Ahora en Común: ¿manifiesto por la confluencia o plataforma electoral al servicio de IU?

El debate sobre la unidad popular, en los términos y las formas que se está presentando, está dejando de ser un debate político y se está convirtiendo en un espectáculo bochornoso más propio del mundo del fútbol, entre hinchas de equipos rivales, que de lo que debería ser el mundo de la política (y máxime en el ámbito de la izquierda). El PSOE y el PP se frotan las manos, y los medios al servicio de los intereses del IBEX35 lo saben bien y así lo fomentan (a los Inda o los editoriales de El País de turno les importa un pimiento la unidad popular, lo que les encanta es ensanchar el debate en estos términos actuales para, precisamente, dinamitar cualquier posibilidad de la misma). Un debate que, además de impedir que se pueda hablar de los temas que de verdad interesan (paro, hambre, desahucios, corrupción, etc.) y defender las propuestas que cada cual tenga para afrontar tales problemas -copando horas y horas de radio y televisión-, está generando duros enfrentamientos entre quienes defienden la línea oficial de PODEMOS, expresada en las declaraciones de Pablo Iglesias y otros dirigentes afines, y, principalmente, los militantes de IU más activos en las redes sociales.

Vamos a reconocer, no obstante, que, de la misma manera que en su momento no ayudaron nada las declaraciones realizadas por gente como Cayo Lara sobre el método, el discurso y la linea política de PODEMOS, las últimas intervenciones de Pablo Iglesias, tanto en aquella famosa entrevista en Público como en diferentes intervenciones públicas realizadas con posterioridad (la última este pasado fin de semana en el Foro del Cambio), tampoco han ayudado, precisamente, a calmar los ánimos. Y así, claro, no hay manera de que las aguas se tranquilicen y el debate se pueda dar de manera tranquila y sosegada, independientemente de cual sea el resultado final. Pero tampoco nos engañemos: la pelota, como dije tras la reunión entre Iglesias y Garzón, sigue estando en el lado de IU y no en el de PODEMOS, y exactamente por las mismas razones que dije entonces. Es IU la que debe tomar decisiones que no ha tomado, sino más bien, con su vuelco sutil en Ahora en Común, parece que ha hecho justamente lo contrario.

La unidad popular es una cuestión de generosidad… o no

Es fascinante ver en esos debates, por ejemplo, a esa parte de la militancia de IU, y su entorno cultural, intelectual y mediático, que no supieron entender nada desde 2011 en adelante, que aplaudieron el pacto con la PSOE en Andalucía para gobernar y aprobar, años tras año, presupuestos con recortes «por imperativo legal» (que, entre otras cosas, han implicado una pérdida bestial en la calidad de la atención en la sanidad pública andaluza), que se negaron a integrar a PODEMOS en una lista conjunta con IU para las europeas, que pusieron sus sillones en las diversas diputaciones por encima de cualquier cosa renunciando por sistema a presentarse en las municipales bajo la fórmula de «agrupación de electores» y dinamitando con ello de facto la «confluencia» en muchos pueblos y ciudades, que se reían cuando desde PODEMOS hablaban de «unión de la gente» y no de «unión de la izquierda», etc., que ahora se apresure a dar lecciones a PODEMOS sobre qué hacer para ganarle las elecciones al PPSOE, es decir, sobre la urgente necesidad de que PODEMOS asuma a IU como actor político para ganar las elecciones.

Joder, si hubieran sido tan clarividentes y buenos estrategas desde ese 2011, tan generosos y confluyentes, tan preocupados porque nadie se haga con el «liderazgo» de la izquierda y asumir, bajo sus siglas, su representación, si no hubieran acorralado a proyectos como «IU por la base» en Andalucía, si hubieran seguido el ejemplo de AGE en Galiza para el conjunto del estado, si no se hubieran empeñado en presentar a Willy Meyer para las europeas o en recolocar al ·»cenizo» Llamazares en Asturies para que, desde allí, terminase de torpedear la que seguramente haya sido la (pen)última oportunidad de demostrar las buenas intenciones de IU en pos de una verdadera unidad popular donde IU asuma su «derrota histórica» y actúe en consecuencia, lo que nos hubiéramos ahorrado.

