Al futbol en Argentina hoy, le falta un Maradona. Que insufle pasión solidaria de equipo

Publicidad

Decía en ese artículo:(1)  

“A propósito de los panegíricos gigantescos a Messi, me parece importante futbolísticamente hablando » pisar la pelota » y pensar un poco. Argentina, España y su ego futbolístico están babeando por los éxitos de su hijo e hijo adoptivo respectivamente. Sin duda el «pequeño Messi» es un gran manejador de la pelota, ese endiablado artefacto redondo y lleno de aire con presión como nuestro planeta. Y en el «negocio del futbol» un gran producto que vende. Ahora si nos apartamos un poco de nuestra función de «clientes del futbol» y nos desparramamos cómodos en el sillón de las conversaciones de amigos, y pensamos en que nos interesa y nos divierte de ese deporte/juego que muchos traemos en la sangre y en los recuerdos de nuestra infancia y adolescencia, seguramente nuestra visión se volverá más criteriosa y más sensible”.

Y terminaba así:

“Pero además a la luz de panegíricos hacia Messi, sin límites de estos días, nace en mí, indetenible la comparación con Maradona. Maradona fue en el juego un artefacto maravilloso, encarnado en un cuerpo humano, un Giróscopo, un Girocompás que abarcaba todo el campo de juego, cuyo Norte era el arco adversario Y que incluía en su visión a sus compañeros, a quienes ubicaba visualmente y alimentaba cuando era necesario, con pases precisos que quedaron en la Historia del futbol. Él era el jugador y el alma del equipo, de todos los equipos en los que jugó, en Argentina o en el Mundo, que batallaba infatigable hasta el último aliento, llevando a rastras a todos sus compañeros. Y cuando hoy Maradona no brilla como director técnico de otros jugadores, también es comprensible, el sigue creyendo que el alma y la pasión son suficientes, y no entiende mucho en eso dirigir jugadores con tácticas como muñecos del futbol de mesa. Messi no es el sucesor de Maradona, es un excelente e inteligente manejador de la pelota, que vivió y vive entre algodones, pero no basta con eso, pues no tiene la creatividad de Maradona que abarcaba toda la cancha, todos los jugadores, compañeros y contrarios. Y sobre todo la pasión del futbol, que Maradona ejercía, pese a que el mundo «sucio » de los negocios, quiso envolverlo en la droga , de la que emergió gracias a su tremenda fuerza de voluntad y de su ideología socialista en potencia, ,que su origen de villa miseria le permitió valorar. Maradona en el futbol fue cuando jugaba, el tremendo «ser humano» con sus pasiones a la vista, del que debemos estar orgullosos, y lo fue cuando todavía el futbol se defendía del negocio, en el que desgraciadamente cayó ahora sin atenuantes.” 

 

Ahora la final con Chile:

Sé que a muchos no les va gustar nada el análisis que voy a hacer, pero creo conocer a ambos pueblos de cerca  El argentino y el chileno.

Si bien  el azar podría haber dado otro resultado, en la práctica se dio la lógica sin lugar a duda., el triunfo de Chile era número puesto.

La razón;  Chile es un equipo con jugadores de buen nivel,  unido y batallador en las buenas y en las malas.

La Argentina es solo  un conglomerado de jugadores de muy  alta calidad. Y lo ha sido en los últimos años en manos de varios directores técnicos.

Es fácil, entender porque Chile es así.

Los 4 últimos entrenadores  argentinos  del equipo Chileno, Bielsa, Borghi, Sampaoli y Pizzi  aprovecharon, creo que  conscientemente, el nacionalismo casi enfermizo de los Chilenos y que conforma la característica de sus jugadores, de origen humilde la mayoría de ellos  para inculcarles la unidad y la pasión del equipo.

Por el contrario los compañeros de Messi reemplazan con  la pedantería argentina,  el fuerte nacionalismo  chileno, y ahí salen perdiendo a la hora del sacrificio.

El sentimiento nacional  de los jugadores que representan a su país, es el que juega importante papel a la hora de las dificultades. Nadie que conozca bien  a los argentinos y chilenos,  puede dejar de ver las diferencias sustanciales,  entre las dos colectividades

Porque no es lo mismo,  la petulancia  de ricos de los argentinos,   que el concepto de nacionalismo agudo,   del chileno pobre.

El dominio que ejercen los oligarcas y ricos  chilenos y sus bancos privados,  sobre esa población humilde,  sufrida y de  escasa  clase media,  todavía aplastada por lo que resta de la brutal  dictadura pinochetista,  en un territorio difícil y hostil para sus pobladores,   los hace duros y sufridos a estos pequeños chilenos,  de origen indígena e insufla con  su chovinismo,  la fuerza que necesitan,  para superar las dificultades.

Mientras tanto los trabajadores chilenos,  como todos los pueblos explotados,  van adquiriendo lentamente conciencia de esa explotación.

La Argentina es un país de enorme extensión  para su escasa población y dotado por la Naturaleza,  de una riqueza potencial inmensa.

Su población está integrada por muchas nacionalidades  distintas,  producto  la  histórica inmigración  aluvional  masiva.

Lo cual confiere a sus pobladores,  un sentimiento de universalidad subyacente. Y donde el nacionalismo no se manifiesta,  sino como jactancia individual o soberbia colectiva.

Si unimos a esa fanfarronería,  los extraordinarios ingresos económicos,  que reciben los jugadores del plantel argentino, la mayoría jugadores internacionales,  que superan en cantidad a sus similares  del equipo chileno.

Además su pertenencia  a la extensa clase media argentina,  con las confusiones características de esta clase,  en relación a sus necesidades,   más que  cerca del egoísmo individual,  que de la solidaridad colectiva, el valor de su  indiscutible calidad técnica, se diluye a la hora de un  partido difícil.

A los argentinos  no los desvela la bandera o el Himno, Se vio en la ejecución de los himnos, los rostros distraídos de los argentinos vaya saber en que pensaban cada uno, al lado de la concentración casi  religiosa de los chilenos,  con sus rostros cetrinos de indígenas,  la mano en el corazón,  los ojos cerrados

Los directores técnicos argentinos,  han fracasado sin excepción, en dotar a sus  jugadores,  de un  concepto de equipo unido,  con objetivos colectivos

Y las esperanzas puestas en Messi son absurdas,  es desconocer la característica del hombre que hay detrás del jugador.

Messi es un típico clase media,  educado por  un padre,  que no tiene empacho en estafar al fisco,  con tal de ganar dinero. Que se compra un castillo en Italia en el Lago di Como,   al lado de las estrellas de Hollywood. Totalmente alejado de la política. Y que tiene,  aparentemente todo solucionado en la sociedad capitalista. Para que esforzarse???

Imposible compararlo con Maradona, que proviene de la clase más humilde, cuyo padre vivió en la sencillez de la pobreza,  hasta que su hijo le construyo un chalet  “normal “en Villa Devoto.

Maradona que se jugó por Fidel,  por el Che y por Chávez,  enfrentando la jauría  mediática de los capitalistas,  que  hicieron lo imposible por desprestigiarlo. Y que se jugó sin otra necesidad,  solo por las convicciones de conciencia de  su clase.

Maradona no necesito más que su fuerza interior,  y su conciencia  solidaria con el país y el equipo,  para dar rienda suelta a su talento de jugador.

Y así empujar  al triunfo o a la lucha hasta el último aliento llevando a la rastra  a sus compañeros. Y al Futbol argentino  al lugar más prominente.

Messi es simplemente  un  jugador  fuera de lo común,  que necesita  el apoyo de un  buen director técnico y otros jugadores,  para rendir  en el equipo nacional, como lo hace en el Barcelona.

Afectuosamente

Hersh Zakheim

(1) http://2014.kaosenlared.net/kaos-tv/1170-maradona-fue-messi-m%C3%A1s-guardiola

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More