Ahmadineyad: Los atentados del 11-S fueron un gran montaje

Ahmadineyad describió la destrucción de las Torres Gemelas en Nueva York el 11 de Septiembre del 2001 como un “complicado acto de inteligencia”, informó la agencia IRNA.
&nbsp
Ahmadineyad, hizo estos comentarios en una reunión con funcionarios del Ministerio de Inteligencia iraní.Casi 3.000 personas murieron en los ataques, llevados a cabo con aviones secuestrados, contra Nueva York y Washington, que fueron perpetrados por presuntos miembros de Al Qaeda, la mayoría de origen saudí.
En enero, Ahmadineyad dijo que los atentados del 11 de septiembre eran “sospechosos” y acusó a Occidente de querer dominar Oriente Medio mediante esta excusa.
Lo que comienza a ser un clamor en todo el mundo de la prensa independiente pasa a primer plano en los mass media con las declaraciones del presidente iraní que con toda seguridad van a levantar ampollas en la comunidad internacional y más ahora, en plena deliberación sobre las sanciones que Estados Unidos está promoviendo para detener el programa nuclear iraní.
Los movimientos por la Verdad sobre el 11 S en todo el mundo están sensibilizando a la opinión pública cada vez más acerca de las múltiples incongruencias y pruebas falsas de la versión oficial sobre lo sucedido. Ingenieros, arquitectos, pilotos, familiares de las víctimas: existen actualmente infinidad de líneas de investigación abiertas que verifican la hipótesis de que el 11 S fue un "trabajo interno". Las evidencias hablan por sí solas.&nbsp
Para los que todavía creen una salvajada que un gobierno organice una matanza de semejantes características en su propio suelo con fines estratégicos y geopolíticos es necesario recordarles que desde que Nerón quemó Roma y culpó a los cristianos, la fórmula crisis-reacción-solución es la esencia misma de la naturaleza del estado. En la historia reciente de Estados Unidos tenemos algunos ejemplos&nbsp de esta maquiavélica forma de control político: el incidente del Maine en Cuba, Pearl Harbor, el golfo de Tonkin…todos ellos&nbsp escenarios prefabricados para ser detonantes de eventos y circunstancias que la correspondiente opinión pública justificaría y aplaudiría en su momento.&nbsp
Los atentados del 11 de Septiembre de 2001 son un punto de inflexión en nuestra Historia cuyas repercusiones globales están a la vista de todos. Una siniestra obra maestra de ingeniería social que ha cambiado el mundo, no sólo por sus implicaciones estratégicas a nivel geopolítico, sino fundamentalmente porque se ha abierto la caja de Pandora de una psicosis demencial por la neutralización de un enemigo invisible que sólo existe en las pesadillas que los políticos nos han inoculado. Lo que antaño se conseguía a fuerza de espada y fuego, ahora los ciudadanos de todo el mundo lo piden a gritos,es decir, la fabricación del consentimiento para la instauración de un mundo orwelliano en el que la libertad individual y la dignidad son aniquiladas por nuestro bien.
El hecho de que el presidente iraní, la representación perfecta del mismo Satanás en la Tierra según los medios occidentales,&nbsp no solo ponga en duda la versión oficial del 11 S sino que acuse directamente a las cloacas del poder y los servicios de inteligencia estadounidenses de perpetrar semejante acto de ihumanidad es el preámbulo de la inminente criminalización de todos los movimientos e investigaciones independientes en esta materia. La defensa del presidente iraní de las tesis mantenidas por todos los buscadores de la verdad acerca del 11 S facilita a la maquinaria propagandística y legal del imperio equiparar a los defensores de la libertad y la verdad con los terroristas.
NOTICIAS ANTICAPITALISTAS