Lo mejor es que ese escenario «catastrofista», en caso de una no unidad popular, al que ahora, parece ser, nos está llevando al conjunto de los que queremos un «cambio» la dirección de PODEMOS, hasta lo han teorizado ya ellos mismos a través de diferentes comentarios y artículos que han sido publicados estos días tanto en redes sociales como en medios afines. En ese escenario supuesto e hipotético (bastante realista, por cierto, no lo vamos a negar tampoco), PODEMOS sacaría entre un 15 y un 20%, e IU o su chiringuito electoral alternativo que se saquen de la manga, un 5%, y entonces podrán decir… ¡ves, Pablo, la culpa ha sido tuya de que no se hayan ganado las elecciones! Con su 5% y sus dos o tres diputados. Y se quedan tan tranquilos, tan limpios con su conciencia y tan pensando «hemos hecho lo que hemos podido, pero PODEMOS no ha querido». Delirante.

No obstante, si llega el caso y no hay manera posible de alcanzar un acuerdo de unidad popular, y tanto les preocupa a esa misma gente que se pueda «ganar» las elecciones al bipartidismo, ya veremos si es verdad que tras todas esas críticas está de verdad el deseo de ganar las elecciones al PPSOE y, en consecuencia, son capaces de renunciar a la mayor parte de ese hipotéticos 5% (el más inútil, el que se va a ir por el water sin obtener nada, es decir, todo menos lo de Sevilla, Córdoba, Málaga, Asturias y poco más), poniéndolo solidariamente al servicio de una victoria de PODEMOS, como en su momento hicieron con el PSOE, en el año 2000, tras aquel pacto Almunia-Frutos (¿se acuerdan? Algunos es que tenemos la mala costumbre de no olvidar ciertas cosas cuando se debaten según qué cosas). Es más, estoy convencido de que si mostraran esa misma disposición que entonces mostraron por la «unidad con el PSOE contra el PP», hasta lo podrían hacer, sin demasiada dificultad, pactando una integración de alguna de su gente más valiosa en las listas de PODEMOS por algunos de esos espacios de donde se «retiren».

Pero claro con Almunia se podía entregar las siglas y las candidaturas del partido, con Pablo Iglesias y PODEMOS, no, y menos ahora que han visto la posibilidad de «pillar cacho» a lo gordo simplemente subiéndose a la ola y los debates que ha impulsado PODEMOS, y que hubieran sido imposibles (y hace no tanto casi hasta impensables) sin la existencia y la irrupción de PODEMOS con su estrategia política y la labor de su actual dirección (que a su vez aprovechó la ola abierta por el 15-M, las mareas, las luchas del SAT, la lucha de los mineros, las marchas de la dignidad, etc., en las que, ¡sí!, estuvieron presentes muchos militantes y dirigentes de IU). Se ha podido ser históricamente generoso con el PSOE, pero a PODEMOS hay que irle al cuello y no concederle «ni agua», y, a poder ser, incluso, forzarlo a perder expectativas de voto y de «prestigio» social e ideológico entre el electorado.

Ahora en Común, ¿manifiesto por la confluencia o plataforma electoral?

Ahora en Común, por ejemplo, parece que va en esa línea. Empezó hace una semana, ciertamente, como un manifiesto ilusionante y con buenas intenciones para cualquier persona que siga convencida (y yo lo estoy), de que un proyecto de Unidad Popular bien articulado, coherente, que integre dentro de él todo el capital político que la izquierda, los sindicatos alternativos y los movimientos sociales han logrado acaparar durante décadas de luchas y resistencia (y eso va desde gente de IU a PODEMOS, pasando por Compromís, CHA, Anova, BNG, CUT, SAT, CGT, PAH, Mareas, etc, etc.), capaz de respetar el liderazgo natural que PODEMOS se ha ganado en este último año y medio, es la mejor fórmula posible para aspirar, de verdad, a ganarle las elecciones al IBEX35 y quedar como primera fuerza política, pero a medida que han pasado los días parece que se ha ido convirtiendo, una vez más, otra vez, es una estafa gigantesca del sector más burócrata y «conservador» de IU a quienes de buena fe han dado su apoyo al texto inicial pensando que eso podía ayudar, de alguna manera, a avanzar hacia la Unidad Popular.

