Ahed Tamimi dice que, desde el rio hasta el mar, Palestina será libre

Por Javier Cortines

La activista Ahed Tamimi, de 18 años, hizo esa declaración (su primer discurso en inglés) durante la marcha que se celebró este fin de semana en la capital británica para denunciar la ocupación ilegal de Palestina y la política expansionista de Israel Miles de personas se manifestaron el sábado en Londres para conmemorar el día […]

La activista Ahed Tamimi, de 18 años, hizo esa declaración (su primer discurso en inglés) durante la marcha que se celebró este fin de semana en la capital británica para denunciar la ocupación ilegal de Palestina y la política expansionista de Israel

Miles de personas se manifestaron el sábado en Londres para conmemorar el día de la Nakba o expropiación forzosa ‘manu militari’ de las viviendas y tierras de unos 700.000 palestinos que vivían en pueblos o pequeñas ciudades, tragedia que tuvo lugar pocas horas después de la proclamación del Estado de Israel, el 14 de mayo de 1948.

La marcha contó con la participación de organizaciones palestinas y grupos defensores de los DD.HH de todo el mundo, así como de diputados del espectro político británico, especialmente del Partido Laborista, cuyo líder, Jeremy Corbyn, pacifista y republicano, no pudo asistir a las movilizaciones de este año por cuestiones de agenda.

Sin embargo, Jeremy Corbyn, quien va a todas partes en bicicleta para enfatizar su posición a favor de un planeta “sin contaminación”, expresó su apoyo a Palestina en una nota que dice:

“Si el plan de paz para Medio Oriente del presidente Trump es, como se esperaba, un intento de enterrar el derecho de los palestinos a un Estado viable junto con Israel, pediremos a nuestro Gobierno y a la comunidad internacional que lo rechacen de manera decisiva. Ningún plan de paz puede tener éxito a expensas de los derechos del pueblo palestino. Es por eso que un Gobierno laborista reconocerá a un Estado palestino y presionará para un retorno inmediato a negociaciones significativas, encaminadas a lograr un acuerdo duradero basado en las resoluciones de las Naciones Unidas, el derecho internacional y la justicia que ha sido negada durante demasiado tiempo “.

Los manifestantes, que recorrieron las principales calles del centro de la ciudad, avanzaron al grito de ¡Viva Palestina! y denunciaron el ‘apartheid’, la violación de los DD. HH y la ocupación por parte de Israel de más del 85% de la Palestina histórica.

También se escucharon voces denunciando ante la comunidad internacional que “los palestinos se han convertido en los nuevos judíos del siglo XXI”.

Ahed Tamimi, quien está realizando un curso de inglés de tres meses en Londres con el fin de estudiar derecho internacional para defender a su pueblo y denunciar los crímenes cometidos por Israel ante los Tribunales Internacionales, pronunció un breve pero emotivo discurso, a pesar de que hasta hace muy poco apenas balbuceaba unas palabras de la lengua de Shakespeare.

 

 

Traducción del texto al castellano:

‘Quiero daros las gracias a todos, fue vuestra voz la que me mantuvo fuerte el tiempo que pasé en una prisión israelí. Agradezco vuestro apoyo y solidaridad por lo que habéis hecho en defensa de nuestra causa. No quiero hablar de nuestro padecimiento (y quedarme ahí). Elegimos sufrir por la libertad y la justicia. La injusticia existe en todas partes del mundo. Desde el rio hasta el mar, Palestina será libre’ (1).

Ahed pasó ocho meses en prisión por abofetear a un soldado israelí en respuesta al impacto de bala que recibió un primo suyo en la cara dejándole en estado de coma.

Cuando Ahed Tamimi complete su formación en inglés estudiará derecho internacional en una universidad del Reino Unido o en la Universidad de Birzei (UBZ), ubicada a las afueras de Ramallah, la capital de facto de la Cisjordania ocupada desde la Guerra de los Seis Días (1967).

Poco después de la proclamación del Estado de Israel por David Ben Gurion y la subsiguiente tragedia de la Nakba, el nuevo Estado judío es atacado por Egipto, Jordania, Líbano, Irak y Siria, que acuden en defensa de Palestina con la determinación de reparar esa injusticia histórica.

La guerra árabe-Israel transcurre entre mayo de 1948 y marzo de 1949. El conflicto concluye con un armisticio (no un acuerdo de paz) y Tel Aviv, con el apoyo de sus poderosos aliados occidentales, aumenta su territorio un 23% más de lo que le habían asignado las Naciones Unidas.

Nota

1- Desde el Río Jordan hasta el Mar Mediterráneo.

Blog del autor: http://m.nilo-homerico.es/reciente-publicacion/   

 

Rebelión

 

 

COLABORA CON KAOS