manera limitada por el prefijo “neo”. Mucho Hayek y poco Kelsen, opacado, a derecha e izquierda, por un Carl Schmitt revistado por todas las tradiciones políticas, que quieren hacer suyo el soberano del estado de emergencia y las piras de libros (y de cantantes de rap), pero no el equilibrio de poderes y las garantías del ciudadano.

Albert Rivera, pues, gesticula mucho. Tiene que ahuyentar el vacío, tal y como denuncian algunos de sus antiguos colaboradores. El vacío de un liberalismo que no fue y que no admite comparación alguna con esa derecha que, en otros lugares de Europa, combatió al fascismo y contribuyó a levantar algo parecido a un Estado de Derecho garantista. Algo parecido, decimos, porque el Capital es lo que es y, pese a la iluminista narrativa de la sociedad abierta y las garantías liberales, el espíritu de la época (esta época nuestra, que incluye explotación del trabajo, devastación del sur global, feminicidio ampliado, matanzas y migraciones masivas no deseadas y toda suerte de desastres parecidos) conspira para que las élites dejen de entonar el cántico liberal y recuperen los sones guerreros de la ultraderecha.

El liberalismo español, el liberalismo de Ciudadanos, ¿qué podemos pensar de él al ver los gesticulantes contornos de Rivera y Arrimadas en el Congreso aullando a la luna coplas simplistas? Si nos preguntaran que pensamos de él diríamos lo mismo que Mahatma Gandhi dijo cuando le preguntaron que pensaba de la civilización occidental: “sería una magnífica idea”.

José Luis Carretero Miramar.

También podría gustarte