Personalmente, viendo como se han desarrollado los hechos estos últimos días, ya me he arrepentido de firmar y no han pasado ni siete días desde que firmé y apoyé el manifiesto inicial, que en ningún caso presentaba el proyecto como «plataforma electoral» o similar. Pero no, por lo que estamos viendo, por la forma de crear «asambleas» de Ahora en Común en el mayor número de pueblos y ciudades posibles (y el ansia por hacerlo a toda prisa), lo que ahora hay encima de la mesa no tiene la menor intención de servir para confluencia alguna, sino, exclusivamente, para ser la base que dará pie a una futura plataforma electoral que compita con PODEMOS, caso de que no haya acuerdo finalmente, en las elecciones generales. Es decir, que eso IU lo va a usar para no tener que soportar el duro viaje de tener que ir con sus siglas a las elecciones y quedarse, otra vez, como en tiempos del cenizo Llamazares, sin grupo propio (y lo mismo hasta sin diputados). De Ahora en Común, pues, todo pinta que, a no mucho tardar, si la cosa sigue por este camino que IU está marcando, vamos a pasar a «chiringuito electoral de IU«, y con la gente que se ha acercado hasta esos espacios con nobles intenciones de «confluencia», que no formen parte de IU y algunos aliados estratégicos que se sumen a ellos por similar interés (¿Equo?, ¿los rebotados del PSOE que han formado esa cosa llamada «Decide en común»?, veremos), saliendo en espantada del proyecto.

Será entonces gracioso, eso también es verdad, ver la cara de todos los ultracríticos de PODEMOS que a día de hoy siguen apoyando a Ahora en Común más que a las decisiones adoptadas desde la dirección de su propio partido, gente a los que claramente están utilizando, aprovechando el lógico y justificado descontento creciente que hay entre parte importante de PODEMOS por los tiempos y las formas de las primarias del partido, como a corderillos que llevan al altar para que sacrifiquen su sangre en nombre de la sagrada IU. Cuando, a no mucho tardar, la cosa se ponga seria, IU saque su fuerza y diga «esto va a las elecciones sí o sí», y, si son consecuentes con lo que supuestamente han defendido para apoyar a Ahora en Común, se tengan que echar a un lado, pero la marca, con su trabajo dentro y su aporte a la extensión del «conocimiento general» de tal marca, puesta en valor por las nobles intenciones de confluencia pero entregada de pleno a una determinada estrategia de partido que no es el suyo, se la queden los Cayo Lara, Llamazares, Centella, Castro, Meyer y compañía, contribuyendo con ello a minar las expectativas de PODEMOS en esas elecciones, será para verlo. Parece que no aprendemos, y no será que no estamos avisados por años y años de prácticas similares de ese sector de IU incluso contra su propia gente dentro del partido, cuando esta gente ha osado oponerse a las estrategias más claramente entreguistas del partido. O, sin ir más lejos, por el propio proceso de construcción de la «Unidad Popular» que se dio antes de las pasadas elecciones municipales.

Hacia una repetición del proceso anterior a las municipales… o el rosario de la aurora

Bien lo podría explicar, por ejemplo, Manolo Monereo, que hace apenas dos semanas y poco dijo claramente en Granada, en una conferencia, antes de que Ahora en Común se hubiera siquiera presentado como manifiesto, que estaba completamente seguro que IU no se presentaba con sus siglas a las elecciones generales y que casi con toda seguridad buscaría hacerlo con otra marca de supuesta «unidad popular», marca hasta la que poder arrastrar a algunos aliados que se quisieran dejar y legitimar así la iniciativa de cara al electorado. Lo clavó. Eso es exactamente Ahora en Común para la dirección actual de IU y una parte importante de su militancia más «orgánica». Aunque para muchos de lo que la están apoyando activamente, y lo es, sea otra cosa muy diferente y bienintencionada.

