Agur, Garry Davis !

 

Vaya por delante que si alguien desea descardar  el archivo adjunto, es mejor que descargue el segundo de los colgados, está como más peinadito; el que avisa no comete traición.

 

Por la senda de Zenón de Zenón de Citio

<< Arrancar algo a la muerte, saber ser inactual, intempestivo por la punta      más aguda de la contemporaneidad; oponerse al simple   curso de las cosas, al realismo ambiente. Elegir y edificar el plan, la plataforma, el trampolín, de una resistencia>> ( René Scherer)

 

              En los tiempos del helenismo el centro se amplió en la misma medida que lo  lo había hecho el imperio, haciendo que si anteriormente el objeto de preocupación era la polis y su funcionamiento, ahora pasase a convertirse la cosmópolis. En tales corrientes del pensamiento puede destacarse al estoico Zenon de Citio quien se consideraba ciudadano del mundo, saltando por encima de las distribuciones administrativas y políticas consagradas y alejándose de cualquier forma de localismo , aspirando al logro de una humanidad unificada por encima de fronteras. religiones, colores de la piel (me abstendré a usar el término tan utilizado de “raza” ya que  los humanos son una única raza, la de los humanos). 

Aquellas primeras ideas de los griegos no quedaron ahí sino que en cierto sentido han aparecido, y desaparecido, a lo largo de la historia como lo hacen los aviones tras las nubes. Apuntando en ciertos momentos unos aires de insumisión y desobediencia ante las decisiones geográficas y políticas de los Estados, y llegando algunos hasta a proponer la creación de estructuras universales que adoptasen la forma de un gobierno universal por encima de las particularidades y que atendiese a la totalidad de los habitantes de la tierra, tratando para ello de mantener un mínimo común denominador de lo que une a los seres humanos.

Recuerdo haber leído proclamas en este orden en el filósofo polifacético Bertrand Russell que venía a combinar ciertos postulados libertarios con la necesidad de un gobierno universal; el empeño perseguía huir del encasillamiento  de la identidad individual en pertenencias tribales, nacionales o estatales (podría afirmarse que decir nosotros es mentir, al crearse unos prototipos compuestos de agregados que definen una supuesta colectividad, que desdibuja la singularidad de los sujetos ). La primacía sería otorgada al ser humano, luego vendrían otras definiciones…en la misma honda de la que hablase Agnes Héller-y cito de memoria- cuando afirmaba poseer una identidad múltiple: mujer, húngara, filósofa, europea, …y así en ondas concéntricas que unen lo particular con lo general, a través de ampliaciones identitarias coincidentes con personas de distintos lugares, creencias y religión , o no; esto último puede suponer, sin lugar a dudas, que se pueda dar el caso de que se tengan mayores afinidades con gentes de otros lares que con los del propio portal.

La propuesta es, qué duda cabe bienintencionada y digna de aplauso, siempre que tras tales posturas universalistas no se escondan los intentos uniformizadores de unos sobre otros, a los que se les anula en sus aspectos culturales y/o lingüísticos; por las tierras desde las que hablo selectas peñas de “ilustrados universales” suelen dedicarse a dar lecciones de amplitud a los aldeanos de por acá ( pura máscara tras la que ocultar su defensa de España frente a los intentos de dejar florecer la diferencia.. .), mas esto nos llevaría muy lejos, y no es el momento, ni el lugar. 

Así, por ejemplo, conformarse con el funcionamiento actual de algunos pomposos organismos internacionales, dándolos como ejemplares, no supone, de facto, más que conceder  la razón al más fuerte, al que impone sus condiciones, sus modos de vida y pretende extendernos como si esos fuesen los que deben regir en un mundo como es debido…todos al Macdonals…Cuando hablaba Russell del deseable gobierno mundial, partía que los principios que guiasen tal proyecto debían suponer un cambio radical de óptica y de funcionamiento de los organismos ya existentes, buscando formas federales y partiendo de abajo para llegar hasta la cúspide…¡Bellos sueños!

Sueños compartidos por Albert Eisntein y otros pensadores que ante el espanto de la guerra, de la lucha entre hermanos de diferentes países o estados…buscaban una salida fraternal para el universo ( pueden verse editadas por Minúscula las cartas entre Freud y Einstein, que dejan ver algunas afinidades con las ideas de las que hablo ). No cabe duda de que entre estos enamorados, y promotores, de la ciudadanía mundial se hallaba el ahora fallecido Garry Davis.

Ciudadano del mundo

El pasado día 24 fallecía en Williston (Vermont. Estados Unidos), ese intempestivo ser que había nacido el 27 de julio de 1923 en Bar Harbor ( Maine. Estados Unidos). Fue uno de quienes se convirtieron tras conocer los desastres de la guerra, cómo no recordar al <<piloto de Hiroshima>>, con quien se cartease Günther Anders ( intercambio epistolar editado por Paidós). Piloto en la aviación estadounidense, a bordo de un B17, participó en los bombardeos sobre Alemania. El rostro del horror lo vivió al constatar que las bombas habían masacrado a mujeres, niños y ancianos indefensos, conciencia obsesiva que le atormentó justo nada más  finalizar la segunda guerra mundial, que para más INRI se había cobrado la vida de un hermano suyo que murió al ser alcanzado el destructor americano en el que estaba embarcado, por un guardacostas germano.

A partir de entonces su vida fue una entrega total a la lucha antinuclear, siendo de los primeros en lucir la y invertida de la lucha contra el armamento atómico, renunciando a la vez a su condición de ciudadano americano. No eran desde luego buenos tiempos para la lírica, ni para otros posicionamientos radicales como el suyo que mientras la guerra fría ardía pedían el desarme y no contento con ello, en 1953, ponía en pie el <<gobierno mundial de los ciudadanos del mundo>>. A la iniciativa se unieron los ya nombrados Bertrand Russell,  Albert Einstein, Günther Anders, además de Danilo Dolci, André Gide o Albert Camus, entre otros. Como quien trata de introducir un virus en la marcha triunfal del sistema, puso en circulación unos carnets , a modo de pasaporte, que hiciesen, o al menos lo pretendiesen , consagrar el tránsito a través de la Tierra, por encima de las fronteras y las divisiones administrativas impuestas por los Estados. Casi un millón de inscritos constan en los archivos del World Service Autority, con sede en Washington, en el momento de su muerte.  Los dos últimos pasaportes expedidos han sido a nombre de Julian Assange, fundador de Wikileaks refugiado en la embajada de Londres en Londres, y al de Edward Snowden, escapado en Moscú tras haber relevado las escuchas ilegales de la CIA…fue el último acto de Garry Davis, genio y figura, que lo realizó personalmente con el fin de que ambos pudan trasladarse por el mundo sin obstáculos…como les dé la real gana.

Una lucha contracorriente y utópica, si se quiere,  que encabezó el hoy desaparecido, que bien puede ser considerada a modo de las Ideas reguladoras kantianas ( como si) que señalan el horizonte, permanentemente, con la esperanza puesta en  una <<paz perpetua>> ( que propusiese el mismo filósofo de Köninsberg) y que bien pueden servir como ideales de un fin a perseguir, y…tal vez alcanzar: organizar la vida en común (que  otra cosa sería el ” comunismo”, siempre bajo la consigna de que un <<socialismo sin libertad deviene un cuartel>>, como la experiencia histórica ha demostrado por activa y por pasiva); ideas que a la vez bien pueden servir como antídoto a las tendencias xenófobas, racistas, etc. , desmarcándose de aquello que cantasen los chicos de Decibelios de que: el mejor siempre será el equipo local.

Horizonte deseable siempre que se tenga en cuenta que , en paralelo al dicho evangélico y mutatis mutandis, cómo vas a amar a quien no ves si no amas al que ves…cómo amar al mundo y luchar por él, así en abstracto, si no empiezas por el nivel más cercano. 

Llegado este moneto, no queda sino homenajear a este luchador y despedirle con un sonoro: agur, Gerry Davis!  Así lo dice al menos un <<ciudadano del mundo>>, vasco por azar.

 

P.S.: este homenaje tal vez venga provocado por ciertas coincidencias juveniles del que escribe con dichas posturas…El tiempo pasa, y los versos de Gil de Biedma resuenan con insistente fuerza:

 

Que la vida iba en serio 

uno lo empieza a comprender más tarde 

como todos los jóvenes yo vine 

a llevarme la vida por delante. 

 

Dejar huella quería 

y marcharme entre aplausos 

envejecer, morir, eran tan sólo 

las dimensiones del teatro. 

 

Pero ha pasado el tiempo 

y la verdad desagradable asoma: 

envejecer, morir, 

es el único argumento de la obra.

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS