Alain Badiou explora el 13N y sus causas

Por Iñaki Urdanibia

El filósofo francés analiza las causas y el contexto mundial y hexagonal de los ataques del 23N.

Por Iñaki Urdanibia

No hace caso el filósofo Alain Badiou a la sandez reaccionaria de Manuel Valls- promotor de medidas represivas y que atentan contra – o niegan-   los más elementales derechos ( estado de urgencia, anulación de la nacionalidad)- cuando dice que comprender es lo mismo que justificar…Badiou desobedece y , como ya es hábito en él, se sitúa contracorriente, empeñado en explicarse, y explicar a los demás, lo que sucede y por qué. Parte el filósofo de la tesis de que no hay nada inexplicable en los fenómenos humanos, rehuyendo de las tesis-como las del ministro nombrado – que no conducen más que al grado cero del pensamiento .

No hace falta decir lo que el la capital del Sena aconteció el fatídico 13 de noviembre del años pasado; al calor de la masacre sufrida el filósofo impartió un seminario el 23 del mismo mes en el teatro de la Commune d´Aubervilliers. Se acaba de publicar el texto de la conferencia pronunciada: « Notre mal vient du plus loin. Penser les tueries du 13 de novembre » ( Fayard, 2016).

La exposición está perfectamente estructurada y resulta de una inteligibilidad grande, por no decir absoluta. El punto de partida es los tres riesgos que acechan tras el traumatismo sufrido y la tendencia a reducir el desastre a una cuestión ceñida , única y exclusivamente, a los afectos. Uno de los riesgos es conceder al Estado todas las prerrogativas de modo y manera que puedan tomar medidas que so capa de defenderse del enemigo terrorista no sirvan de hecho más que para fortalecer el Estado; riesgo que ha de ser combatido con el necesario sentido de la medida que haga que se aplique lo justo y necesario sin sobrepasar los límites razonables. Otro de los riesgos que amenazan, y que sin exagerar podría afirmarse que ya han hecho masa con la población, es que se refuercen las pulsiones identitarias: banderas tricolores en alto, y las palabras “France” y “français” utilizadas por todo quisque como si tales fueran representación especular del deseable universalismo, que olvida que todos los días se den salvajes msacres en Nigeria, Mali, Irak, Palestina, Pakistán, Siria…y nadie diga ni esta boca es mía. Al poner el acento en la identidad de las víctimas lo único que se logra es que la justicia se transforme de manera automática en venganza. Esta reivindicación nacional de las víctimas supone al tiempo- al ser utilizada , por ejemplo, por Obama- viene a suponer una clara diferenciación que no tenga en cuenta otras frecuentes víctimas de otras latitudes ( Nigeria, India, Congo…) eleva al rango de víctimas universales a los occidentales, aspecto subrayado , día sí y otro también, por las declaraciones oficiales, periodísticas, etc. reduciendo el asunto a una lucha entre civilizados-los occidentales, obviamente- y los bárbaros …La humanidad dividida en dos, y los constantes crímenes de Occidente olvidados o a lo más considerados como meros daños colaterales en la lucha por el Bien…el alargado rostro del imperialismo colonialista sigue presente aunque se revista de diferentes ropajes. El tercer riesgo señalado, sería caer en la trampa tendida por los autores de los asesinatos de noviembre, lo que extendería el campo de las pasiones y , en consecuencia, los llamamientos a la venganza, lo que de hecho viene a suponer el alimento para el surgimiento de un sujeto oscuro, que ya no se guía por la razón sino por la venganza y la aceptación de las mayores tropelías que el Estado y los cuerpos de vengadores oficiales pueda hacer en nombre de las víctimas u otras zarandajas hábilmente adornadas.

Es precisamente con el fin de poner freno a los tres riesgos apuntados con los que Badiou intenta comprender , y hacer comprender a sus oyentes / lectores, lo que ha sucedido y cómo se ha llegado a este punto. En primer lugar, resulta necesario echar una mirada por la situación general al mundo de hoy y su relación con los hechos analizados, para luego volver por la dirección inversa: de los hechos a la situación general del mundo. Siete son los pasos ( capítulos) en los que el filósofo va a dividir su exposición y por los que nos va a acompañar en el clarificador viaje.

1) Estructura del mundo contemporáneo, que es caracterizada por tres aspectos esenciales: el triunfo planetario del capitalismo mundializado, que da cabida al imperio de las marcas comerciales que ampliando sus horizontes se sitúan por encima de los poderes estatales y que velan por sus intereses con sus propios cuerpos de guardia ( mercenarios o lo que sea menester), duplicidad de poderes que arrastra indefectiblemente al debilitamiento del estado que en las zonas afectadas viene a ser sustituido por bandas de hampones, que son con las que han de negociar quienes detentan el poder económico , ya que « la potencia de los grandes conglomerados industriales, bancarios o comerciales no coincide ni con la esfera estatal, ni incluso con la de las coaliciones de Estados. Esta potencia capitalística les atraviesa como si fuera a la vez independiente y dueña ». Lo anterior provoca nuevas prácticas imperiales-que ya he avanzado en parte en las líneas anteriores- que huyen de las responsabilidades imperialistas de hacerse cargo de los aparatos estatales títeres instaurados a la fuerza en los diferentes países para pasar a otra táctica que supone crear zonas en los que el Estado haya sido destruido en la práctica haciendo que las poblaciones se vean sometidas a fuerzas mercenarias o a negociantes pertenecientes a diferentes minorías, religiones, bandas armadas diversas, etc. Estas políticas, qué duda cabe, que tienen un ahonda influencia en las poblaciones concernidas.

2) Efecto sobre las poblaciones. Cuya principal faz es la que se constata en las desigualdades monstruosas ( poseyendo el 1% de la población mundial el 46% de los recursos disponibles; no poseyendo nada el 50% de la población mundial; en medio queda la llamada clase media). Esta última clase, la media, es presa fácil en lo que hace al racismo, la xenofobia , el desprecio de los desfavorecidos…ya que vive en el constante temor-alimentado por los altavoces del poder- de perder su modo de vida, debido a la invasión de quienes no son tenidos en cuenta por el capital ya que no hay puestos de trabajo para ellos, ni, en consecuencia, no son consumidores. Esta gente no cuenta para nada y no ha de mostrarse para con ellos ninguna consideración ( que se lo pregunten a Pascal Bruckner que dice que « el modo de vida occidental no es negociable» Para más INRI esta gente que no cuenta para nada reside en zonas que están bajo el «dominio de formas de poder-gánster».   Las firmas contratando a críos y adolescentes para utilizarlos en tareas de matonismo armado , política del Daesh incluido , vendedores de petróleo a Turquía, por ejemplo, situación que propicia la aparición de « bandas armadas fascistas de coloración religiosa »…Ejemplos históricos para reforzar las connivencias de ideologías religiosa, u otras, con poderes terrenales franquismo, la mafia italiana…

3) Las subjetividades reactivas : es decir, « formas psíquicas, formas de convicción y de afecto que son producciones del mundo presentado». a) la subjetividad occidental , propia en especial de la clase media orgullosa de su pertenencia, siempre temerosa de perder status y tendente a volcar su odio en un chivo expiatorio, b) el deseo de Occidente que supone la llegada de olas migratorias que sueñan con la riqueza y comodidad europeas, por último, c) la subjetividad nihilista que se traduce en un deseo de revancha y de destrucción.

4) El fascismo contemporáneo: «subjetividad popular generada y suscitada por el capitalismo », subjetividad reactiva que de desear Occidente, y ver sus espectativas y promesas defraudadas, se convierte en enemigo cerval de Occidente Este descontento e impulso violento y destructor se articula con un lenguaje identitario( ejemplo del franquismo ) que hoy prende con fuerza en Oriente Medio, adoptando formas propias del fascismo europeo, en sus actuaciones violentas y espectaculares…Zonas en las que el reciclaje es constante y en las que funciona la articulación en el mercado mundial ( de hecho a los intereses occidentales) , « Daesh es una firma comercial que vende petróleo, obras de arte, algodón, armas, montones de cosas. Y sus mercenarios son de hecho asalariados, con algunos privilegios suplementarios debidos al saqueo y a la reducción y esclavitud de cautivos y cautivas ». La cantera es así: jóvenes sin futuro, entre veinte y treinta años, salidos en su mayor parte de la inmigración obrera, de segunda o tercera generación…jóvenes sin espectativas de trabajo , ni de nada que se sienten camelados por una « mezcla de heroísmo sacrificial y criminal y satisfacción “ occidental” » ( corrupción occidental por medio de la perspectiva de poseer ciertos productos…).

5) ¿ Quiénes son los asesinos ? : Jóvenes fascistas, según Badiou, que hacen recordar a algunos de los milicianos fascistizantes del gobierno de Vichy, que afirmando que luchaban por su país no hacían sino defender los intereses del invasor. Si quienes han cometido los ataques parisinos del 23N , incluyéndose a sí mismos como víctimas de sus actos, en una onda suicida. Tales actos han sido calificados como ejemplo de “barbarie” y a sus actores como “bárbaros” . Ahí , Badiou saca a colación una serie de ejemplos ( el empleo de drones en sus incursiones, la coprrelación de 1/20 en el número de muertos entre no-occidentales y occidentales; para detenerse en el caso de Gaza) que inciden en el carácter realmente bárbaro de los civilizados occidentales. Queda así demostrado de manera neta y clara quiénes son los bárbaros y los más bárbaros entre los bárbaros.

6) La reacción del Estado: “Francia” y “guerra” : La profusión de los discursos identitarios sirve, al Estado, para disciplinar a la temerosa clase media…Los responsables estatales mantienen que se han de defender “ nuestros valores” y para ello hay que responder a la declaración de guerra que han realizado los terroristas ( la guerra se subraya no la han declarado ellos sino el Estado francés, a remolque del estado USA, que han ido a interferir en los asuntos de otros estados…En este terreno, es destacable la legón de intelectuales franceses que de un tiempo a esta parte se han apuntado a los postulados identitarios.

y 7) Las condiciones de un retorno de una política de emancipación disyuntiva xel esquema del mundo contemporáneo : Con la victoria aplastantes, al menos por el momento, del capitalismo mundializado, los proyectos realmente emancipadores se han replegado cuando no desaparecido del globo. La frustración ante la carencia de visiones de futuro provocan, por un parte , las embestidas desesperadas, ante lo que se ha de manifestar que « la contradicción entre el nihilismo asesino de los fascistas y el despliegue imperial destructor y vacío del capitalismo mundializado, no podemos ni debemos convertirnos en agentes ».

El capítulo, y el libre, concluye con la propuesta de trabajar por una política emancipatoria, poniendo el acento en la existencia de un proletariado nómada, internacionalizado, que podría considerarse como una vanguardia virtual, y la relación que con tal han de establecer los intelectuales y los jóvenes…

Deja subrayado, finalmente , Alain Badiou que él es un « optimista inflexible»… Y ahí ya, es en donde las posturas pueden resultar divergentes, y más todavía si se tienen en cuenta-aquí solamente se nombran de pasada- las posturas vanguardistas ( siguiendo el esquema “marxista” de la clase proletaria como clase dirigente) que…viendo lo visto no parecen haber conducido a metas realmente dichosas.

Por lo demás, reitero, un trabajo de una meridiana claridad y conservando una coherencia francamente plausible.

-->
COLABORA CON KAOS