Ahora en Común,  no obstante, por eso mismo, ya digo, tiene toda la pinta de acabar en desbandada general y con IU, nuevamente, retratada. Tras el primer impulso de ese manifiesto y el acto de Madrid, por lo que van contando la gente de diferentes ciudades y territorios, las asambleas que están creando están siendo impulsadas muchas de ellas, en un montón de ciudades, por el sector más «cenizo» de IU. En algunas ciudades, parece, incluso se están creando ya, ¡y llevamos una semana!, dos asambleas diferentes bajo las mismas siglas, una impulsada por IU-Equo (o IU sola) y otra más en línea «ciudadanista-confluyente». Apenas unos días desde su lanzamiento y ya empieza a oler la cosa al debate aquel sobre los «Ganemos», las candidaturas locales, etc, que tuvimos durante meses y meses antes de las municipales. Y eso acabó como el rosario de la aurora en la mayoría de sitios, con dos y hasta tres listas en algunos lugares. Principalmente allí donde el sector cenizo de IU metió la mano de lleno (en Andalucía, por ejemplo). Esperemos un par de meses o así y a ver dónde está Ahora en Común, pero como los de siempre sigan empeñados en figurar, y parece que siguen empeñados, apostaría a que lo que ahora es Ahora en Común no será otra cosa en un tiempo que IU en Común consigo mismo y algunos pequeños aliados. Me da que otra vez le van a torpedear el intento a Garzón por sumar fuerzas para poder establecer una nueva y más fructífera conversación con PODEMOS. Pienso, incluso, esto puede acabar no con dos, sino hasta con más de dos candidaturas en las generales (PODEMOS y sus aliados, IU y lo que consigan mantener cerca, alguna candidatura local de alguna autonomía que mantenga cierta línea de Unidad Popular, algo del entorno de los «rebotados» del PSOE, etc.). Si «Ahora en Común» se constituye a nivel local como lo hicieron en su momento los Ganemos en Granada, Málaga, y muchas otras ciudades de todo el estado, apoyados en la estructura más intransigente y burocratizada de IU, no me cabe la menor duda que eso acaba como el rosario de la aurora y con la mayor parte de quienes no forman IU, saliendo a la carrera.

Por aquellos entonces IU se negó en rotundo a asumir la fórmula que PODEMOS proponía, por lo general, para dar su apoyo a candidaturas ciudadanas (agrupación de electores), y quiso imponer la suya propia que pasaba por garantizar que la suma de resultados pudieran dar espacio en las diferentes Diputaciones provinciales (ellos decían que porque allí se gestionan fondos y se condiciona la política local -lo cual es cierto-, pero en realidad sabemos que lo que allí se gestiona de verdad, y eso era a lo que no se podía renunciar de ningún modo, son subvenciones y liberados, que hacen falta para tener contentos a los de siempre). Ahora, lo veremos, IU se negará a que lo que se construya en torno a Ahora en Común no se constituya finalmente como candidatura o plataforma electoral para las generales, aunque no haya habido esa confluencia y esa unidad popular para la cual, supuestamente, se impulsó la iniciativa a través del manifiesto original. Algunos ya están haciendo llamamientos, incluso, a «las bases de izquierdas de PODEMOS». No hace falta ser demasiado listo para saber las intenciones electorales que hay tras ese tipo de llamamientos.

¿Unidad Popular? ¡Ojalá IU la quiera de verdad!

Y de verdad que espero equivocarme y Ahora en Común se mantenga firme y fiel a su manifiesto original y sirva para lo que tiene que servir: para impulsar la unidad popular desde la suma de fuerzas diversas y plurales que sean capaces de convencer a Pablo Iglesias de que con aquello que de allí surja sí merece la pena llegar a acuerdos, porque representa a «la gente» y no a IU ni a «la izquierda», ni nada de eso que Iglesias ya ha rechazado hasta la extenuación. Lo de Ahora en Común en lugar de servir a la estrategia habitual de la dirección actual de IU debería servir, por contra, como pulso a tal dirección de IU. Que es lo que yo personalmente he esperado siempre del «Garzonismo», presente en la iniciativa por todos los costados. Garzón, un tipo joven, honesto, sincero y bastante astuto. No debería aceptar, sin más, quemarse en el altar de IU a sabiendas de las zancadillas que le han estado poniendo una y otra vez desde diferentes sectores de su propio partido en esto de la «confluencia». Garzón debería ver en Ahora en Común la posibilidad de forzar a esos sectores de IU a echarse a un lado y dejar que la confluencia tenga todavía alguna posibilidad real de llevarse a cabo. Si es capaz de hacer eso, AeC tendrá alguna opción de consolidarse como «fuerza negociadora» y, con ello, la unidad popular podría tener más puertas abiertas.

