Al diablo el coronavirus: El gobierno quiere reactivar el turismo internacional el próximo mes

"Los extranjeros podrán entrar en el país libremente cuando los españoles se muevan entre provincias", dice el ministro Ábalos

Publicidad

  Una suerte de carrera alocada, donde los llamamientos a la «prudencia» no son más que expresiones hipócritas y vacuas, y priman los intereses patronales por encima de cualquier otra consideración sobre la Salud y la vida de la población.

   Esta podría ser la mejor manera de caracterizar la competencia establecida entre los partidos que constituyen el Gobierno central y los de la oposición, para poner en marcha actividades económicas que, por sus propias características, resulta insensato reiniciar sin haber superado la pandemia del coronavirus.

  Cuando la mayor parte del país se encuentra aún entre las fases 1 y 0 de la «desescalada», con la que se pretende llevar a una denominada «nueva normalidad», y sin que aún se hayan podido constatar los efectos de la misma, el Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos acaba de hacer pública su intención de reactivar el turismo internacional el próximo mes.

   Según manifestaba este mismo lunes el ministro de de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, en Los Desayunos de TVE:

  «Los extranjeros podrán entrar en el país libremente cuando los españoles también puedan moverse entre provincias, lo cual podría suceder a finales de junio».

  «A partir de finales de junio podremos ya iniciar la actividad turística si mantenemos bien la desescalada» -insistió Ávalos, dando por finiquitada la medida de mantener en cuarentena a quienes lleguen a los aeropuertos españoles.

    Con la intención de revestir estos planes con un imposible halo de “seguridad”, Ávalos se refirió, asimismo, a la existencia de un presunto “grupo de trabajo que presentará propuestas de experiencias turísticas de origen sano y con destino sano, particularmente en las islas, donde los niveles sanitarios están siendo muy positivos».

   De esta manera, el ministro incidía en la promesa efectuada por el presidente del gobierno de Canarias Ángel Víctor Torres, sobre un supuesto plan para organizar viajes con turistas provistos de un  «pasaporte sanitario» que los acreditaría como «libres del Covid-19». 

   Una propuesta irrealizable en términos médicos, toda vez que para  acreditarse como «sanos» los turistas tendrían que someterse previamente a un test PCR, que tarda un mínimo de 36 horas en ofrecer sus resultados. Tiempo más que suficiente – al menos un día y medio – para que los viajeros se contagiaran   con el SAR COV 2 antes de embarcar hacia Canarias.

   El ministro  de Transportes no se refirió, como tampoco lo ha hecho el presidente autonómico  Ángel Víctor Torres, a la decisión de la  Comisión Europea -organismo controlado por los grandes lobbies económicos–  de dar carta blanca a la compañías aéreas para realizar vuelos con turistas sin respetar ninguna distancia de seguridad entre pasajeros.

   A lo que sí se aventuró el ministro Ávalos, en cambio, fue a dar un paso más que su correligionario canario en los planes para abrir Canarias, y el resto del Estado, al turismo de masas de origen internacional.

  Hace poco más de una semana, Torres se atrevía a planificar un primer vuelo con turistas extranjeros y presunta «seguridad» sanitaria para el próximo mes de julio.

   José Luis Ábalos, sin duda respondiendo al dictado de las poderosas empresas del sector, se atreve ahora a proponer la apertura total  del mismo en un plazo de tan solo 30 días. 

Fuente: Canarias Semanal

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More