Como he dicho, y lo reitero, sigo pensando que una unidad popular liderada por PODEMOS, en la que se puedan sumar mucha gente de muchos otros espacios con todo su capital político asociado, tipo PODEMOS-Ahora en Común o lo que sea, es decir, en la que se pueda integrar gente de IU (sin tener que renunciar a su militancia en IU) y de todos esos sectores sociales, sindicales y políticos arriba mencionados, es la estrategia más sensata para poder ser realmente fuerza que aspire a quedar primera en las elecciones generales de finales de año. Pero si la dirección actual de IU y toda su estructura burocrática clásica, con sus militantes «de partido» clásicos y su intención tradicional de querer acaparar en torno a sí las decisiones y líneas estratégicas a seguir desde planteamientos y puestas en escena de «izquierdas» clásicos, se empeña en hacer un Ahora en Común a su medida, puesta al servicio de sus intereses, eso no va a ser posible. Y entonces, otra vez, la culpa no habrá sido de PODEMOS, no. Aunque tras los resultados electorales de las generales y la previsible derrota del «cambio» que una situación así generaría, salgan prestos, como ya están haciendo, a señalar con su dedo a PODEMOS por ello. 

Que se dejen de hipótesis derrotistas de futuro y que hagan ahora lo que corresponda. Que los que se tengan que echar a un lado, se echen, que las asambleas de Ahora en Común se desarrollen con normalidad como simple apoyo al manifiesto «Ahora en Común» y no con la intención, como ya vemos que está pasando, de hacer un trabajo «orientado a lo electoral», que no permitan que la misma gente que reventó los «Ganemos» y demás intentos de unidad en las municipales sea la que impulse y organice tales asambleas, que pacten unos mínimos entre los cuales se incluya el aceptar poder concurrir en alianza con PODEMOS bajo la fórmula propuesta por PODEMOS (la no renuncia a sus siglas en ningún caso) y luchar, desde ahí, por poder incorporar un guión a tal fórmula (aunque Pablo Iglesias, de momento, también se haya negado a esa opción más allá de Catalunya, Galicia y Valencia), que hagan sus primarias, incluso asumiendo que pueden no servir para ocupar ningún espacio en ninguna lista electoral, y definan así a sus miembros representativos (para que PODEMOS sepa con claridad a qué atenerse), y luego que vuelvan a intentar negociar con PODEMOS para que, desde esas perspectivas, ojalá todo eso pueda acabar al final de todo el proceso en ese acuerdo de unidad popular que tantos y tantas deseamos de verdad que se dé.

Y si no lo logran, que desde IU, más lo que les puedan acompañar finalmente en el proyecto definitivo. sean consecuentes con lo que dicen estar buscando (no dividir el voto del cambio, tener opciones de ganarle el gobierno al IBEX35, etc.) y, si las encuestas siguen como están ahora, den un paso atrás y retiren su intención de presentar a sus propios candidatos en todas aquellas provincias donde no tengan la menor posibilidad de obtener representación. Entonces sí habrán sido sinceros y habrán aportado todo lo que tienen y pueden para ganar las elecciones. IU será entonces, incluso en ese escenario, la que más beneficiada salga, a la larga, de una decisión así, incluso sin acuerdo de lista unificada y sin un gran número de diputados en su poder: ganará de nuevo esa gran parte de credibilidad y coherencia que se ha ido dejando por el camino en estos últimos años por obra y gracia de una dirección que no ha sabido estar a la altura de los tiempos políticos vividos. Es decir, podrían recuperar con un gesto así exactamente lo que más necesitan: credibilidad y confianza de la gente en su proyecto político y sus intenciones de lucha. Algo que en este momento, de verdad, necesitan más incluso que el dinero que les permita seguir manteniendo su gigantesca estructura interna (y cuya necesidad bien sabemos también, no nos engañemos, está igualmente sobrevolando aquello siempre presente de «los motivos no dichos pero determinantes» en toda esta absurda y fraticida disputa entre IU y PODEMOS).

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS